Probablemente desde que el estudio Turtle Rock decidió hacer un juego de zombies cooperativo, de una interminable rejugabilidad, los fans de la saga Alien (y en especial, de la película Aliens (1986)), soñamos con la posibilidad de reunirnos con amigos para eliminar a cientos de xenomorfos por segundo, utilizando todo el armamento y tecnología que propuso James Cameron para la más bélica entrega de la franquicia.

Y llegó Aliens: Fireteam Elite, una propuesta que se anunció tímidamente sabiendo que -probablemente- no llegaba a alcanzar los altos estándares propuestos por la serie Left 4 Dead, pero que al igual que sucedió con World War Z (otro imitador basado en una franquicia de cine), hace lo suficiente para construir su propia experiencia, una propia personalidad, y llenar un vacío que no se pudo llenar con el aberrante Colonial Marines de Gearbox o los correctos modos de horda del casi correcto Alien vs. Predator de 2010.

Lejos de la refinada construcción que tuvimos el agrado de experimentar con Alien: Isolation, Aliens: Fireteam Elite recolecta recursos genéricos de otros juegos de disparos en tercera persona para tener una base digna de gameplay, pero además le suma su impronta con un conjunto de adicionales que hacen que atravesar los pasillos disparando, sin siquiera pensarlo, sea algo más interesante.

Lo más importante de este shooter está en el sistema de clases que, sorprendentemente, ofrece una propuesta muy completa y bastante bien balanceada. Antes de comenzar cada misión podemos elegir si vamos a representar a un técnico, un médico, un experto en demoliciones y a una clase de asalto para atravesar los mapas infestados de enemigos (una clase más de reconocimiento y el modo horda se desbloquea al completar la campañas e incluye nuevas habilidades especiales). Cada clase soporta diferentes tipos de armas, aunque mayormente pueden compartirse, a excepción de la ametralladora pesada, que es exclusiva del demoledor, pero donde más se separan es en el grupo de habilidades especiales que podremos aprovechar para apoyar a nuestro equipo.

Al igual que en la serie The Division, en Fireteam Elite contamos con dos habilidades activas por clase y una pasiva que se despliega al cumplir ciertas condiciones grupales. El árbol de progresión para estas habilidades va desbloqueando perks que pueden ajustarse en una especie de rompecabezas que nos obliga a recurrir a nuestras más refinadas habilidades de organizar un inventario de Resident Evil para poder sacar el mayor provecho de nuestro personaje, con buffs genéricos que pueden utilizarse en cualquier clase, o con cuestiones específicas que, de acuerdo a cómo lo arrimemos a los slots de las habilidades, tendrán diferentes efectos.

Una vez en el campo de batalla, el juego nos da el primer mal gusto al demostrarnos que no hay forma de que los bots lleguen a reemplazar la posibilidad de tener compañeros humanos. Este es un juego de una dificultad bastante elevada, y tener a dos monigotes que nos persiguen por todos lados, como si solo fueran torretas móviles, no es de la mejor ayuda. Eso sí, sirven muy bien para cuando se nos complica una horda y terminamos en el piso – siempre encuentran la manera de levantarnos.

Obviamente, el ideal de Fireteam Elite es el juego cooperativo online de 3 jugadores, y esto es algo que logra de muy buena manera. El sistema de clases se complementa a la perfección, permitiendo organizar una pasada en la que cada uno cumpla con una funcionalidad específica. Pero el juego está tan bien acomodado que también se puede atravesar sin problemas si todos los jugadores utilizan las mismas clases, complementándose con una gran cantidad de items consumibles que dan soporte en los momentos más vertiginosos del combate.

Donde más flaquea, en un principio, es en el diseño de niveles. Si bien el juego hace todo lo que hace falta para sumergirnos en las locaciones y el ambiente de la saga (extendiéndose también a secciones propuestas por las precuelas Prometheus y Alien: Covenant), la interminable secuencia de pasillo/arena de horda/pasillo/arena de horda/punto de extracción suele convertirse en algo monótono y poco atractivo. Definitivamente, esto es algo que no supieron heredar de los mencionados Left 4 Dead y World War Z, convirtiéndose en un shooter lineal de poca imaginación pero mucho con combate y adrenalina.

Por suerte, la gran variedad de enemigos hacen que la progresión a través de las campañas vaya aportando siempre algo nuevo para experimentar, tanto por los xenomorfos especiales, entre los que se encuentran pouncers, spitters, y la aparición de algunos villanos clásicos como el warrior “big chap” basado en la película original, como por enemigos humanoides que toman cobertura y nos obligan a cambiar la estrategia de combate, alterando el ritmo de juego.

En general, el resultado de la suma de esas cosas que rondan entre lo bueno y lo mediocre, terminan conjugando una experiencia bastante aceptable, para la que se puede esperar un buen crecimiento a través de los cuatro pases de temporada prometidos. El pantallazo inicial no deslumbra pero hace lo justo y necesario para que el juego no sea un desastre, y al contrario, al ir sumando novedades en cada episodio de las campaña, termina dando ganas de seguir jugando y combatiendo para conocer más sobre este universo y expandir las habilidades de nuestro personaje. Si bien hay un alto nivel de jugabilidad considerando sus desafiantes modos de dificultad (sobre todo los últimos), también tendremos acceso al modo horda que se desbloquea cuando completamos la campaña.

En cuanto a lo técnico, Aliens: Fireteam Elite también cumple con lo justo y necesario, aunque al igual que con el gameplay, la calidad gráfica va mejorando a medida que avanzamos en los niveles, como si el juego se hubiera desarrollado siguiendo la forma lineal de la campaña.

Al principio, al mirar los modelos de personaje y la forma en la que están iluminados los niveles, notamos rápidamente que no se trata de un estudio triple A el que está detrás de todo esto, sino algo más parecido a lo que actualmente se llama “doble A”: las animaciones son solo correctas, hay pocas expresiones faciales, y hay muchos NPCs que directamente nos hablan sin tener animaciones faciales. Pero nada de esto rompe con la construcción general de Fireteam Elite, ya que al ser un juego en tercera persona, vemos siempre a nuestros personajes de espalda, y considerando que la animación de los xenomorfos está bastante bien lograda en general, nada termina por romper con la atmósfera que logra en un principio.

La estética de los niveles también sufre de esta progresión debido a las limitaciones del equipo, porque empezamos por una base militarizada con pasillos fríos, de pocos detalles y pocos sistemas de partículas que ayudarían a lograr una atmósfera más densa, pero terminamos en lugares mucho más logrados, con detalles únicos que nos llevan a recordar los mejores momentos de la serie cinematográfica, y se llenan de efectos para construir esa esperada ambientación que se toma una campaña entera en llegar.

La optimización está acorde a los gráficos. En 1080p, no tendremos problemas en jugarlo con un procesador de gama media y una  placa de video también de gama media, como ser una GTX 1060 o RX 580. En 4K funciona a 60 FPS con un Core i9-9900KS y una RTX 3080, aunque con la RTX 2080 Ti (que es básicamente una RTX 3070) a veces bajaba a 50 FPS en los escenarios más exigentes o con numerosos enemigos. También lo probamos con la laptop Rog Zephyrus G14 “GA401IV” de ASUS equipada con un procesador Ryzen 9 4900HS y una RTX 2060 Max-Q, con la cual pudimos en 1080p a 60 FPS, también con el preset gráfico máximo.

A pesar de todas sus falencias, el corazón de la película Aliens está ahí. Somos marines espaciales dedicados a destruir todo rastro de una raza que fue creada para extinguir ecosistemas enteros, y tenemos todo un arsenal a disposición para enfrentarnos de la manera menos racional posible. Si, es un juego chiquito para el que esperamos que haya un post lanzamiento rico en novedades y un mejor diseño de niveles, pero se puede disfrutar sin problemas, potenciado aun más cuando estamos con amigos que entienden nuestra pasión por esta saga. Probablemente, su ideal no sea a precio completo, pero sin lugar a dudas, es un imperdible para cuando haya una buena oferta.

Aliens: Fireteam Elite se lanzará este 24 de agosto en PC y consolas por u$s 39.99/69.99 o precio regional en Steam para su edición Estándar y Deluxe, respectivamente. La primera temporada de contenido gratuito estará disponible el 8 de septiembre, agregando la sexta clase de personaje, la falange. Además, el primer update gratuito también incluirá nuevas armas y recompensas cosméticas que los jugadores podrán desbloquear jugando el juego. Junto con el lanzamiento de su primera temporada, se lanzará el primer paquete DLC del Endeavour Pass, que contiene una variedad de atuendos, accesorios para la cabeza, calcomanías de armas, colores de armas, gestos y más, que se podrán comprar individualmente por u$s 9.99.

Este análisis fue realizado con un código de prensa de PC provisto por Focus Home Interactive/Cold Iron Studios.

Aliens: Fireteam Elite - Review
Historia70%
Gameplay75%
Gráficos80%
Música y Sonidos80%
Multiplayer85%
Lo bueno:
  • Muy bien captada la esencia de la película de 1986
  • Sistema de progresión bien logrado
  • No es un desastre audiovisual
Lo malo:
  • Los bots no sirven para mucho
  • Pobre diseño de niveles en general
  • No va a sobrevivir mucho sin un buen soporte post lanzamiento
75%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
82%