A pesar de que los muchachos de InXile Entertaiment se encuentran con las manos más que ocupadas dando las puntadas finales a Torment: Tides of Numenera y con el desarrollo de The Bard’s Tale IV, todavía les sobró algo de tiempo para dedicárselo a su primer gran éxito en esta nueva etapa: Wasteland 2.

Wasteland 2 Director’s Cut es una actualización para el juego original que fue concebida en primer lugar como un port para las consolas Playstation 4 y Xbox One. Pero que además introduce una cierta cantidad de mejoras técnicas y jugables que también afectan a los usuarios de PC. Y para mejor, todo aquel que ya contara con una copia original de Wasteland 2 en su haber recibe esta expansión de forma completamente gratuita. Un modelo de negocios orientado al usuario que ojalá más empresas imitaran.

No vamos a repetir en esta reseña lo que ya expresamos sobre Wasteland 2 en su momento. Bastará recordar que estamos ante un RPG que se inspira en la vieja escuela, y que entrega al usuario una experiencia de rol en estado puro. Violento y cruel, Wasteland 2 es un juego que desafía al jugador a hacer el mejor uso posible de sus armas, y como resultado se obtiene una experiencia extremadamente satisfactoria. Los únicos elementos que en su momento encontramos insuficientes fueron de naturaleza técnica, y la Director’s Cut apunta específicamente a resolver esos problemas.

Una de las principales diferencias con la que nos vamos a encontrar al ejecutar el juego es el nuevo soporte para controladores. Wasteland 2 cuenta ahora con perfiles por defecto para control de Xbox, de Playstation y para el novedoso Steam Controller. Haciendo uso de un pad de Xbox 360 pude probar un poco el nuevo esquema de control. Y si bien es funcional, la realidad es que a duras penas logra trasladar la experiencia de juego a la comodidad del sillón. Debido a la enormidad de opciones y posibilidades que ofrece Wasteland 2, el control con teclado y mouse sigue estando varios escalones por encima de la alternativa.

Muchas veces, desde la prensa y las grandes desarrolladoras, se ha intentado desmerecer la idea que señala que el límite en la cantidad de botones en los pads de consolas contribuye a “atontar” los juegos. Y una y otra vez la experiencia jugable en distintos juegos nos ha dado la razón a nosotros, los usuarios de PC. Y tal vez Wasteland 2 es el ejemplo definitivo de la superioridad del teclado y el mouse. InXile se ha negado rotundamente a simplificar la experiencia de Wasteland 2 y como resultado, controlar la acción con el limitado abanico de botones que ofrece un pad limita y entorpece la experiencia de gran manera.

Más interesantes resultan otras novedades que InXile ha introducido a la fórmula, entre las que destacan los nuevos sistemas de Quirks y Perks. Los Quirks funcionan exactamente igual a como funcionaban los viejos Traits en todas las versiones de Fallout no producidas por Bethesda. Se trata de características especiales para nuestros personajes que incluyen una bonificación y una penalización. Por ejemplo, el Quirk “Psicópata”, otorga un mayor índice de daño a nuestro personaje cuando “oye las voces”, pero un índice menor en cualquier otro momento. Mientras que el Quirk “Criado en el circo” nos garantiza mayor evasión (¡nadie quiere acercarse a la gente de circo!), pero transforma a nuestros personajes en horribles payasos durante toda la aventura.

Los Perks, en cambio, son bonificaciones permanentes que se de desbloquean al alcanzar un determinado nivel en los diferentes Skills del juego, e incluyen cosas como la posibilidad de lanzar granadas a mayor distancia, o de descubrir lugares ocultos en el mapa del mundo con mayor facilidad. En resumen, estos dos nuevos agregados hacen que el ya enormemente complejo sistema de creación y gestión de personajes de Wasteland 2 se vuelva aún más fantástico.

En cuanto a las mecánicas de juego en si mismas, se han aplicado una serie de modificaciones, grandes y pequeñas, que contribuyen a mejorar la experiencia. Algunos mapas han sido completamente rediseñados para facilitar su navegación. Y de la misma manera algunas quests han sido modificadas en su estructura para hacerlas menos obtusas y monótonas. Por otro lado, se han introducido cambios al sistema de combate, cuya principal novedad es la presencia de disparos localizados. El sistema de disparos localizados presenta una profundidad a tono con el resto del juego, y apuntando nuestras armas a distintas partes del cuerpo podremos aplicar distintos estados alterados sobre los enemigos. Estos estados alterados abren todo un nuevo abanico de estrategias: dispararle a la mano a un enemigo que porta granadas tiene una opción de detonar el explosivo, y los poderosos enemigos melee (¡como esos molestos hurones mutantes!) ya no son tan malos una vez que les reventamos las piernas.

En la arena técnica, Wasteland 2 también ha recibido un lavado de cara. Los modelados de los personajes han sido reformulados y si bien siguen siendo bastante básicos, al menos ahora no parecen sacados de un juego de Playstation 2. Lo mismo vale para los escenarios y el trabajo de texturas, muchísimo más acordes con los tiempos que corren. También se ha mejorado bastante el rendimiento y la estabilidad del juego, atrás quedaron los incomprensibles bajones de framerate y los glitches gráficos que empañaban el producto.

Por lo demás, todos los otros elementos de Wasteland 2 siguen en pie: la fantástica ambientación, la interesante historia, los carismáticos personajes, la impresionante banda sonora creada por Mark Morgan. Wasteland 2 sigue siendo un juego tan recomendable hoy como en 2014, y una parada obligada para cualquier fanático del rol. En ese aspecto, esta nueva edición incluye suficientes novedades como para justificar una segunda vuelta para aquellos que ya hayan terminado la aventura, y una oportunidad de oro para subirse a la nave para quienes aún no hayan tenido la suerte de internarse en el yerno al mando de los Desert Rangers. Eso si: ¡Teclado y mouse hasta la muerte!

Este review fue realizado con una copia comercial provista por InXile Entertainment.

Wasteland 2: Director’s Cut – Review
Historia100%
Gameplay80%
Gráficos75%
Música y sonidos90%
Lo bueno:
  • Los nuevos quirks y perks
  • Los disparos localizados
  • Sustantiva mejoría gráfica y de rendimiento
Lo malo:
  • Los esquemas de control con pad son insuficientes
85%Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
72%

5 Respuestas

  1. martin

    no me imagino a alguien comprando este juego en consola, no entiendo a que apuntaban con este port. Esfuerzo al pedo de su parte que podrían haber invertido en the Bards Tale IV.

    Responder

Dejar una respuesta