Boca vs River, Real Madrid vs Barcelona, Nacional vs Peñarol, Milan vs Inter. El mundo del fútbol es un mundo de clásicos, de rivalidades que se pierden en el tiempo y superan toda lógica. En cierta forma resulta hasta natural que al trasladar este deporte a la cancha virtual la rivalidad permanezca. Pro Evolution Soccer y FIFA son hace años los contendientes por ganarse el corazón de los amantes del futbol en todo el globo. La historia reciente nos habla de una seguidilla de triunfos para la gente de EA Sports, mientras que la oferta de Konami ha sido condenada casi al ostracismo, con solo un puñado de defensores fervientes sosteniendo la bandera de Pro Evolution Soccer con más pasión que otra cosa. Pro Evolution Soccer 2015 viene a intentar torcer la historia, a anotar ese gol de último minuto necesario para llevarse el triunfo frente a un rival que parece correr con ventaja.

Antes de comenzar el review hace falta hacer una aclaración importante: PES 2015 en PC no está gráficamente a la altura de las versiones “Next-Gen” de consolas. En un comunicado oficial la gente de Konami ha informado de varios  detalles gráficos (como la iluminación del campo o el realismo de las camisetas) que no han sido incorporadas a la versión de PC. En palabras sencillas: la versión de PC se asemeja más a un port de PS3/360 con gráficos mejorados que al juego que los usuarios de PS4 o Xbox One van a experimentar. Sin dudas esto es una maniobra bastante negativa por parte de Konami, ya que es bien sabido que cualquier PC medio decente puede correr un juego de este estilo sin despeinarse. En definitiva, otra de esas cosas que nunca vamos a entender sobre cómo se manejan estas empresas. (es posible usar SweetFX para obtener una importante mejoría gráfica, pero eso va por fuera del producto).

Once more into the pitch.

Mi primer paso en esta reseña va a ser el de tener la sinceridad de admitir que soy un jugador de FIFA. He jugado Pro Evolution Soccer en sus tiempos de gloria de la PS2, pero desde FIFA 10 para acá me he volcado año tras año por la oferta de Electronic Arts. Por lo que llego a Pro Evolution Soccer 2015 cargado de preconceptos e información de terceros. No puedo evaluar las diferencias entre PES 2015 y la entrega anterior, pero si puedo evaluar a PES 2015 como un producto con valor propio y compararlo con su más inmediato competidor: FIFA 15. Como mínimo será una reseña original en ese sentido.

Llama la atención en primer lugar el hecho de que Konami se ha tardado un poco más este año en lanzar Pro Evolution Soccer al mercado, en retrospectiva parece ser una decisión acertada. El juego se siente pulido, como si hubieran dedicado estos últimos meses a afinar los detalles más pequeños. Hablar de Pro Evolution Soccer 2015 es hablar de su jugabilidad, ya que el juego vive y respira por la misma. En este aspecto, el trabajo de la gente de Konami es sobresaliente.

Lo primero que llama la atención de esta nueva entrega de Pro Evolution Soccer es el ritmo del juego. Estamos ante un juego de fútbol que logra imitar de una manera bastante correcta a la cosa real. La pelota se mueve sobre el césped de una forma muy acertada y se comporta en general como uno esperaría que se comporte un balón de fútbol (más allá de algún que otro glitch, como cuando la pelota queda atrapada bajo un jugador que se desliza). Los jugadores también tienen una presencia muy realista en el campo, se mueven de forma natural, y el control que puede hacerse del balón es efectivo. El juego cuenta con una serie de combinaciones de botones que nos permitirán realizar distintos movimientos.

Podemos adelantar el balón un poco con solo tocar levemente un botón para acomodarnos mejor para el siguiente pase o disparo, levantar el balón presionando el stick analógico del pad en el momento justo para hacer pasar de largo a un marcador que llega a la carrera o realizar varias filigranas y amagues combinando el botón de movimientos hábiles con los sticks. Puede costar en un primer momento aprenderse todos estos movimientos, pero tras jugar una buena cantidad de partidos terminan siendo bastante intuitivos, y el juego responde de maravillas a nuestras ejecuciones.

Los movimientos más sencillos también son muy efectivos y están aplicados de forma correcta. Como es de esperarse tenemos a nuestra disposición tres tipos de pases: el pase normal, el pase habilitación y el pase bombeado, y por supuesto un botón de disparo. Además del modo asistido de pase y disparo, en todo momento podemos mantener presionado el botón LT (en pad de 360) para pasar a modo manual, una pequeña flecha saldrá de los pies de nuestro jugador y nos dará la opción de indicar de forma más precisa cual queremos que sea el destino de nuestra acción.

Existe un tercer modo: el modo avanzado, este modo está disponible para los disparos y los pases en habilitación y hay que habilitarlo desde el menú de configuración de control. Al ingresar en un movimiento de modo avanzado aparecerá en pantalla una retícula que nos permitirá un control completamente preciso de la dirección del balón y su elevación. Este modo es realmente difícil de dominar, pero el jugador que logre maestría con el control avanzado tendrá una clara ventaja sobre un rival que no haga uso de esta opción.

El comportamiento del equipo en la cancha también me ha parecido de primer nivel. La IA se maneja muy bien cuando controla al resto de los jugadores del equipo. Los defensores cubren espacios y auxilian correctamente al futbolista controlado por el jugador, y los arqueros responden velozmente a los disparos. Los arqueros, de hecho, son vitales y tienen la capacidad de interceptar centros y salir a marcar fuera del área de manera eficiente. En ataque el equipo también funciona de manera aceitada. Los jugadores controlados por la IA son capaces de trepar por las bandas o cruzarse en diagonal para ubicarse en mejores posiciones para recibir el pase. Este comportamiento de la IA combinado con la gran cantidad disponible de opciones de pase y regate que ofrece PES 2015 hace que la jugabilidad de esta entrega sea realmente digna de aplauso.

El único punto donde me parece que a Pro Evolution Soccer le hace falta algo más de aceite es en el juego defensivo. Cubrir espacios y marcar no es algo que requiera mucha ciencia, pero a la hora de quitar el balón el juego nos deja pocas opciones, lanzarse con una barrida a los pies del contrario es casi una garantía de cometer falta, y en muchos casos de ganarnos una tarjeta. Las pelotas paradas son otro elemento donde el juego necesita algunos ajustes. Al lanzar una falta aparece en el aire una línea punteada que nos señala la trayectoria esperada que recorrerá el balón. Lo malo de esto es que limita un poco las opciones que tenemos a la hora de lanzar un corner o un tiro libre, si bien en el caso de los tiros de falta también es posible realizar alguna jugada combinada con varios jugadores.

Un punto fuertísimo de Pro Evolution Soccer 2015 son las tácticas que podemos preparar antes del partido. Podemos definir no solo la formación del equipo sino su estrategia general, asi como también las funciones de los jugadores. Es posible establecer marcas personales, dictar si queremos que los centrales suban a cabecear en los corners o no, establecer el ritmo con el que los laterales pasan al ataque y muchas cosas más. También es posible preparar distintas “recetas” de tácticas predeterminadas y asignarlas a un botón rápido en la cruceta direccional del pad. Con solo apretar un botón podemos pasar de un juego completamente conservador a lanzar a todo nuestro equipo al ataque si el partido así lo amerita. En las competiciones de liga o campeonato también se nos dará la opción de personalizar el terreno cuando nos toque jugar de local, pudiendo establecer el alto del césped y su humedad, de acuerdo a si queremos que el juego sea más rápido o si preferimos un campo pesado.

Todos estos elementos hacen de Pro Evolution Soccer 2015 un juego superior en cuanto a simulación de futbol se refiere. Mientras que un encuentro de FIFA 15 suele devenir en una seguidilla de ataques desaforados y corridas monumentales, en Pro Evolution Soccer 2015 el juego se siente mucho más pausado, cerebral y táctico. FIFA 15 es show, es espectáculo, velocidad y vértigo. Pro Evolution Soccer 2015 es futbol.

We are the champions

Desde hace años que Pro Evolution Soccer viene corriendo detrás de FIFA en el tema licencias. Y este año se han logrado algunos avances en este aspecto, si bien aún quedan algunas omisiones importantes. Para empezar, Pro Evolution Soccer cuenta con varias licencias oficiales de competiciones continentales. Por el lado de Europa tenemos acceso a la Liga de Campeones y a la UEFA Europa League. En Sudamérica podemos ponernos al mando de los mejores equipos del continente en la Copa Libertadores o la Copa Sudamericana. Y finalmente tenemos la Copa de Campeones de Asia, con equipos de países como Japón, Iran o Australia.

Además de estas competiciones Pro Evolution Soccer también incluye varias ligas. Aquí se da la mayor omisión, que es la Barclay’s Premier League de Inglaterra, donde solo el Manchester United esta licenciado. El resto de los equipos tienen nombres de fantasía como “North London” o “Merseyside Blue”. Esto hace un fuerte contraste con la reproducción total que ha hecho FIFA 15 de esta liga, donde han logrado plasmar en pantalla no solo equipos y jugadores, sino también estadios e hinchadas. Es una pena que la gente de Konami no pueda asegurarse al menos los nombres de los equipos de la liga inglesa. El resto de las ligas disponibles incluyen a la de España, la de Italia, la de Argentina y la de Brasil, esta última exclusiva de Pro Evolution Soccer este año, ya que FIFA ha perdido los derechos.

Además de las competiciones de liga y campeonato disponemos de otros tres modos de juego. Agrupados bajo el nombre de Football Life, estos son: Liga Master, myClub y Ser una Leyenda. La Liga Master es el mismo modo clásico de Pro Evolution Soccer desde hace años, en el que empezamos dirigiendo el destino de un equipo de jugadores ignotos y a fuerza de ganar partidos, campeonatos y realizar intercambios iremos mejorando nuestro equipo poco a poco, además también podremos recibir ofertas de otros equipos para asumir la dirección técnica o incluso de selecciones nacionales, por lo que podemos empezar la Liga Master en una de la categorías más bajas y acabar jugando la final de la copa mundial. Sin dudas un recorrido interesante y divertido. El segundo modo, myClub, es la respuesta de Pro Evolution Soccer al ultrapopular modo Ultimate Team de la serie FIFA. Aquí también podremos crear un equipo combinado pero con un elemento integrado de azar mediante un sistema de representantes que sirve para adquirir jugadores de distintas ligas. A medida que ganemos partidos iremos ascendiendo en divisiones y obteniendo mejores premios al tiempo que mejoramos nuestra ubicación en los rankings. Es un modo divertido e interesante pero aún le falta algo de chispa para alcanzar la manía que provoca año tras año Ultimate Team. Al menos es un buen arranque para un nuevo modo que con los años puede evolucionar en algo realmente interesante. Este modo se beneficia además de la actualización semanal  (o casi semanal) que hace Konami de los planteles y jugadores, actualizando el juego de acuerdo a los traspasos y rendimientos en la vida real. Finalmente, el modo Ser una Leyenda nos permite construir un jugador propio y llevarlo desde la nada misma hasta la cima del futbol mundial. Este modo es el que me ha parecido más débil, creo que ni FIFA ni PES han logrado dar en la tecla con esto de interpretar a un solo jugador en sus respectivos modos, y el sistema de progresión es bastante lento y aburrido en este caso.

Muchos de estos modos pueden afrontarse también en modo multijugador, ya sea en multijugador local o a través de internet. Los modos de campeonato y de liga son ideales para largas reuniones con amigos y están organizados de buena manera. El modo online, por otra parte, funciona mayormente bien. Algunos jugadores han reportado problemas de matchmaking y de conectividad, así como también una importante demora en la ejecución de comandos cuando aparece el temido lag. Este Input lag puede ser especialmente perjudicial en un juego cuya jugabilidad depende en gran medida de la habilidad del jugador para ejecutar las distintas acciones de forma rápida y precisa, por lo cual algunos partidos online pueden ser un auténtico dolor de cabeza.

Pero que golaza, Don Niembraaaa!!!

Más allá de lo que señalamos al comienzo del review con respecto a las opciones gráficas ausentes en PC, Pro Evolution Soccer 2015 es visualmente un juego cumplidor. El nivel de fidelidad del campo de juego y los estadios no están al nivel de la oferta de EA Sports, pero los modelos de los jugadores son en muchos casos excelentes. Hay varios jugadores con los que se ha logrado un parecido que roza la perfección (en contraste hay otros que no se parecen en nada a sus contrapartes reales). Los detalles gráficos de las gradas están bastante logrados, en especial en el puñado de estadios licenciados que han sido reproducidos de manera excelente. Bastante más mediocre desde el punto de vista gráfico es la representación del público, que más vale no mirarlo de cerca.

Lo que si llama la atención es la ausencia total de configuración gráfica dentro del juego. Se entiende que esto es un port, pero no deberíamos tener que seguir soportando este tipo de cosas. Para peor, el juego se ejecuta por defecto en 1280×720 y en modo ventana, si queremos aumentar la resolución tenemos que ir a buscar un programa externo de configuración a la carpeta del juego, e incluso dentro de este programa solo podemos cambiar las opciones gráficas entre “bajo”, “medio” y “alto”. Este tipo de cosas demuestra el poco interés que tienen muchas de estas empresas por el gaming de PC, y que poco entienden al jugador de PC que ama ajustar su configuración para sacarle el máximo jugo posible al hardware disponible.

En cuanto al audio, Pro Evolution Soccer 2015 cuenta con una banda sonora compuesta por temas de Bastille, Imagine Dragons o Linkin Park (entre otros), nada que me vuele la peluca, pero es funcional. Los comentarios en español latino están a cargo de los famosos Mariano Closs y Fernando Niembro. Admito que es bastante divertido escuchar a estos dos personajes tan simpáticos en el juego, y si bien el track de comentarios que tienen es algo robótico, al menos creo que los muchachos le pusieron más garra a la grabación que Palomo y Kempes en FIFA 15.

Return of the King

“El rey ha regresado” leí decir a muchos fanáticos de Pro Evolution Soccer a lo largo y ancho de internet durante estas semanas. Y creo que están completamente en lo correcto. Pro Evolution Soccer 2015 es un juego excelente en muchos sentidos. Da la impresión de que el equipo de Konami se ha tomado una enorme cantidad de trabajo en pulir al máximo la jugabilidad, y esto ha redituado en una cantidad de control en manos del jugador casi sin precedentes. No solo dispondremos de un control casi absoluto dentro de la cancha, sino también fuera de ella, gracias al brillante sistema de tácticas y estrategias.

En la comparación obvia con FIFA 15, Pro Evolution Soccer 2015 sale ganando. Mientras que el juego de EA se siente más como un juego de “set pieces”, donde cada jugada tiene que ser veloz, espectacular y llamativa, la oferta de Konami nos sirve un gameplay mucho más pausado y cerebral. Pro Evolution Soccer no solo es el mejor juego, sino que además es mucho más justo, no es raro en FIFA 15 encontrarnos con situaciones en las cuales los supuestos sistemas de “hándicap” o “momentum” nos juegan en contra y perdemos partidos que deberíamos haber ganado con diferencia. En Pro Evolution 2015 cada victoria se siente como un logro justo, y cada derrota como una dura lección aprendida. Prefiero perder un partido con toda justicia en Pro Evolution Soccer 2015 a ganar un partido de FIFA 15 por pura suerte.

El juego no está exento de fallos: el sistema defensivo podría mejorarse, al igual que los lanzamientos de faltas, a algunos de los modos les falta aún algo de chispa para funcionar del todo bien y el modo multijugador presenta algunos problemas de conectividad e input lag. Pro Evolution Soccer carece del gran gancho que Ultimate Team representa para la franquicia FIFA, pero el modo myClub va en camino de equilibrar la balanza por ese lado. Tras haber probado ambos juegos, si alguien hoy me preguntara “¿PES o FIFA?”, mi respuesta sería que ambos juegos son entretenidos y pueden ofrecer horas y horas de diversión, pero en esta temporada 2015 Pro Evolution Soccer se lleva la copa.

Pro Evolution Soccer 2015 – Review
Gameplay95%
Graficos65%
Musica y Sonidos80%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Excelente jugabilidad
  • - Gran cantidad de opciones dentro de la cancha y fuera de ella.
  • - El modo myClub va en camino de hacer frente a Ultimate Team de FIFA.
Lo malo:
  • Falta de opciones gráficas en PC.
  • Algunos problemas de conectividad.
  • Algunos modos pueden mejorarse.
85%Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
67%