Luego de que Intel anunciara ayer la fecha de salida de la novena generación de procesadores Core y Core-X para el próximo 19 de octubre, hoy publicaron los primeros benchmarks de juegos mostraron al Core I9-9900K en acción, comparándolo con el 8700K (no el 9700K porque saben que estaría demasiado cerca en rendimiento, o igual) y su competencia más próxima, el Ryzen 2700X de AMD.

Los benchmarks fueron realizados en resolución 1080p por la firma Principled Technologies y se incluyeron los siguientes títulos: Total War: Warhammer 2, Far Cry 5, Assassin’s Creed: Origins, Civilization VI, Rainbow Six Siege, PUBG, Rise of the Tomb Raider, WoW: Battle for Azeroth, Fortnite, Forza Motorsport 7, Ashes of the Singularity y Counter Strike GO.

La configuración utilizada consta de una Nvidia GeForce GTX 1080 Ti, 16GB de memoria DDR4 a 2.666/2.933MHz, un SSD Samsung 970 Pro y Windows 10 Build 1803. El Core I9-9900K utilizaría 5.0 ghz pero solo cuando están en uso dos núcleos. En 4.7 y 4.8 ghz, se emplearían al utilizarían cuatro y seis/ocho núcleos, respectivamente.

Según el canal Hardware Unboxed, los resultados no parecen ser muy certeros por el lado del equipo rojo, de modo que Intel estaría jugando sucio para que su flamante Core I9-9900K no quede tan mal parado. De hecho, este está apenas unos FPS sobre el 8700K en la mayoría de los juegos. La diferencia en contraste al 9700K, tendría que ser aún más mínima.

Por eso es que Hardware Unboxed condujo sus propios tests en Ashes of the Singularity, Assassin’s Creed Origins y Far Cry 5 con la misma configuración que utilizó Principled Technologies, llegando a la conclusión de que el Ryzen 2700X de AMD es más rápido de lo que afirma la competencia.

En definitiva, el Core I9-9990K aun con sus resultados oficiales, no parece estar muy por encima que su hermano menor el I7, de manera que en cuanto a precio/rendimiento, este último -probablemente- seguirá siendo la opción predilecta por los usuarios más exigentes teniendo en cuenta su diferencia de u$s 114 en EEUU.