Spry Fox nos trae Road Not Taken, un juego estilo roguelike con algunos toques de rompecabezas 2d que pareciera estar enfocado en primera instancia para niños por su arte visual, pero que pronto muestra su complejidad para todo tipo de público.

Una aldea alejada de la civilización debe afrontar el mismo destino una y otra vez todos los años: perder a niños en los salvajes bosques que se sitúan a los alrededores. Para remediar esta situación, deciden contratar un Ranger, personaje al cual encarnaremos para ponerle fin a las pérdidas o al menos, intentar reducirlas.

Nuestro contrato dura 15 años, o mejor dicho de otra forma: cada partida tendrá un máximo de 15 niveles. Cada nivel tendrá una serie de zonas en las cuales encontraremos todo tipo de objetos, criaturas, amigos, y los niños perdidos que tanto buscamos. Con cada movimiento, todos los integrantes de la zona responderán con un movimiento propio. Algunos aleatorios, otros con patrones fijos.

Esto hará que nos detengamos a pensar cada variante posible durante mucho tiempo, ya que contamos con un número limitado de energía, la cual perdemos con ciertos movimientos (como por ejemplo, cargando ítems) y las posibilidades de regenerarla no son muchas.

Para ganar cada nivel, es necesario rescatar al menos a la mitad de los niños perdidos. Para rescatarlos, debemos llevarlos con sus madres o bien a la aldea con el alcalde, el cual nos “estimula” a rescatar a todos los niños o que, caso contrario, no miremos a los ojos a las madres de los niños que no podamos rescatar.

Road Not Taken ofrece un sinfín de objetos para estudiar y combinar, cuyo resultado se guardará a modo de historial en una libreta que tenemos. Estas combinaciones nos permitirán recargar energía, eliminar criaturas salvajes e incluso darnos la posibilidad de movernos sin perder energía. También podremos utilizar espíritus para crear pociones, o leña para crear fuego.

También es posible interactuar  con los aldeanos y con los distintos personajes que encontremos en el bosque. Cada uno de ellos tendrán gustos diferentes, y si somos capaces de conocerlos y darles lo que desean, nuestra afinidad con ellos aumentara y seremos recompensados con ítems para equipar o cosas para intercambiar y hacer un poco más fácil cada nivel.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=-oJ7DqBijaw#t=0

A medida que avancemos en los niveles, también desbloquearemos distintas partes del juego. Luego del primer nivel, por ejemplo, el alcalde nos dará una casa, donde podremos alojar los objetos que consigamos para poder afrontar las distintas criaturas con variadas habilidades. Más adelante también podemos habilitar el sótano, donde alojaremos las criaturas salvajes que conozcamos en nuestras aventuras y podremos eliminar hasta cuatro simultáneamente de la partida actual.

Como todo roguelike, las primeras partidas no nos perdonaran en lo absoluto y perderemos en pocos minutos. Aprender todas las combinaciones y patrones diferentes de las criaturas y objetos con los cuales podemos interactuar lleva mucho tiempo.

Road Not Taken también trae algo de drama, ya que veremos distintos personajes sentir celos o distanciarse de nosotros a medida que nuestras relaciones progresen en menor o mayor medida con otros, llevando la relación incluso al casamiento. Cada uno de estos personajes son ricos en diálogos y aprenderemos lo difícil que es su rutina diaria lejos de la civilizaciones y también nos enseñaran lo difícil que es la vida en si misma.

Los gráficos caricaturescos están bien definidos para ser un juego en 2d y la música acompaña nuestras largas travesías.

Por otro lado, Road Not Taken es un juego que no amerita rejugabilidad. Si bien los niveles son aleatorios, cuando pasamos el juego no obtenemos nada salvo volver a comenzar la historia. No retendremos la energía ni los objetos, y el encanto de aprender la historia de cada objeto o patrón de cada criatura se pierde.

En conclusión, Road Not Taken es un juego que vale la pena experimentar, pero no debemos esperar jugar cientos de horas. Una vez aprendida la dinámica del juego, solo nos queda pensar cada nivel antes de actuar. La historia no variará, y la única variante será según con quien querremos tener una relación basada en regalos para obtener distintas habilidades. Las partidas que parecían imposibles al principio pasaran a ser sencillas por la poca dinámica que ofrece el gameplay en sí y la multitud de combinaciones solo pasan a ser recetas de fácil acceso en nuestra bitácora.

Autor: Facundo Precentado

Road Not Taken - Review
Historia70%
Gameplay50%
Gráficos80%
Música y sonidos30%
Lo bueno:
  • Variedad en combinaciones.
  • Fiel a la mecánica roguelike.
  • Fuerte énfasis y descripción en los detalles.
Lo malo:
  • Poca rejugabilidad.
  • Gameplay demasiado simple.
  • Falta de un tutorial que explique la dinámica propuesta.
60%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
65%