Hace cuatro años, The Game Kitchen nos dejó atónitos al presentarnos su primer juego dentro del género metroidvania: Blasphemous. Este título se erigió como una fusión magistral de las virtudes más sobresalientes de otros referentes del género, tales como Hollow Knight, Ori and the Blind Forest, Ori and the Will of the Wisps y Salt and Sanctuary. En este entramado, emergió una jugabilidad que abogaba por la reflexión y la estrategia, en una sintonía que recordaba a los desafiantes juegos Souls-like. Paralelamente, la narrativa tejía una trama impregnada de connotaciones religiosas, traspasando los límites de la convencionalidad y arrojando al jugador en una atmósfera sumergida en una temática de oscuridad y misterio, una amalgama que constituía uno de los atractivos primordiales del juego, a pesar de que la presentación misma de la historia ocasionalmente planteaba dificultades en su comprensión.

Ahora, en el año 2023, el estudio regresa con pasión y determinación a través del lanzamiento de Blasphemous 2, una secuela que no solo se propone dar secuencia a los pilares establecidos por su predecesor, sino que también ambiciona expandir las bases sobre las cuales se edificó la primera entrega. La promesa inherente a esta continuación reside en la exploración de nuevas propuestas y elementos que enriquezcan aún más la experiencia del jugador, garantizando así una evolución sustancial y cautivante en esta saga metroidvania.

Una vez más, nos encontramos inmersos en la historia encarnando al Penitente, el mismo protagonista que nos cautivó en la entrega anterior. Tras los intrigantes sucesos del contenido descargable Wounds of Eventide, nuestro personaje experimentó un retorno al apacible abrazo de la muerte. Sin embargo, las volátiles maquinaciones del destino lo rescataron una vez más de ese reposo eterno, con el propósito de enfrentar nuevamente al Milagro, una entidad que ahora se halla en un estado de debilidad, pero que todavía alberga un último y misterioso recurso en su arsenal: la creación de un heredero, un vástago que continuará su legado.

El devenir temporal ha transcurrido con celeridad, dejando tras de sí una Cvstodia profundamente transformada. Los confidentes y compañeros que forjamos durante nuestras anteriores peripecias ya no transitan a nuestro lado. Los cambios en la tierra son palpables, trazando un panorama que ha evolucionado de manera notoria en ausencia del Penitente. Sin embargo, el golpe más devastador radica en la ausencia de nuestra constante compañera, la espada Mea Culpa, que una vez nos guió en nuestra odisea. Su ausencia es un eco doloroso de las vicisitudes que han desafiado nuestro camino.

En esta encrucijada, nuestro objetivo se perfila nítido y urgente: recuperar la determinación que nos animaba, restaurar nuestra voluntad de lucha y buscar un nuevo armamento capaz de enfrentar las nefastas creaciones y mutaciones engendradas por el Milagro durante su letargo. Esta vez, nuestra tarea adquiere un matiz aún más desafiante, pues la sombra del legado del Milagro se cierne sobre nosotros de manera más pronunciada, a medida que exploramos una Cvstodia metamorfoseada y nos preparamos para un enfrentamiento que trascenderá los límites de la fe y la supervivencia.

En los primeros compases de nuestra emocionante travesía, nos encontramos frente a una decisión crucial: la elección de una de las tres armas disponibles para dar inicio a nuestra odisea. Estas opciones son las siguientes: Veredicto, una maza imponente que se distingue por su poderío devastador y un alcance considerable en cada embate, aunque su característica lentitud nos expone a contratiempos y contraataques; Sarmiento y Centella, un par de floretes que deslumbran por su agilidad y velocidad en el combate, aunque su capacidad de infligir daño sea más moderada; finalmente, Ruego al alba, una elegante espada que amalgama los atributos de la maza y los floretes, creando un equilibrio entre poder y velocidad. Es importante destacar que cada una de estas armas cuenta con su propio y completo árbol de habilidades, el cual podremos expandir y fortalecer a medida que avancemos en el juego.

Más allá de su potencial de daño inherente, cada arma despliega una habilidad especial que aporta profundidad a nuestra experiencia de juego y nos facilita la exploración del mundo que nos rodea. Con la maza en mano, adquirimos la capacidad de golpear campanas estratégicamente ubicadas, generando así plataformas que se erigen como senderos hacia el avance. Por otro lado, los floretes nos otorgan la posibilidad de teletransportarnos velozmente entre dos estatuas cercanas, lo que nos confiere una agilidad en el desplazamiento sin igual. La espada, por su parte, nos brinda la facultad de ejecutar un ataque en picado sumamente eficaz, capaz de desbaratar distintas barreras y obstáculos que se cruzan en nuestro camino.

Si bien nuestra travesía se inicia con la elección de una única arma, a medida que el juego avanza, se nos presenta la oportunidad de adquirir y dominar todas las opciones disponibles. Esta variedad de elecciones no solo enriquece nuestra estrategia en el combate, sino que también es esencial para superar los retos y desafíos que se nos presentan en el curso de la aventura. Cabe destacar que, al comienzo, nuestra selección de arma influye en las rutas y caminos que podemos explorar, ya que cada una tiene sus propias habilidades especiales que abren oportunidades únicas. Conforme nuestra habilidad y conocimiento se expanden, podremos acceder a todas las armas y desplegar sus atributos de manera sincronizada para enfrentar las adversidades que el mundo del juego nos depara.

Aparte de las habilidades que podemos adquirir a través de las armas, se despliega ante nosotros un abanico adicional de cuatro capacidades destinadas a potenciar nuestra exploración del entorno. Entre estas facultades, destaca el confiable doble salto, también encontramos la posibilidad de aferrarnos a superficies verticales previamente designadas, la inclusión de un dash en el aire y la incorporación de unos aros estratégicamente ubicados que podremos utilizar para acceder a nuevas áreas que antes permanecían fuera de nuestro alcance.

No obstante, si bien estas habilidades aportan una capa adicional de profundidad y diversión a la experiencia del juego, es importante resaltar que son las mismas que se presentaron en la entrega previa. Este aspecto podría considerarse una desventaja, ya que al menos yo esperaba un repertorio renovado de destrezas para mantener la experiencia fresca y emocionante. Una vez más, las Cuentas de Rosario y los Rezos (las magias) hacen su reaparición. Aunque la función de las Cuentas de Rosario permanece inalterada respecto a su papel en Blasphemous, es importante recordar que estas nos permiten mejorar, en gran medida, las defensas del Penitente.

Por otro lado, los Rezos han experimentado pequeñas modificaciones. En esta ocasión, se han segmentado en dos categorías: los Versos y los Cantos. Los Versos se caracterizan por su bajo consumo de fervor, su rápida ejecución y su relativo bajo poder destructivo. Por otro lado, los Cantos exigen una mayor cantidad de fervor para su activación, pero su impacto destructivo es sustancialmente mayor. Además de su potencia, algunos de los Cantos también presentan usos alternativos, como la capacidad de transportarnos a la ciudad u otras utilidades estratégicas.

Dentro de las novedades más importantes, destaca el llamado Retablo de Favores. Esta característica añade una dimensión crucial al juego, al introducir estatuas de madera que desempeñan un papel vital en la mejora del poder ofensivo del protagonista. En total encontraremos un 35 estatuas repartidas en cinco conjuntos específicos. Cada uno de estos conjuntos se encuentra vinculado directamente con un arma única que utiliza el Penitente, así como con los rezos característicos que lo acompañan. Adicionalmente, el quinto conjunto, que abarca mejoras de naturaleza más general, no solo aumenta el daño, sino que también refuerza la capacidad de supervivencia del personaje. Como ejemplo, podemos mencionar una estatua que incrementa en un 20% la eficacia de la curación.

Tal como mencionamos previamente, la ambientación de Blasphemous 2 continúa en el enigmático mundo de Cvstodia. Sin embargo, una de las diferencias más notables con respecto a la entrega anterior radica en que la mayoría de las zonas que exploramos en esa ocasión han sido reemplazadas, a excepción de un lugar icónico: la Madre de Madres. Otra diferencia es el repertorio de enemigos, por su parte, oscila entre lo conocido y lo novedoso. Si bien la gran mayoría de los enemigos son completamente nuevos, lo cual infunde una sensación de exploración fresca y emocionante en cada enfrentamiento, también se reutilizan algunos enemigos de la entrega previa.

Un elemento emblemático que regresa son los querubines, esas diminutas criaturas que se esconden en los recovecos más inesperados del mundo del juego. Su colección se convierte en un desafío gratificante, pues su descubrimiento es vital para alcanzar el máximo progreso en el juego. Un giro destacable es la ausencia de los huesos coleccionables que estaban presentes en la entrega anterior. Esta decisión parece ser una elección bien pensada por parte de The Game Kitchen, ya que elimina una mecánica que, aunque podría haber tenido su atractivo, en ocasiones podía desviar la atención de la trama central. Esta omisión contribuye a un ritmo de juego más fluido y a una inmersión más profunda en la narrativa y el combate.

Uno de los aspectos más destacables de la entrega anterior residía en sus combates contra jefes, los cuales se distinguían por su diversidad, diseño, rango de ataques y dificultad. Aunque Blasphemous 2 mantiene la tradición instaurada por su predecesor en este aspecto, los enfrentamientos con los jefes no logran transmitir el mismo impacto ni alcanzar el mismo nivel de desafío. El juego me pareció considerablemente más accesible en términos de dificultad, a excepción de unos pocos jefes que se destacan por su complejidad. En la mayoría de los casos, pude derrotar a los jefes en el primer intento o después de solo unos pocos intentos. Es relevante señalar que una menor dificultad no necesariamente se traduce en una experiencia negativa; sin embargo, aquellos que buscan un desafío significativo deben tener en cuenta que este juego no proporcionará la misma intensidad.

La música sigue la misma línea que la entrega anterior al emplear guitarras españolas, pianos, flautas y otros instrumentos. La ambientación de decadencia y melancolía permea el ambiente, y esta banda sonora complementa de manera exquisita la atmósfera del juego. En un sentido similar, las voces en ambos idiomas, tanto español como inglés, son sublimes. Están interpretadas con gran maestría y transmiten profundidad y pesar, lo cual encaja perfectamente con la naturaleza del juego.

Blasphemous 2 se presenta como una secuela que, si bien mantiene la esencia de su predecesor, introduce ajustes y novedades que dan forma a una experiencia única. Cvstodia sigue siendo el escenario, aunque transformado y con zonas reconfiguradas que añaden un toque fresco a la exploración. Aunque la mayoría de los enemigos son nuevos, se aprecia la inclusión de algunos conocidos, aunque podría haberse explorado más. El sistema de combate, junto con el Retablo de Favores, brindan personalización y estrategia, aunque la dificultad de los jefes se ha suavizado en comparación con el juego anterior. La música y las voces siguen siendo aspectos destacados, con una coherente selección de instrumentos y voces emotivas que añaden profundidad a la ambientación. En pocas palabras, Blasphemous 2 evoluciona manteniendo su esencia. Aunque en algunos aspectos se podrían haber tomado mayores riesgos, la experiencia sigue siendo impecable para quienes buscan familiaridad y frescura en el mundo único de Cvstodia.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Team17 Digital/The Game Kitchen.

Blasphemous 2 - Review
Historia70%
Gameplay95%
Gráficos95%
Música y Sonidos100%
Lo bueno:
  • La inclusión de 3 tipos de armas
  • Excelentes sonido y voces
  • La personalización que brinda el Retablo de Favores
Lo malo:
  • Los jefes son un tanto fáciles en comparación al primero
  • La reutilización de algunos enemigos
  • Algunos escenarios son un poco chicos
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
85%

Dejar una respuesta