Según un artículo publicado hoy por el sitio segmentnext, el autor habla de su especulación sobre cómo el próximo Assassin’s Creed podría estar ambientado en Japón.

Sus fundamentos están basados en los tres símbolos observados al final de Assassin’s Creed 3, lanzado en el 2012. Mientras que el Ojo de Horus se atribuye a Assassin’s Creed Origins y la letra Omega (vigésima cuarta y última letra del alfabeto griego) representa al recientemente lanzado Assassin’s Creed Odyssey, el tercer símbolo sugiere Japón Feudal como próxima locación.

De ser verdad, esta podría ser la iteración de la saga que los fans estaban esperando.