Anunciado hace casi siete años como Project_HK por parte de sus dos desarrolladores principales, Koola & Viv, el pequeño estudio francés BlueTwelve lanzará mañana Stray, un título de exploración, plataformas y puzzles protagonizado por un gato callejero (que es lo que Stray significa en inglés), que deberá buscar la forma de regresar a la superficie en este mundo distópico en el que la raza humana ya no existe, y las ciudades están cerradas por una especie de cúpula para preservar lo que queda de ellas.

Si algunos se preguntan por qué Stray tomó casi siete años en hacerse, se debe a que BlueTwelve Studios se formó de manera oficial a fines del 2017 (inicialmente por cinco personas, y luego ampliado a diez con el pasar de los años), luego de que el publisher Annapurna Interactive se contactara con el dúo amante de los mininos a mediados del 2016. La editorial es reconocida por publicar títulos con un apartado artístico distintivo acompañado de un buen grado de sentimentalismo (o que aborda un variado espectro de emociones) y Stray, incluso con un felino y robots como parte del elenco principal, no es la excepción.

Stray está ambientado en un año indeterminado en una zona ficticia inspirada por la Ciudad Amurallada de Kowloon de Hong Kong (que supongo que esta es la razón por la cual el juego se llamaba inicialmente «Project_HK»), habitada ahora por robots autómatas. Similar a juegos como Biomutant, el juego narra los sucesos que condujeron a que el planeta Tierra desbordara de contaminación y la raza humana pereciera. Según indica el juego a lo largo de su trama, la empresa de reciclaje Neco intentó desarrollar una solución para consumir toda la basura desechada por los humanos, pero las cosas evidentemente salieron mal y estos enjambres de hostiles termitas (llamados Zurks), terminaron destruyendo mucho más que solo los desperdicios. Los mismos robots temen por sus «vidas» y se encuentran en un estado de alerta (o paranoia) total ya que los maliciosos bichitos al parecer también pueden fundir metal. Nuestro objetivo en Stray será el de contactarnos con un grupo de autómatas renegados (llamados The Outsiders) que ya no quieren estar bajo el yugo del gobierno de turno quienes obligan a todos a estar encarcelados dentro del domo.

Si bien la jugabilidad de Stray se enfoca mayormente en la exploración de escenarios mediante plataformas y puzzles varios, también habrá secciones de persecución, sigilo, y hasta un poco de acción en niveles específicos gracias al Defluxor, un dispositivo que puede eliminar a los Zurks con luz ultravioleta. En algunos capítulos (como el de los Suburbios o el Centro), el juego cuenta con una misión principal y varias secundarias, además de coleccionables en forma de recuerdos del exterior de la muralla, que es como se refieren los robots al mundo habitado por humanos. De hecho, muchos de ellos piensan que es una especie de fantasía al mostrarles fotos de playas u otros paisajes.

Como todo gato, en Stray nuestro protagonista podrá saltar, tirar y recoger objetos, ponerse una bolsa en la cabeza, tomar agua, maullar, descansar (hay un logro por dormir una hora) y rascar pisos y paredes, entre otros movimientos o gestos gatunos. En todo momento, el juego busca emular la picardía de los felinos, pero muchas de estas acciones serán esenciales para avanzar en el juego. Por poner algunos ejemplos, maullar para que un robot se distraiga y tire accidentalmente un tarro de pintura; rascar una puerta para que nos abran; entrar en una caja para poder acceder a una tienda; o poner o quitar objetos para activar o apagar un ventilador o computadora. No obstante, no estaremos solos a lo largo de nuestra travesía, ya que nuestro compañero robot B-12 (que parece tener la memoria de un humano), se encargará de agarrar ítems que el gato no puede, hackear puertas y hablar con robots (traduciendo su lenguaje), entre otras tareas que tendremos que realizar en conjunto.

Excepto por la frustración de no encontrar algún coleccionable o ítem necesario para completar una quest secundaria, el ritmo de juego de Stray va de la mano de cuán inteligentes o rápidos seamos para resolver los obstáculos que se nos presentan. La mayoría de los niveles son lineales y no hay backtracking, pero las otras áreas mencionadas funcionan a modo de niveles open-world, similar a los del remake de Final Fantasy VII que están bloqueados por la historia, por poner un ejemplo similar. Un aspecto que me pareció interesante, es que se pueden repetir cualquiera de los capítulos en caso no haber encontrado un collectibles o completar un objetivo opcional para que, en caso de completar o encontrar lo que estábamos buscando, cuente hacia el porcentaje total del progreso en el caso de las memorias (que se presentan en forma de posters, grafitis y otros objetos varios) o diferentes quests secundarias (que desbloquearán determinados logros). Esto es una práctica que deberían implementar otros desarrolladores para no tener que empezar el juego de cero en caso de no haber agarrado un coleccionable o completar un objetivo secundario.

En cuanto a su audiovisual, no se podría pedir más de lo que ha logrado este ejemplar estudio de tan solo diez desarrolladores en Stray. Los escenarios cuentan con un nivel de fotorrealismo digno o incluso superior que el de otros títulos AAA. Basta con ver nuestros screenshots en 4K (los videos recién los podemos publicar mañana) para observar el increíble nivel de detalle que presentan todo tipo de escenarios, ya sean naturales (como el del principio), cloacas, y sobre todo las pequeñas urbes con robots. El arte del juego es sencillamente sublime en todo momento y rara vez notaremos inconsistencias visuales. Las simulación de físicas no siempre es perfecta, pero hace su trabajo necesario el 95% de las veces que nos topamos con los objetos de los escenarios (ya sea que que se pueda interactuar o no con los mismos).

La banda sonora compuesta por Yann Van Der Cruyssen con melodías calmas, ominosas o sentimentales, según los momentos más cruciales de la historia o en los que estamos escapando de los Zurks, acompañan cada segmento de desesperación o melancolía con suma prolijidad. A pesar de que no hay actuación de voces considerando que el protagonista es un gato y los robots se comunican con un lenguaje propio, los sonidos de Stray (tanto ambientales como al arrojar objetos) son sumamente cristalinos y envolventes, y difícilmente hay algo que se les pueda reprochar.

Más allá de que gráficamente es prácticamente perfecto, es una pena que el estudio no haya decidido utilizar trazados de rayos en tiempo real en vez de reflejos del espacio en pantalla, ya que todo el juego se hubiera beneficiado en gran medida con los efectos de ray tracing actuales (ya sea con reflejos, sombras y oclusión ambiental, e incluso iluminación global en el primer capítulo). Resulta un tanto extraño que en los screenshots y el trailer publicado en el 2020, los reflejos son más abundantes y vívidos en el capitulo 10 (El Centro). Desconozco qué «cambios artísticos» se han hecho desde el 2020 hasta ahora, pero la visual a mi parecer no es la misma que la de la versión final del juego. No me malentiendan, sigue siendo gráficamente impresionante (las imágenes hablan por sí solas), pero hay una leve diferencia (o downgrade) con respecto al material publicado en el 2020.

Sin dudas es llamativo ya que el juego, incluso con una GTX 1060, corre sin problemas en 1080p con detalles gráficos al máximo, con lo cual no hace falta decir (pero lo digo igual de todas formas) que está sumamente bien optimizado. No tiene soporte para DLSS de Nvidia ni FSR 1.0 o 2.0 de AMD, lo cual es una pena para quienes tengan tarjetas de gama media y quieran jugarlo en 4K. Considerando que hay plugins de DLSS y FSR para Unreal Engine 4, es extraño que el developer haya decidido no implementar ninguna de las dos soluciones de escalado sin importar cuán bien optimizado esté Stray. El rendimiento adicional, ya sea a expensas de una mínima pérdida de calidad visual con respecto a su resolución original, o incluso mejorando sobre esta, como en el caso de DLSS de Nvidia, siempre es bienvenido.

A lo largo de sus doce capítulos, en caso de no encapricharnos con juntar todos los coleccionables (que son los recuerdos del mundo, y las insignias o pines obtenidos por completar diferentes tareas) o hacer las quests secundarias de los capítulos de los Suburbios o el Centro (Midtown), el juego nos llevará entre cuatro y cinco horas en completarlo. En caso de querer hacer todo por cuenta propia (es decir, sin recurrir a ninguna guía), entonces sí nos durará las siete u ocho horas de juego que Annapurna afirmó vía Twitter. Por otro lado, vale la pena mencionar que el juego (sin hacer ninguno de los objetivos opcionales) se puede terminar en menos de dos horas, ya que hay un Logro específico para dicha hazaña. Claramente es un achievement que apunta a speedrunners, ya que no hay forma que podamos lograr pasarlo en dos horas (o menos) la primera vez que juguemos Stray.

Sin mucho más para agregar, el primer título de BlueTwelve Studios es una de las grandes sorpresas «indies AAA» del 2022, e indudablemente un firme candidato a ganar premios en esa y otras categorías. A un precio de u$s 29.99 (con 10% de descuento hasta su lanzamiento) o precio regional en Steam ($1.800 ARS en Argentina), y pudiendo canjearse gratis para quienes tengan la suscripción Plus Extra o Premium del servicio de suscripción mensual de PlayStation, Stray logra destacarse en cada uno de los sencillos aspectos de gameplay que propone, al mismo tiempo que brinda una majestuosa experiencia audiovisual que plantea conceptos abstractos como la libertad y la opresión, como también cualidades de perseverancia, sacrificio y esperanza. Por más que nunca hayan tenido un gato y no sepan cómo actúan generalmente, Stray deja en claro la importancia del compañerismo y la lealtad que un animal puede tener hacia nosotros, y lo hace con una historia llena de sentimentalismo en un mundo que vale la pena explorar.

Este análisis fue realizado con un código de prensa proporcionado por Annapurna Interactive/BlueTwelve Studios.

STRAY - Review
Historia85%
Gameplay100%
Gráficos100%
Música y Sonidos95%
Optimización100%
Precio95%
Lo bueno:
  • Gameplay apto para todo tipo de público, compuesto por segmentos de exploración, plataformas y puzzles, como también una pequeña cuota de acción y sigilo.
  • Narrativa con buen ritmo y acompañada de una gran banda sonora.
  • Gráficamente impecable, además de contar con una excepcional optimización.
Lo malo:
  • Se hubiera visto aún mejor con ray tracing por hardware.
  • El pelaje del protagonista podría haberse mejorado con Nvidia Hairworks.
  • No tiene FSR de AMD ni DLSS de Nvidia, al margen de estar muy bien optimizado.
100%Nota Final
Puntuación de los lectores: (49 Votes)
76%

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.