Los jugadores de Call of Duty: Modern Warfare saben que cuando se lanza una nueva actualización, o un parche significativo, deben (re)descargar una gran porción de los archivos del juego. Si bien varía según la plataforma, en PC (Battle.net) la descarga, como la de la Temporada 2 lanzada en el día de ayer, es de 67 GB. En Xbox One también es similar, de 68GB, mientras que en PlayStation 4 es de 51GB.

A raíz de esto, muchos jugadores con conexiones no tan rápidas o consolas (ya que la instalación en discos rígidos es lenta), se quejaron sobre el excesivo tamaño de los parches, pidiéndole a los desarrolladores que compriman y optimicen de alguna manera la distribución de actualizaciones.

Según Activision e Infinity Ward, las descargas de actualizaciones son tan grandes ya que se redescargan muchos archivos existentes (como era de suponer) y se sobrescriben para lograr una mejor optimización. Si bien tiene sentido, indudablemente tendrían que encontrar una mejor forma de lanzar estos parches, sobre todo para que aquellos conexiones de 10 Mbps o menos, no estén un día entero descargando una actualización. Imagínense cuando se lance el modo battle royale Warzone (arte visual filtrado).

Dado que el juego ocupa casi 160GB en todas las plataformas, el Director de Producción de Infinity Ward, Paul Haile, anunció que pronto se podrá elegir si deseamos instalar o desinstalar la campaña del juego, ya que muchos ya no la juegan o preferirían ahorrarse ese espacio en disco.

Esto se podrá realizar mediante un menú de DLC que se implementará en una futura actualización -que esperemos que no sea de casi 70GB nuevamaente.