Volvamos a finales de los 90s. Auge de los primeros títulos hechos para consolas que tenían el poder de manejar tres dimensiones y varios polígonos en pantalla. La PlayStation pisaba fuertísimo, la Nintendo 64 le seguía y SEGA preparaba el lanzamiento de la SEGA Dreamcast. El paso al 3D para las franquicias de videojuegos era algo necesario y muchas de ellas tuvieron que reinventarse por completo. Si hay un género que logró adaptarse sin perder su esencia fue el de los platformers, y es por eso que vimos tantos de ellos por esos años.

En gran parte por esto es que Namco decidió que la llegada de Pac-Man a la tercera dimensión serían con saltos y coleccionables. Con elementos de Crash Bandicoot y de varios títulos de Nintendo, en 1999 salió Pac-Man World en PlayStation de forma exclusiva. Al juego le fue bastante bien, fue bien recibido y vendió lo suficiente como para garantizar no una sino dos secuelas en la generación posterior, entregas que no compartieron ese éxito porque después de eso (Bandai) Namco decidió volver a experimentar con las raíces de Pac-Man y abandonó esta subsaga plataformera.

Eso hasta ahora, porque Bandai Namco anunció a principio de año que un remake (no remaster) de Pac-Man World estaba en desarrollo. El mismo ya está entre nosotros hace unos días para todas las consolas de última generación y PC y, obviamente, acá ya lo terminamos. ¿Valió la pena? ¿Se mantuvo bien o ese estilo de juego envejeció mal? Veamos.

Si hay algo que tienen los platformers de aquella época es que se caracterizan por ser simples a la hora de jugar. Claro, hay juegos enormes como los de Rareware en donde el constante desbloqueo de movimientos y los niveles gigantes no los hacen tan limitados, pero en los que a niveles lineales y cortos respecta generalmente no hay más que 2 o 3 botones con acciones. Pac-Man World Re-PAC es de estos últimos y sigue aplicando esto: con un botón se salta, con otro se puede cargar un ataque similar al spindash de Sonic, y con otro se pueden revolear -también a modo de ataque- los puntitos que Pac-Man come. Además de esto, una vez que Pac-Man está en el aire puede flotar A-La-Yoshi o rebotar en el piso para ganar un poquito más de altura. Eso es todo.

Al principio la pregunta siempre es “¿cuántos niveles diferentes podés armar con mecánicas tan limitadas antes de que se vuelva repetitivo?”, y es una pregunta súper válida que me pregunto siempre cada vez que juego un platformer. No siempre sale bien, pero en este juego particular se las arreglaron para que el jugador no llegue a pensar “estoy haciendo siempre lo mismo”. Sí pasa que para los últimos dos mundos (seis en total) el factor “a ver con qué me sorprenden ahora” ya está medio muerto y el diseño de niveles pasa a centrarse más en plataformeo algo difícil, pero las mecánicas y las físicas en sí son divertidas como para disfrutar el juego las 6-7 horas que dura.

En cuanto a los objetivos de cada nivel en sí, hay dos cosas para hacer (más allá de llegar al final, obvio). En primer lugar, hay 6 letras (adivinen cuáles son) escondidas en distintos puntos del escenario. Al conseguir las 6 y completar el nivel, conseguimos el acceso a un nivel bonus en donde podemos conseguir muchas vidas (terminé con 102 vidas yo, dense una idea). En segundo lugar, hay frutas escondidas que nos permiten abrir puertas para así conseguir diversos elementos: puntos, acceso a otros niveles bonus (laberintos clásicos), y llaves para rescatar a la familia de Pac-Man que fue secuestrada (gran plot, lo se). Queda en manos del jugador decidir si quiere ir para adelante y avanzar rápido o recorrer cada rincón para completar al máximo cada pantalla.

Si bien elogió el diseño de niveles, un error que tienen los juegos de esa época (que se traspasan a sus remakes, algo que pasó en la N. Sane Trilogy de Crash también) es que al no tener la opción de mover la cámara muchas veces se terminan haciendo saltos completamente errados. Perspectiva engañosa, plataformas no tan bien posicionadas, iluminación rara. A esto se le suma que, y esto si ya es un error de diseño, Pac-Man cuando salta no tiene una sombra o una marca directamente debajo que indique donde va a caer, algo que cualquier juego del género hoy en día entiende que tiene que estar. Para los segmentos de plataformeo dificil esto molesta bastante.

Dejando eso de lado, no hay mucho que criticarle el juego realmente. Es un remake bastante fiel. Gráficamente la mejora es obvia, se ve muy bien y el estilo artístico del original está perfectamente adaptado. El gameplay, si bien tanto antes como ahora fue simple, se siente muchísimo más preciso y fluido. Si hay algo que tienen los platformers 3D de ps1 son bugs. Gráficos, de gameplay, en las físicas, etc. Y el Pac-Man World tenía un montón, se sentía mucho la falta de experiencia en el tema.

Si bien la gran mayoría de estos bugs ya no están más, sí me encontré con algunos. Simples y torpes, pero que los hay, los hay. Varias veces después de poner pausa o de cambiar de ventana todo tipo de texto en pantalla (como los puntajes, por ejemplo) no desapareció luego de cumplir con su animación. Otra vez, apretar Start sí pausaba el juego pero no me aparecía el menú de pausa. También me crucé con algún que otro error de animación, en donde por ejemplo Pac-Man se movía sin la animación de caminar. Todas cosas simples, pero que se podrían arreglar de forma fácil.

Si bien la historia no es un elemento super importante dentro del juego, las cutscenes fueron cambiadas y hechas desde 0 con el motor gráfico nuevo, que sirvieron perfecto para narrar esa cortita trama que tiene. La música también fue hecha desde 0 usando como base las originales, entre los que hay muchos remixes de otros juegos viejos de Namco.

En general, yo creo que es un remake que cumple. No es perfecto, podría ser mejor. Podría tener más niveles o contenido adicional único de este remake, pero así como está logra su objetivo. Tiene algunos bugs que segurísimo arreglen en cualquier momento, pero aún así no son la gran cosa. Gameplay divertido, buena duración, no se vuelve repetitivo. Se lo recomiendo a todos aquellos que hayan crecido con el original y también a aquellos que quieran conocer un poco más a Pac-Man más allá de los laberintos y sus puntitos. Es un buen ingreso a los juegos de plataforma también, con dificultad bien balanceada.

Este análisis fue realizado con un código de prensa proporcionado por Bandai Namco Latinoamérica.

PAC-MAN WORLD Re-PAC - Review
Gameplay70%
Gráficos80%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Gameplay entretenido.
  • Gran variedad de niveles.
Lo malo:
  • Algún que otro problema a la hora de calcular saltos por una cuestión de perspectiva
  • Algunos bugs menores.
75%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
80%