En celebración del lanzamiento de la versión de PC de Destiny 2, Bungie y Activision presentan un ViDoc (la manera canchera de decirle a documental en video) sobre las caraterísticas obligatorias y los desafíos de llevar al gran first person shooter a nuestra plataforma.

El video (lamentablemente solo en inglés) hace especial énfasis en las diferencias entre los controles de gamepad en consolas, y el mouse y teclado de las computadoras, y como fue el proceso de traducir esas sensaciones a un sistema de controles totalmente diferente. También se analizan otras particularidades que son prácticamente obligatorias en nuestra plataforma, como la tasa de cuadros por segundo liberada y la necesidad de ofrecer una gran cantidad de opciones de configuración, algo que a primera vista parecen haber cumplido.

Mientras tanto, mediante un comunicado oficial en el sitio del juego, Bungie ha tratado de aclarar la situación de los sospechados bans por la utilización de software externo de overlay al jugar a Destiny 2 (aunque el uso de las palabras del comunicado está muy calculado para no mecionar específicamente cuál es el conflicto.)

“Hemos visto muchas preguntas sobre los bans que fueron aplicados en la versión de PC de Destiny 2. Para proveer algo de información, queremos compartir algunos hechos.

Lo siguiente es cierto:

  • Destiny 2 no puede bannearte automáticamente, solo Bungie puede bannear a un jugador luego de una investigación manual.
  • Ayer hemos banneado a aproximadamente 400 jugadores en PC.
  • Los bans fueron aplicados a jugadores que estaban utilizando herramientas que implican una amenaza al ecosistema compartido del juego.
  • No banneamos (y no lo haremos en el futuro) a cualquier uso de overlays o herramientas de rendimiento, incluyendo Discord, Xsplit, OBS, RTSS, etc.

Hemos retrotraido 4 de los bans aplicados durante la beta de PC.”

Como se puede apreciar, Bungie ha tomado cartas en el asunto en gente que ha estado utilizando “herramientas que implican una amenaza” pero no mencionan específicamente cuales. También llama la atención la ausencia de FRAPS en los mencionados permitidos, cuando en otras ocasiones ha sido el software de referencia para ejemplificar este tipo de programas. Esperemos que no se trate de un malentendido de versiones o huellas identificatorias, y mientras si esperamos que se quite del medio a quienes hagan trampa y rompan la experiencia de los buenos jugadores, también sería bueno que se vuelva a atrás en los bans erroneos.