Estrenado originalmente a fines del 2007 como exclusivo para Xbox 360 y lanzado para PC a fines de mayo del 2008, Bioware sorprendió al mundo del gaming con Mass Effect, un RPG de ciencia ficción cuya trilogía nos dejó cientos de horas de entretenimiento y escenas memorables con sus dos primeras entregas, aunque también nos dejó un sabor amargo con su tercer y final capítulo (en mi opinión no sólo por su final, sino también por el juego en general).

Pero dejando de lado el final original de Mass Effect 3 y aquel agregado poco después que luego pasó a ser cánon con el DLC «Extended Cut», este análisis se centrará más en los cambios realizados en la primera iteración, ya que es la que más mejoras gráficas y de calidad de vida necesitaba. Mass Effect 2 y Mass Effect 3, por otro lado, recibieron únicamente modificaciones visuales y mayor resolución de texturas, aunque aún con sus arreglos semi-modernos, se siguen sintiendo gráficamente como juegos de hace más de diez años. Por eso es que, una vez más, no me adentraré demasiado en la remasterización de estos dos últimos.

En principio, lo que más molesto resultaba allá por el 2007 o 2008, según la versión que hayan jugado, era el movimiento del Comandante Shepard junto el sistema de cover que tenía sus fallas, y por supuesto las retículas de algunas de las armas cuyo círculos al disparar y al recalentarse por completo las mismas, ocupaban gran parte de la pantalla y tardaba mucho en encogerse con relación al sobrecalentamiento de las armas -lo cual se mantuvo y no se ha modificado por clips de municiones como se hizo luego en Mass Effect 2. También se ha mejorado el acercamiento de la cámara al apuntar y el balanceo de todas las armas, ya que en el original algunas (como el rifle de francotirador) tenían mucho recoil.

Además de haberse mejorado el sistema de cobertura con más puntos donde cubrirse y el manejo de las armas para asemejarse al combate de Mass Effect 2 (que básicamente era como Gears of War pero con habilidades) también se han eliminado las restricciones de armas para las diferentes clases, aunque esta fue una decisión un tanto ambigua en mi opinión. No tenía nada de malo que cada clase contara con limitaciones según su especialidad. Aun así, será de alivio para quienes no siempre encuentren buenas pistolas, fusiles de asalto, escopetas o rifles de francotirador ya sea para nuestro personaje o el dúo que nos acompañaba. Un botón exclusivo para el ataque cuerpo a cuerpo también fue incorporado en el primer juego, aunque las oportunidades para usarlo no serán muchas.

Por otro lado, dado que Mass Effect no contaba con daño localizado en los cuerpos de los enemigos, ahora los headshots en la Legendary Edition realmente se hacen sentir. Esto puede ser bueno para los nuevos jugadores que buscan una experiencia más casual, pero también algo malo para quienes quieren revivir el primer RPG de Bioware con un grado de dificultad significativo. En dificultad Normal o inclusive en Veterano (restando otras dos que son Hardcore y Locura), podremos matar a muchos enemigos regulares con un solo headshot, de pistola. Si contamos con un rifle de francotirador con buenos módulos, el daño será un tanto superfluo y redundante, más si equipamos a todo nuestro squad con esta última clase de armas ya que, como mencionamos previamente, ahora no hay limitaciones.

Es sabido que la inteligencia artificial va de la mano de la dificultad, pero al parecer no ha habido cambios ni mejoras en esta versión remasterizada. Podemos flanquear enemigos fácilmente que a veces se observan ridículamente quietos, y el hecho de saber que tenemos una mejor movilidad y podemos hacer headshots con rifles de snipers con un gran nivel de zoom y un margen de visibilidad demasiado beneficioso (casi como si se tratara un cheat), definitivamente le quita un poco de ese gameplay característico de la versión original. Por eso es que si piensan jugar este remaster habiendo jugado su versión original, es sumamente recomendable jugarlo en Hardcore o inclusive en Locura, para hacer más uso de la pausa y las habilidades en forma manual según el tipo y la cantidad de enemigos que enfrentemos, que básicamente es la mejor manera de sacarle un mejor provecho al sistema de combate en las tres entregas del juego (o básicamente como en todo RPG, ya sea con un énfasis en la acción o no).

Como no podía ser de otra manera, se modificó el manejo del controvertido (M35) Mako junto con el terreno de los diferentes planetas para que la exploración sea más amena. Ahora podremos escalar con más facilidad y mayor movilidad, y su movimiento al controlarlo es más suave y se siente más natural. A veces uno se confunde al tratar de controlarlo ya que hay que las armas deben estar alineadas a la punta delantera del vehículo para que se pueda avanzar en la dirección que uno quiere, pero uno se acostumbra rápidamente.

En cuanto a los planetas propiamente dichos, podrían haberse esforzado un poco más para no repetir el mismo diseño de las tres únicas estructuras que encontramos al explorarlos (sin contar las de las misiones principales que son diferentes, claro), pero al tratarse de un remaster, era muy poco probable que iban a cambiar sus diseños con todos los posibles errores que esto provocaría en el juego y las decisiones que resultarían más adelante en las otras dos entregas.

Al igual que tantos otros aspectos unificados en la trilogía, la interfaz de usuario de Mass Effect se ha mejorado para asemejarse a los otros dos títulos. Ahora podremos darles órdenes a los miembros de nuestro pelotón en forma individual, lo cual no se podía en el original. En las opciones del juego, por supuesto, podemos elegir un enfoque defensivo u ofensivo en cuanto a las habilidades de los dos personajes que nos acompañan.

El inventario era otro de los puntos que resultaba tedioso al tener que vender los ítems que no necesitábamos, de modo que ahora podemos marcarlos como basura rápidamente para luego venderlos todos juntos, o convertirlos en OmniGel en caso de necesitarlo. La recarga de este último se ha incrementado un poco, al mismo tiempo que la aplicación es mayor (dependiendo de las habilidades del personaje algunos reciben más salud que otros). Asimismo, la calidad de los ítems ahora se puede ordenar dependiendo de diferentes atributos, y podemos compararlos con aquellos equipos en Shepard y los otros integrantes del grupo.

Pero al margen de todas las mejoras, está claro que este remaster, al igual que el del reciente Need For Speed: Hot Pursuit, fue hecho en principio para consolas, ya que la versión de PC, al margen de correr en DirectX 11 (en vez de 9), agregar resoluciones 21:9 (aunque no en las cinemáticas o diálogos, por lo que requiere de un mod), soporte para gamepads y sonido 5.1 (el cual no parece funcionar en ME1), cuenta con aceleración para el mouse y no tiene opción para cambiar el Campo de Visión (FOV). Para estas dos últimas hay mods, pero creo que EA y Bioware podrían haberle dado un poco más de cariño a la versión de PC. Las opciones gráficas, son muy limitadas para un juego del 2021, inclusive habiendo agregado varias mejoras de shaders, texturas e iluminación y HDR. Es irrisorio por ejemplo, que se haya implementado Profundidad de Campo (DOF) en el remaster como toque cinemático, pero que se pueda desactivar solamente en el Modo Foto y no en el juego propiamente dicho.

Además de los cambios visuales, algunos sonidos también han sido remasterizados, pero su mezcla es bastante inconsistente y de hecho deja mucho que desear. De por sí, el sorround (al menos en ME1) no parece funcionar correctamente. Los parlantes delanteros y centrales suenan demasiado bajos, mientras que los traseros suenan muy alto. Parece como si los sonidos salieran por los parlantes incorrectos (los traseros) durante todos los diálogos, lo cual es sumamente molesto, y en definitiva nos va a obligar a cambiar a 2.1. Esto se puede escuchar fácilmente al iniciar un diálogo y luego girar la cámara, pudiéndose escuchar la diferencia en los niveles de sonido a medida que este sonido se mueve de adelante hacia atrás. Además, algunos sonidos como el del disparo del rifle de francotirador, suena demasiado fuerte, teniendo que bajar o subir el volumen dependiendo si estamos en combate o no. Claramente nadie se dignó a prestarle demasiado atención a esto. De la fantástica banda sonora no hay quejas, ya que se escucha tan cristalina como lo hizo en su momento, y muchas de las tracks quedarán por siempre grabadas en nuestra memoria.

Pero dejando todo lo bueno y lo malo de este remaster, que aún tiene algunos problemas por resolver o aspectos que mejorar, es irrefutable que el pack de los tres juegos con todos los DLCs (ya sea de pago, de promociones exclusivas, etc.) es una gran oportunidad para revivir este gran clásico de la segunda era dorada de Bioware, antes de que empezaran a hacer las cosas mal (Dragon Age 2, Mass Effect Andromeda, Anthem, etc). Es una verdadera pena que el multiplayer de Mass Effect 3 (que fue muy popular en su época) no se haya incluido en este remaster, pero los fans de la saga lo están pidiendo, y creo que EA los ha escuchado. Según se rumorea, se podría anunciar en el próximo showcase del publisher el próximo 22 de julio.

A un precio de u$s 59.99 en EE.UU y $3499 (más impuestos) en Argentina, Mass Effect Legendary Edition es un must-have para los fans de la trilogía, y una excelente compra para aquellos gamers más jóvenes que nunca tuvieron la oportunidad de jugarlo hace casi 15 años atrás, y que busquen un verdadero RPG que les de decenas de horas de juego con diálogos y momentos realmente inolvidables. Considerando que un nuevo Mass Effect -que continuará los sucesos de esta trilogía- se lanzará probablemente en el 2023 (2022 sería muy optimista), no estaría de más jugarlo una vez más para refrescar la memoria, o darle una oportunidad para conocer al Comandante Shepard y su legado en este fantástico universo de ciencia ficción.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Electronic Arts/Bioware.

Mass Effect Legendary Edition - Review
Historia95%
Gameplay85%
Gráficos85%
Música y Sonidos80%
Remasterización80%
Precio90%
Lo bueno:
  • Revivir uno de los mejores RPGs sci-fi de la historia con una visual renovada y mejoras de calidad de vida.
  • La unificación del sistema de cover/combate/estétitca en toda la trilogía y las mejoras al manejo del Mako.
  • Soporte para gamepads, resoluciones 21:9 y 32:9 (que necesitan mods para las cut-scenes y diálogos) y DirectX 11.
Lo malo:
  • La mezcla de sonido necesita una revisión y la ausencia de mejoras en la IA se pone en evidencia.
  • La falta de una opción para FOV y otras opciones gráficas básicas o modernas.
  • Algunas inconsistencias visuales, sobre todo en los modelos de ciertos personajes. Problemas de anti-aliasing.
86%Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
83%