En esta era en el que los gráficos lo son todo para algunos, otras empresas tratan de revivir la nostalgia de los pixelart o los polígonos de los 32 / 64 bits. Hotshot Racing trae una estética 3D tiernamente vibrante y deliberadamente primitiva, lo que significa ruedas octagonales, entornos gruesos y un montón de aristas puntiagudas y piezas que llamarán la atención. Como experiencia para un solo jugador, Hotshot Racing definitivamente se queda sin bocanadas un poco más rápido de lo que esperaba, pero ciertamente es un recuerdo serio junto con una gran cantidad de amor por la era temprana de las carreras en 3D. Hotshot Racing puede estar lleno de líneas nítidas y poco detalle moderno, pero sus autos en bloques y personajes cincelados brotan de la pantalla con un atractivo retro. El intento de los desarrolladores de Lucky Mountain Games y Sumo Digital de crear una atmósfera auténticamente de los 90 ha sido un gran éxito en ese sentido.

Mejor aún, sin embargo, es el manejo de la mayoría de los autos. Los corredores arcade viven y mueren en su dinámica de conducción, pero Hotshot Racing cuenta con un modelo de manejo muy finamente perfeccionado. Los autos se sienten plantados en la carretera con una sensación de peso satisfactoria que a veces está ausente en los juegos de carrera de arcade puros, pero aún son lo suficientemente ágiles y receptivos como para obedecer tus entradas instantáneamente mientras los lanzas en curvas amplias.

Los derrapes son indoloros de ejecutar con un rápido toque de freno, y es muy fácil agregar o reducir el ángulo de “Drift” a lo largo de una curva para equilibrar la velocidad. El Boost es una forma potente de atrapar a los oponentes (aunque en gran medida es inútil para sacudirlos), y hay una mecánica de dibujo sorprendentemente poderosa que facilita algunas maniobras a lo Rápido y Furioso.

Inspirado en gran medida por sus antepasados ​​de Sega AM2 y los mejores corredores de arcade británicos de su clase que siguieron en su estela, incluidos Burnout y Split/Second, Hotshot Racing es extremadamente fácil de elegir y jugar, pero exige casi la perfección cuando se aborda la dificultad más alta.

Cada uno de los ocho conductores poligonales tiene un garaje de cuatro vehículos a su disposición. No tienen licencia de ningún automotor, pero no es nada difícil distinguir el guiño de Hotshot Racing a los gustos del icónico Mellow Yellow Chevy Lumina de Days of Thunder. Del mismo modo, los veteranos de las carreras deberían poder identificar fácilmente todo, desde un Bugatti fuera de la marca hasta un Lotus Espirit similar o un Pennzoil R34 GT-R simulado. También hay una cantidad decente de opciones de personalización para cada uno, desde spoilers hasta bobble heads, aunque el estilo visual simple significa que no todos estos bits y bobs personalizados necesariamente tienen un gran impacto en la pantalla.

Los vehículos se conducen con diferencias sutiles debido a matices con su velocidad, aceleración y estadísticas de maniobras, pero realmente no se puede detectar las variaciones más pequeñas. Los coches con estadísticas de deriva bajas son mis menos favoritos para conducir. Descubrí que ganar carreras Expert es mucho más difícil con autos con una velocidad máxima y / o aceleración ostentables, que con mejores capacidades de derrape. Los coches que son más incómodos de conducir definitivamente no son tan divertidos de usar.

Hotshot Racing intenta incentivar el ataque una y otra vez al vincular las mejoras con el logro de hazañas específicas en toda la variedad de vehículos, pero las pistas probablemente carecen del entusiasmo para hacer que enfrentarlos una docena de veces sea enormemente tentador. Como si le faltase una especie de sabor agregado.

Dicho esto, son bastante fabulosos a la vista y están llenos de elementos vivos y llamativos, como atracciones de carnaval giratorias y exhibiciones de agua animadas, dinosaurios furiosos y criaturas marinas que brincan y hacen volteretas. Pero eso está todo en la periferia; las cintas de las pistas en sí mismas no permanecen en la imaginación. Los circuitos son amplios y se adaptan bien a esta agresiva marca de carreras, pero tampoco están exactamente llenos de memorables partes curvas pecaminosamente geniales. No querrás que cada pista sea un aluvión de curvas locas una tras otra, pero Hotshot Racing probablemente presenta demasiados recorridos simples en comparación con los más complejos.

La carrera regular se ve impulsada por la presencia de un par de modos adicionales: el tema de persecución ‘Cops N Robbers’ y un modo inspirado en la velocidad llamado ‘Conducir o explotar’ (desciende por debajo de una cierta velocidad y explotarás). Cops N Robbers es un poco más como un modo de estilo infectado (los ladrones derribados simplemente se convierten en policías) y no es tan divertido como suena jugar solo.

El vertiginoso Drive o Explode es el mejor de los dos: una batalla frenética contra el reloj y un límite de velocidad mínima en constante aumento. Recopilar puntos de control para defenderse del temporizador de bombas, evitar daños y hacer que su automóvil viaje lo más rápido posible es un acto de malabarismo frenético. Sin duda un modo de juego digno de ser experimentado. Sin embargo, la mejor manera de divertirse es la pantalla dividida para cuatro jugadores. Si bien no es un Mario Kart o Crash Team Racing, las travesuras de alta velocidad de Hotshot Racing lo convierten en una competencia de calidad en la misma pantalla junto a tus amigos.

No hay mucho para contar de los gráficos más que están muy cuidados. Hotshot Racing logra captar la esencia de esos clásicos como el Daytona USA o el Cruis’n USA. Con colores vividos y unas figuras rectas sin alguna curva, no podrás evitar maravillarte por su estética a pesar de estar lejos de las maravillas modernas como los Gran Turismo o Need for Speed. En cuanto a la música, son melodías alegres y capaces de seguir el ritmo de las carreras, pero lejos esta de ser super memorable.

Hotshot Racing, con una alta velocidad y pocos polígonos, es una oda súper saturada de la vieja escuela a la era dorada de los juegos de carrera 3D de principios de los 90. Inspirándose en montones de aclamados reyes de las operaciones con monedas como Virtua Racing, Daytona USA y Ridge Racer, Hotshot Racing es seguro, rápido y cuenta con un modelo de manejo arcade increíble, aunque sus pistas son en su mayoría simples y hacen que se pierda un poco rápidamente el entusiasmo de jugarlo por horas y horas.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Curve Digital/Sumo Digital/Lucky Mountain Games.

Hotshot Racing - Review
Modo Carrera65%
Gameplay80%
Gráficos85%
Música y Sonidos65%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Estética nostálgicamente genial
  • Jugabilidad sólida
  • Gran cantidad de personajes y autos
Lo malo:
  • Problemas de IA/rubber banding.
  • Falta un poco de contenido.
  • Pistas algo sencillas
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
78%

Dejar una respuesta