En estos últimos meses hemos asistido a un auténtico aluvión de títulos que han visto la luz del día por fuera de los métodos de distribución tradicionales. Al continuado y aparentemente imparable auge de las tiendas digitales se han sumado los fenómenos de acceso anticipado y financiamiento colectivo. Estos fenómenos han tenido resultados dispares. Por cada producto que llega a buen puerto hay otro que se queda en el camino, por cada historia de crowdfunding con final feliz hay otra que termina con dinero derrochado y mucha gente enojada.

En la vorágine de entregas de los últimos tiempos, Warmachine Tactics tal vez ha pasado algo desapercibido, lo cual es realmente una rareza ya que el juego ha acumulado la para nada despreciable suma de 1.578.950 dólares en la página Kickstarter. Basado en el popular juego de mesa con miniaturas Warcmachine de Privateer Press, el juego de la gente de White Moon Dreams recorrió el camino de Early Access en Steam antes de ser lanzado de manera oficial el pasado noviembre.

Y en cierta forma, Warmachine Tactics es un juego que se debate entre los dos extremos a los que puede llevar una campaña de financiamiento colectivo. Por cada triunfo del juego hay un fracaso o una omisión. Por cada promesa cumplida, hay otra que no ha llenado las expectativas. Y por sobre todas las cosas, la sensación de que Warcmachine Tactics necesitaba más tiempo en el horno antes de ser servido en la mesa.

La campaña principal de Warmachine Tactics, llamada “No man’s Land”, nos pone en el papel de la cadete Allison Jakes, oficial del ejército de la nación de Cygnar y warcaster novata. En este mundo, las distintas naciones en guerra se lanzan al combate con un nivel de tecnología que es una cruza entre la ficción Steampunk y la era de las guerras mundiales al comienzo del siglo XX. Pero el elemento más original es la existencia de los warcasters y sus warjacks. Los warcasters son guerreros, comandantes y usuarios de energía mágica, los encargados de liderar las tropas de cada una de las facciones que luchan por el control del mundo. Estos guerreros tienen una conexión mental con sus warjacks, golems de metal y vapor que representan el auténtico músculo de cada uno de los batallones. A lo largo de las 20 misiones que contiene la campaña iremos guiando a Jakes mientras participa de la guerra contra las facciones rivales de Khador, Cryx y el protectorado de Menoth. A lo largo de la historia descubriremos la relación de Jakes con su comandante y mentor Dalin Sturgis, al tiempo que la joven aprendiz de warcaster afina sus habilidades en el campo de batalla.

La campaña es totalmente funcional, con un planteamiento de escenarios y objetivos que por suerte no se vuelven repetitivos. El ritmo con el que nuevas unidades de combate y nuevas habilidades son introducidos es adecuado, por lo que es un buen lugar para empezar a jugar y aprender las reglas del combate por turnos. Este combate, lamentablemente, es uno de los elementos de Warcmachine Tactics que dejan en evidencia las falencias del juego. Los mecanismos de combate por turnos en sí mismos son realmente muy buenos, y se nota la obvia inspiración que han tomado para con el juego de mesa. Nunca he tenido la suerte de jugar Warcmachine, pero aun así me da la impresión de que la gente de White Moon Dreams ha logrado capturar de muy buena manera la sensación de estar experimentando un juego de mesa en la pantalla.

El gran problema viene dado por la presentación, los mecanismos mediante los cuales damos órdenes a nuestras tropas y las movemos por el campo de batalla son decididamente poco intuitivos, incomodos y están mal implementados. El menú de acciones es una auténtica pesadilla, con sub-menús para cada tipo de acción grandes e incomodos. Incluso, he encontrado situaciones donde este menú se “rompe” y algunas acciones son mostradas fuera de la pantalla, o al menos eso supongo, haciéndolas inaccesibles. El resto de la interacción con las unidades es igual de inconveniente, y si bien todo esta explicado y guarda un sentido lógico, no puedo evitar remarcar lo poco intuitivo que resulta todo. Prepárense para sentarse y aprender las minucias necesarias para lograr un control efectivo de cada acción en pantalla, desde el movimiento de tropas hasta la selección de objetivos. Es una tarea larga y frustrante. Si la UI es un dolor de cabeza, la cámara es un disparo en la rodilla. Si bien nos es posible manipular el ángulo de visión a nuestro antojo, en muchas ocasiones he encontrado que la cámara se interpone de mala manera en las acciones. No es nada divertido mover a una unidad un casillero de más con respecto a su área de acción y perdernos la posibilidad de atacar en ese turno, todo por la bendita cámara que no se lleva para nada bien con las edificaciones y desniveles de los escenarios.

Además de la campaña para un solo jugador Warcmachine Tactics cuenta con otros modos de juego. En primer lugar el modo Skirmish nos permite ponernos al mando no solo de las tropas de Cygnar, sino tambien de Khador, Cryx y Menoth. Las facciones tienen sus propias características y son lo suficientemente diferentes como para que sea interesante jugar con cualquiera de ellas. Mientras que las tropas del protectorado de Menoth se basan en la defensa y son realmente difíciles de matar, los horrendos constructos de Cryx tienen la habilidad de arrojar ácido corrosivo sobre los enemigos y aprovechar el daño sostenido. Otras dos facciones fueron prometidas como “stretch goals” en el Kickstarter para esta sección: los mercenarios y Scyrah. Los mercenarios están presentes, pero la facción de la Retribución de Scyrah no ha llegado a la fiesta. Tampoco han llegado a la fiesta los packs de misiones para un solo jugador prometidos durante la campaña de financiamiento. Una prueba más de que en Kickstarter hay que tener mucho cuidado con las promesas.

Lamentablemente, la IA que enfrentaremos en el modo escaramuza es bastante básica y simplemente se concentra en mandar las tropas al frente y atacar, sin demasiado apego a las tácticas (en la campaña la IA funciona por medio de eventos scripteados, por lo que se maneja mejor). Es entonces en el modo multijugador es donde está la verdadera acción, aunque me ha sido prácticamente imposible encontrar partidas. No sé si es que hay poca gente jugando o si es algo que tenga que ver con la región, pero esperas de entre 15 y 20 minutos son algo normal. El juego también cuenta con la opción de montar una partida mediante LAN, lo cual es enormemente bienvenido. Un punto bajo del aspecto multijugador es la poca variedad de escenarios, ya que solo contamos con cuatro mapas que para colmo no son demasiado diferentes entre si.

La presentación del juego es otro elemento donde se aprecian aciertos y fallos. Gráficamente Warmachine Tactics no es un juego feo, en especial para un género que nunca ha destacado por presentar un gran apartado gráfico, y el juego se sostiene casi siempre por encima de los 50fps con todos los detalles al máximo en la PC usada para el review (I5 4570, 8GB ram, GTX 770), si bien a veces se experimentan bajas pronunciadas en el framerate sin explicación aparente.

Más allá de los escenarios de combate el juego cuenta con muy poco eyecandy, con menús bastante toscos y escenas “animadas” durante la campaña que dejan muchísimo que desear, ya que las escenas no son animadas en realidad, sino solo una seguidilla de imágenes estáticas con dialogo pegado encima. Y eso que uno de los stretch goals de la campaña de Kickstarter hablaba precisamente de incorporar cutscenes de gran calidad. Con respecto al audio, la banda musical no va a ganar ningún premio pero es funcional y el uso de actores de voz apenas saca un aprobado. No me ha gustado para nada la actriz que pone la voz de Allison, demasiado infantil y juguetona para alguien que se supone es un soldado de elite.

Con todo dicho, Warcmachine Tactics no me parece un mal juego si tenemos en cuenta sus mecánicas. El componente táctico en cada uno de los combates es profundo y da lugar a la chance de experimentar con las distintas unidades, habilidades y facciones. Pero el juego sufre de grandes problemas en cuanto a su presentación. La UI es muy pobre, la cámara no se comporta de forma adecuada y se siente una falta general de refinamiento en cada uno de los elementos que componen el producto. Es difícil aventurar una explicación de porqué White Moon Dreams lanzó al mercado de forma oficial un juego al que tal vez le hubieran venido mejor algunos meses más en Early Access. ¿Tal vez presión de la case madre en Privateer Press?.. calculo que nunca lo sabremos. Por lo pronto, el desarrollo continúa con parches y actualizaciones, y ya han sido corregidos varios bugs bastante molestos que no estaban presentes al momento de esta reseña. Pero este juego aún no estaba listo para salir de los barracones e internarse en el campo de batalla.

Warmachine Tactics - Review
Historia70%
Gameplay75%
Gráficos65%
Música y sonidos70%
Lo bueno:
  • Cantidad y variedad de opciones tácticas.
  • La campaña es interesante y esta bien planteada.
  • Buen multijugador, pero hay poca gente jugando.
Lo malo:
  • Pobre interfáz de usuario y cámara.
  • Falta general de refinamiento en todos sus elementos.
  • Gran cantidad de premesas de la campaña de Kickstarter aún no fueron cumplidas.
67%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
100%