Telltale Games regresa a la franquicia que puso al estudio en el centro de la escena de las aventuras gráficas con esta tercera temporada de The Walking Dead. Al tratarse de un producto serializado, arrancamos con una advertencia: la siguiente reseña contendrá algunos spoilers de las primeras dos temporadas del juego. Aclarado eso, comenzaremos diciendo que esta nueva temporada de The Walking Dead funciona como una secuela de los capítulos anteriores en parte, y como una nueva narrativa por otro lado. “A New Frontier” retoma algunos de los elementos que dejamos inconclusos hacía el final de la temporada 2. Pero, al menos en sus dos primeros episodios, se dedica a explorar nuevos territorios.

Una vez más, controlaremos a un personaje nuevo para la nueva temporada. Aunque en este caso no hay una secuencia narrativa conductora clara. En la primera temporada controlábamos al sobreviviente Lee Everett, mientras intentaba conducir a su grupo a la seguridad durante el estallido de la epidemia zombi. Grupo que incluía un ecléctico elenco de personajes, y de entre los cuales sobresalía la pequeña Clementine. En la segunda temporada tomábamos el rol de la propia Clementine, ahora ya entrada en la pubertad y teniendo que hacer frente a un mundo absolutamente hostil.

Esta tercera temporada introduce un nuevo personaje jugable: Javier García, o Javi para los amigos. Se trata de un personaje absolutamente original, y que no tiene ninguna relación con los eventos de las temporadas anteriores, de la serie de TV o de los cómics. Por lo que en cierta forma afrontaremos el mundo del juego en la piel de un personaje “fresco” para este tipo de aventuras. Conocemos a Javi en la que tal vez es una de las secuencias más impresionantes que Telltale ha montado para sus juegos. Los primeros diez minutos de esta nueva aventura son realmente excelentes, y ayudan a recordarnos a todos donde está el punto fuerte de este tipo de historias.

Pero la narrativa de esta nueva temporada nos arroja rápidamente hacía el flujo de los acontecimientos. Y pronto nos encontraremos en la carretera abierta junto con Javi y su pequeño grupo de sobrevivientes. Una característica singular de este grupo es que compone, en cierta forma, una familia. Y no una familia formada luego del apocalipsis, sino una familia que se mantuvo unida durante los peores momentos de la crisis zombi. De hecho, la temática central de esta temporada parece ser la de la idea de familia, y de cómo los lazos fraternales son puestos en tensión durante el fin del mundo.

Por supuesto, muchos de ustedes se preguntarán donde cuadra Clementine en todo esto. Quédense tranquilos, la joven sobreviviente vuelve para esta temporada, aunque en un rol distinto al que ocupo en los episodios anteriores. En la primera temporada Clementine funcionaba como una especie de brújula moral extra para el jugador. Cada decisión que Lee debía tomar era racionalizada en función de cómo afectaría esto a Clementine. Aquella dinámica creo una experiencia de juego realmente única, y fue sin dudas lo que ayudo a propulsar a Telltale al lugar que ocupa hoy entre los desarrolladores de videojuegos. En la segunda temporada Clementine regresaba en un papel de protagonista. Y si bien la dinámica ya no era tan interesante, aquella temporada nos ponía en la piel de un personaje conocido y al que ayudamos a “dar forma” durante los eventos de la primera temporada, lo que en sí mismo poseía su propio encanto.

En esta tercera temporada Clementine regresa en un rol de personaje secundario. Lamentablemente, creo que esta decisión de Telltale no ha sido la correcta. Al ocupar un rol de “extraño” desde el punto de vista de Javi, Clementine crea para el jugador algunos dilemas que terminan por no ser tales. En varias ocasiones el juego nos plantea la decisión de confiar en Clementine o desconfiar de una extraña, y esto genera una disociación entre el jugador y el rol que el jugador interpreta. Javi no conoce a Clementine, y no tiene razones para confiar en ella. Pero nosotros como jugadores si la conocemos, la ayudamos a sobrevivir y le dimos forma como personaje a lo largo de dos temporadas, y es perfectamente natural que confiemos en ella. No termina resultando extraño, en definitiva, que al analizar las estadísticas de decisiones de los jugadores más del 90% de ellos se hayan puesto del lado de Clementine en cada decisión posible.

Telltale también busca responder los interrogantes sobre el paradero de Clementine entre la temporada 2 y la temporada 3 mediante distintos flashbacks, aunque de momento su significancia no ha sido totalmente revelada. El manejo de Clementine en la narrativa es un elemento que empaña una temporada, que por lo demás, ha empezado de forma correcta y con momentos muy interesantes. El tremendo final del primer episodio, la aparición de un favorito de los fans en los cómics y la serie, y la enorme revelación al final del segundo episodio van a dejar con la boca abierta a más de uno.

Hay otros elementos criticables para remarcar del juego. En primer lugar, y esto tal vez sea algo personal, empiezo a sentir algo de “fatiga” en la fórmula de Telltale. La ilusión de decisión se vuelve cada vez más tenue, y es cada vez más fácil atisbar detrás del telón en cada momento clave de la narrativa. Es bien sabido que los juegos de Telltale nos presentan decisiones que al final del día no terminan por imponer demasiadas diferencias, pero luego de tres temporadas de The Walking Dead (y de varios proyectos más por parte del estudio) es natural que la formula empiece a sentirse algo vieja.

Por otro lado, los episodios son realmente cortos. Hablamos de aproximadamente una hora por cada uno de ellos, para contabilizar algo más de dos horas en total. Si Telltale mantiene esta duración durante el resto de la temporada estaremos hablando de un juego de no más de cinco horas. Lo que lo convertiría en el producto más corto de Telltale hasta el momento. Esto se ve agravado por el hecho de que The Walking Dead: A New Frontier es un juego extremadamente sencillo, que no presenta desafíos complejos en forma de puzles o escenas QTE demasiado dificultosas.

Por otro lado, Telltale ha vuelto a hacer uso de su nuevo motor en esta nueva temporada (el mismo usado para Telltale: Batman) y las diferencias con las dos temporadas anteriores de The Walking Dead son notorias. El motor no solo presenta gráficos mejor definidos y más agradables. Sino que además se siente mucho más estable y menos propenso a bugs o glitches gráficos. El estilo de Cómic propio de esta saga se mantiene, y el juego ofrece excelentes gráficos. Cada escena de A New Frontier parece sacada de las páginas del material original.

En el apartado sonoro el excelente trabajo de voces típico de Telltale regresa. Los actores de voz vuelven a hacer un gran trabajo en general, y una vez más es Melissa Hutchinson la que sobresale al darle vida a Clementine. Estamos ante un personaje que ya no es la dulce niña de la primera temporada, y que se ha transformado en una dura veterana en el asunto de la supervivencia. Los sutiles cambios que Hutchinson ha aplicado al modo de hablar y el tono de voz de Clementine son realmente excelentes.

Se agradece además que (¡Por Fin!) Telltale ha lanzado el juego con su subtitulado oficial al idioma español. En las temporadas anteriores aquellos aficionados que no se llevaban bien con la lengua de Shakespeare tenían que esperar a que los fans realizarán traducciones no oficiales, pero por suerte Telltale ha avanzado en este departamento. Más vale tarde que nunca.

En resumen, estamos ante el lanzamiento de una nueva temporada en la franquicia estrella de Telltale y lamentablemente el juego nos deja con más dudas que certezas. La corta duración de los capítulos, la inexistente dificultad en su jugabilidad y el hecho de que la fórmula de Telltale comienza a evidenciar claro signos de fatiga son sin duda síntomas preocupantes. Si a eso le sumamos un pobre planteamiento el nuevo rol de Clementine estamos ante un juego que nos dejara con sabor a poco, al menos en sus episodios iniciales. La introducción de nuevos personajes realmente interesantes y de una trama novedosa centrada en la idea de familia son los elementos que salvan a esta nueva temporada de la mediocridad absoluta. Pero Telltale deberá mejorar de cara a los próximos episodios, así como también de cara a sus próximas producciones.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por Telltale Games.

The Walking Dead: A New Frontier | Episodios 1 & 2: The Ties that Bind - Review
Historia60%
Jugabilidad55%
Gráficos80%
Música y sonidos80%
Lo mejor:
  • Motor gráfico mejorado con respecto a las temporadas anteriores
  • Grandes momentos en la narrativa
  • Toca temas y dilemas interesantes
Lo peor:
  • El nuevo rol de Clementine plantea dificultades en la narrativa
  • Cortísima duración de cada episodio
  • La fórmula de Telltale comienza a mostrar signos de fatiga
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
71%