Desarrollado por Deck13, conocidos por su labor en Blood Knight y la saga Jack Keane, y habiéndose sumado Tomasz Gop -productor de The Witcher 2- para liderar el proyecto, CI Games nos trae Lords of the Fallen, un RPG de acción en tercera persona, siguiendo una formula muy similar a la de Dark Souls de FromSoftware.

Lords of the Fallen nos llevará a recorrer mazmorras infestadas y hermosos paisajes nevados hasta llegar a la dimensión de los demonios, con el fin de derrotar a un dios, teniendo que enfrentarnos en nuestro recorrido a una serie de jefes con distintas habilidades y diversos tamaños. ¿Será este un juego que se distingue de los demás o quedará bajo la sombra del Dark Souls?

La historia nos pone en la piel de Harkyn, un guerrero que fue encarcelado a causa de una serie crímenes desconocidos, por lo que fue marcado con runas en su cara para recordarle sus pecados. Sin dar muchos detalles sobre su excarcelación, Harkyn es encargado a la tarea de luchar contra los enemigos de la humanidad, los Rhogar, y su dios caído. Esto llevará a nuestro protagonista a combatir desde un monasterio en el mundo terrenal hasta atravesar un portal a la dimensión infernal de los Rhogar. Así de sencilla –y poco profunda- es la premisa que nos introduce a la matanza de monstruos demoníacos.

 El argumento es uno de los puntos fuertes de Lords of the Fallen, y se desarrolla a medida que vamos conociendo personajes y a través de papiros coleccionables que nos contarán poco a poco los eventos que transcurren en el mundo, y como éstos influyen en los individuos más relevantes. Es una pena que en etapas finales, la trama decaiga en cierto modo, y quedan varios huecos que llenar, sobre todo información sobre Harkyn.

En el gameplay es en donde Lords of the Fallen toma en mayor medida de la fórmula de Dark Souls, pero se han animado a incorporar algunas novedades.

Al iniciar una nueva partida, el juego nos dará la opción de elegir una clase de magia entre  “Altercado”, una magia de ataque; “Decepción”, magia de engaño; y por último la magia de “Alivio”, la cual servirá para defensa y curación. En segundo lugar seleccionaremos la clase de personaje, que puede ser “Guerrero”, el cual se destaca en llevar armadura pesada, espada y escudo; el “Rufián”, que llevará una armadura ligera, dagas en las dos manos y un escudo; y por último el “Clérigo”, que llevará una armadura mediana, escudo y una maza.

Como en tantos juegos de rol de acción, tendremos atributos de Fuerza (daño de armas largas y pesadas, carga máxima), Vitalidad (salud), Fe (daño mágico y magia), Resistencia (energía, carga máxima), Agilidad (daño de armas pequeñas, energía) y Suerte.

Al igual que en el Dark Souls, habrá un HUD (información en pantalla) donde se mostrará la salud que tenemos, la energía (la cual se usa para correr, rodar y golpear) y la magia. Al ejecutar golpes en los tiempos adecuados, utilizaremos la energía de manera más efectiva, que nos permitirá ahorrar para tener mejores posibilidades de defendernos. También tendremos ataques que se podrán cargar, los cuales hacen un mayor daño a costas de un mayor consumo de energía.

Muchas de las mecánicas y movimientos son parecidos a los de Dark Souls, como el peso de las armas y armaduras, que influirán en los movimientos del personaje, tanto al esquivar, correr, hacer un roll o cubrirse. La velocidad de movimiento de los ataques también depende del peso de las armas, siendo más lentas las que superen el rango que peso que pueda manejar la fuerza del personaje, o mucho más rápidas, y con posibilidades de combos, si utilizamos equipamiento más liviano.

La forma de curarse también es heredada del juego al que pretender imitar. En Lords of the Fallen, los Estus Flak son simplemente pociones que recuperamos en los checkpoints, que son lo mismo que los bonfires pero con forma de diamantes flotante. La mayor diferencia se encuentra en que los checkpoints tienen una cantidad limitada de recargas que les podremos hacer a las pociones, y una vez utilizadas todas, tendremos que esperar un intervalo de tiempo para poder volver a recargar.

Harkyn ganará experiencia al eliminar enemigos, pero a diferencia de Dark Souls, la repetición de victorias nos va elevando un multiplicador de experiencia (hasta x2) que nos permitirá sumar mayores cantidades con más rapidez. El multiplicador se detendrá cuando depositamos la experiencia en los checkpoints para subir de nivel o cuando morimos. Al morir soltaremos nuestro cúmulo de puntos en el lugar donde haya caído nuestro cuerpo, y podremos ir a recuperarlo en una nueva pasada -una vez más- al igual que Dark Souls. Pero a diferencia de la aventura de FromSoftware, en este caso tendremos un tiempo limitado, antes que caduque la posibilidad de recuperarla.

No se nos ofrecerán opciones de dificultad, esta será fija durante todo el transcurso del juego, teniendo zonas donde hay picos de dificultad más altos pero no imposibles, y una vez terminado se nos dará la opción de rejugar a través de un New Game+, donde la dificultad aumentará de manera considerable, pero también encontraremos nuevas armas, armaduras y podremos desbloquear una segunda clase de magia. No hay límites de repeticiones en los New Game + y tampoco hay límite de niveles.

Lords of the Fallen presenta un nivel visual destacable, con escenarios y personajes de muy buena definición, con un profundo detalle incluso en las armas y las armaduras. Entre las opciones gráficas podremos variar resoluciones y niveles de detalles geométricos, así como desactivar el post-proceso de imágenes, pero también nos encontraremos con la posibilidad de utilizar la tecnología Turbulence para las placas Nvidia, la cual brinda una mejor física y cantidad de partículas en los entornos, proporcionando un mejor detalle en las explosiones y chipazos de los combates. También mejora la influencia física sobre nieblas y efectos de vientos en las telas.

Los sonidos en general no son de lo mejor que se puede encontrar en un juego de primer nivel pero cumplen bien su propósito, como los golpes con espadas o contra escudos, y las pisadas al correr. La música brilla por su ausencia en la mayor parte del juego, solo haciéndose presente en el menú principal y contra las peleas de los jefes más importantes, para generar un mayor dramatismo y tensión.

En resumen Lords of the Fallen es un juego sólido que toma la fórmula de Dark Souls y la intenta mejorar. Se trata de un juego medianamente corto (ente 10 y 20 horas) y fácil, comparado con su inspiración. Los escenarios son todos muy parecidos, y la historia en general es bastante pobre. Da la sensación de que nunca terminara de despegar, aunque eso no lo determina como una mala experiencia, sino le deja una deuda pendiente al jugador, porque en el gameplay está muy bien cuidado.

Lords Of The Fallen - Review
Historia50%
Gameplay90%
Gráficos90%
Sonidos y música60%
Lo bueno:
  • Muy buena jugabilidad
  • Excelente visual y ambientación
  • Detalles de los armas y armaduras
Lo malo:
  • La historia tiene algunos huecos
  • Los hechizos no cumplen un rol importante
  • Dificultad no muy desafiante
73%Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
67%