War of the Vikings es la nueva entrada en el universo de los “War of” de Fatshark Games, conocidos por juegos como Lead & Gold (que en mi opinión fue infravalorado), Krater y por supuesto, War Of the Roses. Despojado de combate a caballo y armaduras pesadas, War of the Vikings se presenta como el hermano menor -y un tanto más casual- de aquellos juegos de Paradox pausados y orientados a un público más selecto. Así es como Fatshark pretende atraer nuevamente a un público intermedio entre los arena shooters y los simuladores de combate pero lamentablemente, en esta ocasión la mezcla resulta más diluida y simplificada.

Acostumbrarse al sistema de combate lleva su tiempo si no hemos jugado títulos como Chivalry: Medieval Warfare u otros juegos de Paradox como Mount & Blade, o el mismo War Of the Roses. Para aquellos que no hayan jugado WOTR, el sistema de combate se reduce a poder atacar y hacer parry hacia los costados y hacia arriba. La sincronización en cada uno de los golpes es uno de los aspectos decisivos en el combate mano a mano y hará la diferencia entre dar la estocada final, o que nos corten la cabeza de un hachazo. Es raro que Fatshark haya quitado la cuarta dirección de ataque que se encontraba en WOTR, pero tengo que reconocer que hace que el bloqueo sea más sencillo y estándar.

Siendo un juego online, seremos introducidos a un tutorial básico que nos enseña los pocos movimientos que necesitamos saber, aunque es raro que algo tan importante como el dodge -nuevo en la serie- no lo hayan incluido en el mismo. Por otro lado, para evitar la frustración de aquellos que se inician en la saga contra aquellos jugadores hardcore de la serie, Fatshark ha implementado habilidades especiales para las armas melee, pudiendo emerger victoriosos  -a veces con suerte, otras con estilo- en un duelo que parecía imposible de ganar. Realizar estas habilidades especiales es un tanto riesgoso dado que consume bastante stamina y la animación de la misma nos deja un tanto expuestos, pero igualmente el factor riesgo/beneficio esta ahí si lo queremos usar, y matar a alguien usando estos movimientos es, de vez en cuando, gratificante.

El combate de War of the Vikings parece más rápido a primera impresión, pero dado que las animaciones están mejor trabajadas, las contiendas resultan un poquito mas lentas y pausadas, y le dan un nivel de realismo -apenas- superior al de War of The Roses, donde las animaciones parecían demasiado aceleradas y por momentos un tanto aparatosas.

Al igual que en WOTR, War of the Vikings alienta el juego en equipo gracias a la modalidad de squads -aunque ahora no se puede respawnear en el lider- similar a los Battlefield. Revivir compañeros caídos será con fácil como apretar una tecla, siempre y cuando el enemigo no los termine (confirmar la muerte).

Al igual que en otros shooters, que haya squads no implica que no podamos ser el lobo solitario y fraggeador que hay en todo juego de este todo estilo, pero cuando estamos rodeados de varios enemigos, ni Odin nos podrá salvar de las estocadas violentas o las flechas aproximándose de varios flancos. Nos podremos vendar para restaurar por completo la vida, pero en caso de interrumpir la secuencia, no nos curaremos parcialmente –contrario a juegos como Hawken por ejemplo si no que tendremos que completarla si queremos estar aptos para el combate nuevamente.

WOTV presenta tres clases con diferentes tipos de armas y armaduras. El Swordman es el guerrero estándar con espada y escudo y es la clase más recomendable para los que recién se inician en este tipo de juegos. El Champion usa armas de dos manos y si bien es más vulnerable que el Swordman, también puede ser el más letal en el combate contra varios oponentes.                               

El Skirmisher por último, es la más difícil de usar y con el que más alerta tenemos que estar. Se asemeja al sniper de muchos shooters, no solo por su relativa vulnerabilidad y su necesidad de buscar rincones para pasar desapercibido, si no también por sus flechas letales que pueden atravesar la cabeza de un enemigo dándonos el mensaje de Headshot dándole un toque arcade y morboso. Es una pena que los sonidos de las flechas y el headshot no hayan sido tomados de War of the Roses, donde tenia un grado de inmersión mas marcado y daba gusto jugar con arco y flecha. No es que el Skirmisher no sea útil en WOTV, si no que se siente un poco insípido.

En cuanto al friendly damage, War of the Vikings sufre el mismo problema que Chivalry con las armas melee. El daño entre compañeros es bastante elevado, y si vemos un grupo de varios camaradas luchando contra otro, lo mejor es alejarse o intentar buscar un rincón por donde atacar sin dañarlos –o que dañen accidentalmente a nosotros.

La personalización en general y la informacion sobre armas es basicamente inexistente comparadas a las de War of The Roses, no sólo por la falta de atributos,  si no también porque la diferencia entre las armas es puramente cosmética, e ironicamente no es tan marcada como uno podría esperar. Ampliando lo anterior, tendremos una amplia variedad de armas primarias, secundarias y arrojables, pero no hay datos sobre atributos como daño, velocidad de ataque y otras características para diferenciar una de otras, y uno puede deducir que si no están es porque las diferencias son solo de look, haciéndolo en definitiva un juego un tanto vanidoso. Podemos personalizar el escudo, usar diferentes barbas y cascos, pero al igual que con las armas, todo es cosmético. Por otro lado, hay una gran cantidad de perks para cada una de las clases, pudiendo probar diferentes builds con diferentes armas.

War of the Vikings cuenta con 12 mapas bien ambientados a lo largo de bosques, pantanos, aldeas, castillos, tundra y demás, algunos escenarios de día y otros de noche. Algunos mapas -como los de noche- se sienten demasiado claustrofóbicos, como uno de esos mapas de AWP de CS 1.6, mientras que otros son más abiertos y naturales y dan lugar a atacar por varios flancos.

El sistema de spawn en los mapas es definitivamente uno de los puntos en contra. Habiendo removido la posibilidad de spawnear en el lider del squad, muchas veces nos veremos respawneando en el medio del campo de batalla, y debo admitir que en servers de muchos jugadores, puede resultar muy irritante.

Gráficamente debo admitir que War of The Vikings no está nada mal, de hecho es uno de los pocos aspectos que destaco sobre War of The Roses. La iluminación, las sombras y ambientación en general de los mapas están a la altura de otros juegos en tercera persona AAA, y las animaciones están muy bien logradas -sobre todo la de los movimientos especiales- y son fielmente brutales a lo que vemos en las películas medievales de acción.

Los cuatro modos son Conquest, Team Deathmatch, Arena y Pitch Battle. Los primeros dos no necesitan explicación, mientras que Arena es similar a Counter Strike donde el equipo ganador será el mejor de X cantidad de Rounds -y Pitch Battle es una variante de Arena. No les costaba mucho agregar CTF sinceramente.

Habiendo pocas diferencias con su predecesor, teniendo opciones de personalización puramente cosméticas y con un numero reducido de armas genéricas, War of the Vikings se siente como un título innecesario en la serie de los War Of, y en ultima instancia, redundante. Se lo podría definir como una versión visualmente pulida de WOTR, agregando con dodge y movimientos especiales, pero el hecho de haberle sustraído todos los pequeños detalles del previo titulo de Farshark, lo hace más simple, quizás demasiado simple, y a la larga resulta repetitivo.

En el estado que está, no es un juego que puedo recomendar para aquellos que hayan jugado WOTR o Chivalry, ni para aquellos que disfruten de un juego multiplayer en tercera persona por todo lo mencionado, sumado al hecho de que hay muy pocos servidores sin limite de ping, y en los pocos que hay no siempre se puede jugar adecuadamente en nuestra región.

Después de casi un año en Early Access uno esperaría que el juego fuese más completo, pero no, es todo lo contrario a War of The Roses, donde se podia montar a caballo, había más contenido, más armas, un mejor sistema de progresión, estaba mejor balanceado y era algo novedoso para su tiempo.

No puedo decir lo mismos sobre War of The Vikings, que en vez de mejorar la formula, Fatshark la ha simplificado para peor. En pocas palabras, War of the Vikings es un skin de War of The Roses con menos contenido, y por más que sean fanático de los sajones o los vikingos, gastar u$s25 en un DLC, es absurdo.

War of the Vikings - Review
Gameplay60%
Graficos75%
Musica y Sonidos60%
Lo bueno:
  • La adición del dodge a la serie
  • Excelentes gráficos y optimización
  • Variedad de mapas
Lo malo:
  • Personalización simplificada y vanidosa
  • Algunos mapas son muy chicos
  • Sistema de spawn
60%Nota Final