Microsoft anunció que, finalmente, empezó a distribuir el dispositivo para poder utilizar los gamepads de Xbox One, de forma inalámbrica, en nuestros Windows 10. El receptor tiene forma de memoria USB y costará unos 25 dólares, y además incluirá otro cable micro-USB, como el que veníamos usando para conectar el gamepad a la PC.

Al igual que el de Xbox 360, el receptor soportará hasta ocho gamepads conectados y hasta cuatro canales de audio (no disponible en el control de generación anterior), ya sean dos headsets o solo cuatro micrófonos. Lamentablemente, no permitirá conectar gamepads de Xbox 360, así que deberemos mantener ambos receptores.

Se venderá por separado pero también existirá un paquete que incluye gamepad y receptor, a un valor de 80 dólares. Habrá que esperar para verlos en el resto de latinoamérica, y ver a qué precios se les ocurre venderlos

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.