Desde su anuncio oficial allá por junio del 2020 durante evento de Sony en el marco de la E3, Ember Labs sorprendió al mundo del gaming con su título debut, Kena: Bridge of Spirits, lo que aparentaba ser un juego de acción y puzzles en tercera persona que se ganó el hype y el corazón de muchos gamers, no solo por sus sensacionales gráficos, sino también por los adorables pequeñines negros llamados Rot.

No mucho se sabía sobre su jugabilidad o el papel que desempeñan estas tiernas y oscuras criaturas (en un principio muchos pensaban que iban a funcionar de manera similar a los minions de Overlord), pero ahora que el juego finalmente está entre nosotros, no solo sabemos de qué trata Kena, sino también por qué estuvo a la altura del hype.

Kena: Bridge of Spirits cuenta la historia de Kena (se pronuncia Keina), una joven guía espiritual que usa sus habilidades heredadas de su padre para ayudar a personas fallecidas a pasar del mundo físico al espiritual mediante la obtención de varios ítems (o reliquias) de los mismos para descubrir el trasfondo de sus muertes.

Ni bien comenzamos el juego, se nos presentarán a los carismáticos Rot, quienes no solo nos acompañarán en nuestras aventuras, sino que también serán esenciales para resolver puzzles, atacar enemigos, y eliminar la corrupción que acecha a la aldea a la que se dirige nuestra heroína para restaurarla a sus antiguos días de paz y prosperidad.

A lo largo de nuestra travesía, Kena: Bridge of Spirits nos brindará un perfecto balance entre combate, exploración, puzzles y plataformas. Cada segmento de gameplay se presenta excelentemente dosificado con un ritmo de juego impecable, y es por eso que no solo nunca nos aburre (aun cuando estamos explorando para buscar collectibles), sino que todo fluye de modo tan natural como los entornos que nos rodean.

Si bien el combate de Kena puede parecer casual y apto para jugadores de cualquier edad, por momentos es de hecho bastante desafiante y requiere la ejecución de movimientos rápidos como esquivar y hacer contraataques (presionando la tecla del escudo justo cuando estamos por recibir el golpe). Conforme avanza la historia y se nos otorgan nuevas mecánicas tanto para resolver puzzles, los jefes o enemigos también requieren de utilizar estos poderes o artilugios mágicos, y el juego ya no será simplemente atacar cuerpo a cuerpo con nuestro palo (que a su vez se convierte en un arco para disparar a distancia) como lo hacíamos en un principio.

Las peleas contra jefes están muy bien diseñadas para hacer uso completo de las habilidades que podremos desbloquear para los ataques melee, de rango y el escudo, además de otras especiales al final de cada rama correspondiente que hacen uso de los Rots, como la flecha o el martillo envuelto por Rots que atacan o atraviesan varios enemigos. Muchas de las batallas requerirán no solo de buenos reflejos para esquivar o hacer parry, sino también prestar atención a los puntos débiles de los enemigos, que pueden estar marcados con puntos dorados, o precisen de arrojarles una bomba mágica para sacar a relucir sus vulnerabilidades.

Durante los enfrentamientos contra semi-jefes o jefes, de los cuales no podremos escapar, los Rots se podrán utilizar para atacar o distraer a los enemigos luego de quitarles cierta cantidad de vida, o hacer que busquen salud en algunas de las flores que se encuentran en estas arenas encerradas al estilo Devil May Cry. La cantidad de uso de los Rots dependen de los círculos dorados (nivel máximo 5, que equivale a encontrar el total de 100 Rots), que podremos recoger caminando por encima de ellos o presionando la tecla del escudo. Generalmente es más fácil obtenerlos de enemigos caídos y los puntos débiles de algunos de los mismos, aunque los ataques cuerpo a cuerpo también ayudan gradualmente a llenar estos círculos.

Además de los enfrentamientos casuales y aquellos contra semi jefes o jefes, habrá varios cofres malditos cuyas recompensas serán otorgadas una vez que hayamos cumplido el objetivo indicado, ya sea matar todos los enemigos, o hacerlo en determinada cantidad de tiempo. La dificultad irá aumentando según la zona del juego que avanza junto con la historia. Los primeros serán relativamente fáciles y los enemigos que aparecen se podrán matar con los golpes básicos, pero a partir de la mitad del juego precisaremos de las habilidades más poderosas, que son aquellas cuyos ataques se complementan con los Rots. Sin haber desbloqueado estas, tendremos que volver en otra oportunidad hasta que las tengamos, porque cada milésima de segundo cuenta en los cofres más desafiantes.

Si bien el combate es uno de los pilares de Kena: Bridge of Spirits, el traversal y los puzzles, como mencionamos previamente, también desempeñan un rol igual de protagónico. Al igual que las batallas, tanto el traversal como los puzzles comienzan de manera sencilla e intuitiva, pero más adelante tendremos que combinar mecánicas de ambos elementos de gameplay. Esto se acentúa luego de obtener la bomba mágica que hace estallar y suspender en el aire a grupos de piedras, y que muchas veces tenemos que pegarles a los cristales de las mismas (con el arco) para acomodarlas y poder llegar al lugar deseado. Además de colgarnos, tirarnos o saltar entre cornisas, ya sea de manera horizontal o vertical, también tendremos que estar atentos a las flores que se abren en algunos lugares del mapa para colgarnos de ellas con un tiro del arco. Esto será esencial en algunas partes del progreso de la historia, pero también para obtener algunos de los collectibles.

Los ítems coleccionables y objetivos secundarios incluyen los mismos Rots (muchos de ellos son obtenidos en quests primarias) y sombreros para los mismos, santuarios florales que nos darán muchos cristales (la moneda corriente para comprar sombreros a los Rots), correos espirituales a modo de quests secundarias (cuyas casas se encuentran en la aldea principal), los cofres malditos mencionados para poner a prueba nuestras destreza en el combate, y por último, lugares de meditación para aumentar nuestra barra de vida.

La exploración y la obtención de todos estos ítems secundarios no están bloqueados por caminos u objetos que conseguiremos más adelante en el juego (como los metroidvania), sino que los collectibles de cada área se puede obtener sin tener que hacer ningún tipo de backtracking, pero encontrar todos los rots, sus sombreros y correos espirituales, e inclusive algunas de las reliquias opcionales, no será tarea fácil, ya que los caminos para recorrer son varios, y los elementos no están necesariamente a simple vista. El hecho de no tener o poder adquirir un mapa con sus ubicaciones tampoco facilita las cosas. En ese y otros sentidos, el juego es bien old-school remontándonos a la estructura de algunos títulos de Nintendo 64.

En cuanto a sus gráficos, potenciados por el motor Unreal Engine 4, Kena: Bridge of Spirits sorprende por su gran nivel de atención al detalle. El juego presenta una dicotomía entre el vibrante verde de los bosques y los tonos oscuros y rojizos de la corrupción, que complementados con una acertada iluminación en determinados lugares o el tiempo del día, hacen que los alrededores de la aldea y el Santuario de la Montaña sean dignos de cualquier AAA. En este sentido se compara con Hellblade, lo que es considerado como un indie AAA por su gran cantidad en relación al número de desarrolladores con el que cuenta el estudio, que en el caso de Ember Labs es de 15 empleados base con la ayuda de trabajo puntual tercerizado.

Asimismo, la banda sonora original compuesta por Jason Gallaty, cuenta con instrumentos propios de locaciones orientales como Indonesia y Bali, le sienta al juego como anillo al dedo. En principio, muchas de las tracks cuentan con xilófonos, flautas de bambú y gongs, pero también hay instrumentos de cuerda varios. La dualidad musical entre naturaleza y corrupción da en el clavo a la hora de explorar paisajes con música relajante y pegadiza, o al enfrentarnos a grandes jefes con melodías feroces y ominosas.

Lo único llamativo del apartado sonoro, o mejor dicho vocal, es que si bien el juego está ambientado en una locación oriental, algunos de los personajes parecen más bien occidentales, lo cual rompe un poco la inmersión. La actuación de voces de algunos de los protagonistas también se sienten un tanto exageradas, marcando un gran contraste contra aquellas (como la de Kena) que se sienten más relajadas y naturales.

En cuanto a su optimización, con una RTX 3080 no siempre se alcanzan o mantienen los 60 FPS en 4K en todo al máximo. Si bien la visual amerita un rendimiento exigente, podría haber estado un pocomejor optimizado. En DirectX 12 el juego muchas veces tiene unos bajones de FPS bastante abruptos, de modo que si tienen tarjetas de Nvidia recomiendo utilizar DirectX 11 no solo por esto, sino también porque obtenemos algunos FPS adicionales. Para los que juegan en 1080p, una PC de gama media (Core-i5 8400 con GTX 1060 o RX 580) será suficiente para jugar a un promedio de 50 FPS con el preset Alto (no Ultra), pero pueden ir bajando algunas opciones para llegar a 60 FPS. También lo probamos con la laptop Rog Zephyrus G14 “GA401IV” de ASUS equipada con un procesador Ryzen 9 4900HS y una RTX 2060 Max-Q, pudiendo jugarlo a 60 FPS en 1080p/Alto. Lamentablemente, el juego no tiene ni DLSS de Nvidia (más allá de que hay un plugin de DLSS para UE4) ni FSR de AMD.

No tengo muchas quejas sobre los controles con teclado y mouse, excepto cuando tenemos que usar a los Rots en su estado puro mediante lo que se llaman lágrimas de bosque (se juntan y parecen una especie de dragón negro) para despejar obstáculos de corrupción o liberar los santuarios florales (también rodeados de corrupción). Al moverlos, tenemos que arrastrar el mouse poco a poco al mismo tiempo que tenemos que mover a Kena para guiarlos. Definitivamente es algo que tiene que arreglar porque es sumamente irrisorio y de alguna manera, arcaico. Pero dejando eso de lado, los controles responden a la perfección bien al esquivar y al utilizar el parry del escudo (lo cual se ha mejorado con el parche 1.06).

Sin mucho más para agregar, el título debut de Ember Lab es compra obligatoria para cualquier gamer que esté a la búsqueda de un buen juego de acción y aventura complementado con porciones perfectamente proporcionadas de puzzles, plataformas, jefes y collectibles varios, al mismo tiempo que nos deleitamos de su gran audiovisual y cinemáticas al mejor estilo de las películas Pixar. Todas sus mecánicas y su gran ritmo de juego se fusionan de una manera que hacen que se disfrute de principio a fin con un nivel de calidad propio de los grandes desarrolladores.

Si bien puede que el juego haya pasado un tanto desapercibido por ser exclusivo de Epic Games Store, más aún con un precio regional para Latinoamérica prácticamente inexistente, Kena: Bridge of Spirits es definitivamente una de las joyitas del 2021, y vale cada centavo de los 40 dólares que cuesta sin importar en qué plataforma tengamos que jugarlo. Su duración de diez horas (unas tres o cuatro más si queremos encontrar todos los coleccionables) sin dudas reflejan su precio y la relación de este con respecto a la calidad y cantidad de su contenido. Así que si tienen la plata para comprarlo y no les molesta jugarlo en la plataforma de Epic Games, no lo piensen dos veces, porque Kena: Bridge of Spirits es uno de los mejores juegos del año.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Ember Lab. Kena: Bridge of Spirits se puede adquirir en PC vía Epic Games Store por u$s 39.99 para su Edición Estándar, o u$s 49.99 para su Edición Deluxe, que incluye un Rot dorado, un báculo exclusivo para Kena y la banda sonora del juego.

Kena: Bridge of Spirits - Review
Historia70%
Gameplay95%
Gráficos90%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • Una perfecta mezcla de exploración, combate, puzzles y plataformas
  • Un espectáculo audiovisual a la altura de otros AAA.
  • Las peleas contra jefes y los adorables Rot con sus numerosos sombreros.
Lo malo:
  • Algunos problemas de optimización y caída de FPS, sobre todo en DirectX12.
  • Algunas voces son un poco exageradas o no coinciden con el rostro de los personajes.
  • El control de los Rot con el mouse cuando usan las lágrimas del bosque.
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
80%