La innovación es una carrera que nunca encuentra fin en el mundo de los periféricos, y sobre todo es bienvenida en el establecido mundo de los teclados mecánicos, que más allá de variar en diseños y algunas prestaciones estéticas y de experiencia, poco se ha avanzado en general. Para esto entran las marcas como Bloody de A4Tech, que apostando por un futuro más brillante en cuanto al feedback y la respuesta de cada tecla ha desarrollado un nuevo sistema óptico que promete revolucionar al rubro, y que ya empezará a adoptarse por otras grandes marcas.

La empresa promete una experiencia libre de lag, con tan solo 0,2ms de tiempo de respuesta gracias a una mecánica que no utiliza switches de contacto metálico, sino que responde a la interrupción de un haz de luz que envía la señal para dar acción a la tecla correspondiente.

CARACTERÍSTICAS

  • Conector: USB
  • Estilo de Tecla: Switch Óptico
  • Respuesta de Tecla:0.2ms
  • Anti-Ghosting: Teclas 100% Anti-Ghosting
  • Keycaps para Gaming:8 Teclas Convexas de Silicona
  • Hotkeys Multimedia
  • Retroiluminación:Animación RGB Personalizable
  • Brillo de de Retroiluminación: Ajustable
  • Barra Espaciadora: Mejorada con Tornillos
  • Memoria de la Retroiluminación: 6 modos de Iluminación RGB sin necesidad de drivers
  • Duración de las Teclas: Hasta 100 millonesde  Pulsaciones
  • Tasa de Sondeo: 1000Hz/1ms

Pero el B820R no es tan solo un paso de innovación que solo es utilizado como lienzo para presentar esta nueva tecnología LK Optical Switch, sino que además ha sido desarrollado como un inobjetable paquete de buen gusto y gran construcción.

El packaging ofrece una pequeña ventana para que podamos apreciar exactamente forma y diseño de cada tecla, mientras que el resto de la caja ofrece una clara impresión y excelente diseño con toda la información necesaria para poder tomar la decisión de llevarlo a casa. Presenta la obligatoria impresión hot stamping para resaltar las imágenes del dispositivo y por dentro también ofrece los obligatorios pliegues en donde se contienen el cable y las 8 tapas opcionales -junto a la pinza de extracción- para destacar las teclas de mayor uso gamer en color naranja y con una forma un poco más aguerrida.

En general, el diseño estético es de gran calidad, con una armonía general que mantiene todo en conjunto y una retroiluminación fuerte y pareja, pero cabe destacar que la tipografía elegida para cada tecla no es de la más funcional. Algunas de las letras no se entienden a simple vista, y si jugamos a sacar todas las teclas para volver a colocarlas una por una, en más de una deberemos optar por el proceso de descarte para saber de cual se trata. Es algo que rara vez pase en nuestra experiencia, y muy seguramente, nadie precisa de mirar el teclado para reconocer dónde se encuentra cada cosa, pero es un detalle que atenta contra la gran experiencia conseguida por Bloody.

Todas las teclas están contenidas por una base de aluminio cepillado y pintado en negro que contrasta lo mínimo necesario para convertirse en un simple detalle, resultando en una gran visual que armoniza con las formas y queda bien en cualquier escritorio, tanto gamer como de oficina.

La marca colaboró con dos muestras diferentes del B820R para que tengamos una noción general de la construcción y estos nuevos switches, y no pudieron haber acertado más en su plan para convencernos de su movida vanguardista. Los LK Optical Switches vienen en una codificación de color imitando a los Cherry MX, y nos mandaron las variantes Blue y Red, siendo esta última la favorita de nuestros análisis. Y aunque la imitación de los colores sirva de una clara referencia para estos nuevos switches, la experiencia dista bastante de lo que ofrecen otras marcas de gama media. Los switches Red son realmente silenciosos, con una respuesta táctil clara pero no invasiva, mientras que los Blue ofrecen la experiencia “clicky” que tanto le gusta a cierto sector del público, pero también de una manera agradable, con claro feedback sonoro y táctil, pero sin provocar conflictos familiares nocturnos para los grandes tipeadores.

Como es de esperarse, y a pesar que ya incorpora 6 modalidades de retroiluminación predeterminada, el resto de la experiencia del B820R está en el profundo software dedicado KeyDominator 2, que incorpora una gran cantidad de opciones de personalización y la capacidad de guardar todo en hasta 12 perfiles, que pueden ser almacenados en archivos para ser transportados y compartidos con otros usuarios. En este punto es donde se extrañan los procesadores y memorias internas de otras ofertas de la misma gama, que permiten almacenar cada personalización sin la necesidad de un software, pero es un detalle que seguramente esté balanceando el costo de los nuevos switches para alcanzar un precio competitivo.

El KeyDominator 2 es profundo pero muy poco amigable. Le falta un poco de manejo estético e instrucciones claras en pantalla para que podamos trasladarnos sobre él sin tener que pasarnos largos minutos leyendo y experimentando para obtener los resultados que esperamos. A la larga obliga a modificar opciones preestablecidas sin tratar de romper demasiado lo que ya está logrado, y si a todo eso se le suma la necesidad de alternar entre aplicaciones para ajustar la retroiluminación y los macros, dan menos ganas aún de querer exprimirlo al máximo.

En definitiva, el B820R es un teclado que ya ofrece una gran experiencia al salir de la caja, y estos tipos de switches seguramente han llegado para quedarse, tratando de evitar la sobrepoblación de los Cherry MX y sus clones que a medida que se sigan achicando los costos de fabricación, peores resultados van a entregar. El diseño excepcional de este teclado también acompaña a ofrecer una experiencia única que pongos en su rango de precio alcanzan. Cuando la mayoría opta por formas extravagantes y logos desorbitantes, Bloody ha encontrado el punto justo del buen gusto para combinarlo con una excelente funcionalidad que seguramente logren que el próximo mouse o teclado también sea buscado en la misma marca. Es una pena que el software no esté a la altura, pero es tan solo un contratiempo circunstancial del cual uno se olvida luego de un primer lapso de ajustes.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por A4Tech/Bloody.

Teclado Bloody B820R (Switches Blue & Red) - Review
Diseño90%
Rendimiento 100%
Funcionalidades90%
Packaging90%
Precio85%
Lo bueno:
  • Excelente diseño y prestaciones.
  • Deslumbrante nueva tecnología
  • Gran calidad de construcción
Lo malo:
  • Ausencia de memoria interna
  • El software necesita una revisión
  • Mala elección tipográfica para las teclas
92%Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
86%