GSC Game World, el estudio ucraniano, está de regreso. Tras el cierre de la compañía años atrás durante el problemático proceso de desarrollo del esperado STALKER 2, los muchachos de Ucrania han cerrado filas, y la prestigiosa y antigua compañía del este europeo ha vuelto a la vida. Y con el regreso al mundo del desarrollo, GSC Game World pretende volver a sus propias fuentes revisitando un clásico de décadas pasadas: Cossacks.

Para aquellos que no lo recuerden o tal vez no hayan probado los juegos de la saga Cossacks en su momento, bastará con señalar el parecido de esta franquicia con otro clásico de la estrategia en tiempo real: Age of Empires. Se trata de juegos de estrategia muy “a la vieja escuela” donde la recolección de recursos y el armado de una base funcional se dan la mano con el manejo táctico de distintas unidades en el campo de batalla. Unidades que usualmente se encuentran regidas por un sistema de ventajas y desventajas al estilo “piedra, papel, tijeras”.

Cossacks 3 es un juego que apunta a recuperar aquellas sensibilidades jugables al tiempo que busca traer a la franquicia a la nueva era de la alta definición y el hardware de avanzada. Y si bien el juego logra recuperar de manera bastante efectiva la experiencia que ofrecían aquellos viejos juegos de estrategia allá por finales del milenio anterior, también es cierto que hay elementos que necesitan ser actualizados.

Cossacks 3 nos plantea ponernos al frente de alguna de entre la docena de facciones que presenta el juego. Lejos de buscar abarcar eras enteras o toda la historia humana como Age of Empires o Empire Earth, Cossacks se contenta con enfocarse en la era de la guerra temprano-imperial durante los siglos XVII y XVIII. El juego ofrece una selección de naciones de lo que podríamos llamar la zona “europeo-mediterranea”, donde naciones poderosas de Europa Occidental como Inglaterra o Francia se dan la mano con los guerreros de Europa del Este de las naciones de Rusia o Ucrania, o con los soldados musulmanes de las naciones del norte de África. La selección de facciones es bastante nutrida y cada una de ellas cuenta con sus propias características de desarrollo y unidades especiales.

Aquí debo hacer un alto para esbozar una crítica importante al juego, me refiero a la falta de documentación clara acerca de las características de las facciones dentro del título. No existe por ningún lado en el juego información acerca de las particularidades de cada facción, de sus ventajas y debilidades, ni de sus órdenes de construcción (que en algunos casos varían bastante). Si queremos encontrar esta información deberemos referirnos a páginas webs o foros especializados, algo realmente imperdonable en la escena actual de los juegos de PC.

Esta observación se hace algo más grave al reconocer que las diferencias entre facciones pueden llegar a ser notables. Por ejemplo, las facciones de Europa occidental suelen contar con un rango más variado de unidades, y se ven forzadas a desbloquear una segunda era tecnológica para acceder a los soldados más efectivos y poderosos. Las facciones orientales, como Ucrania, no tienen dos eras de desarrollo y tienen una selección más limitada de unidades, pero pueden acceder desde el comienzo a los epónimos cosacos, que se encuentran entre las unidades más poderosas del juego. Las facciones musulmanas, por otro lado, pueden construir hordas y hordas de débiles, baratos y descartables arqueros con los que montar defensas veloces y ofensivas relámpago.

Por lo demás, lo que vamos a encontrar al iniciar una partida de Cossacks es bastante clásico. Tenemos a nuestra disposición tres modos principales de juego. El modo campaña nos ofrece la alternativa de ponernos al frente de alguna nación Europea en alguna campaña pre-establecida. Estas campañas son bastante interesantes, los acontecimientos se basan fuertemente en el uso de scripts para crear escenas y situaciones, y la forma de progresión recuerda bastante a las campañas de Age of Empires II. Lamentablemente unos bajos niveles de producción en cuanto al audio y la presentación de las distintas narrativas hacen que las campañas del juego no sean del todo disfrutables.

El siguiente modo de juego es el modo escaramuza, en el cual podremos desafiar a la IA en combate abierto. Este modo es claramente el punto flojo del juego, ya que nos enfrentará con una IA muy limitada que no puede generar estrategias válidas de juego sin el uso de los scripts presentes en la campaña. Por ser un juego que se enfoca tanto en el uso de formaciones y tácticas posicionales, es bastante triste ver como la única estrategia utilizada por la IA es la de construir muchos soldados y mandarlos al frente sin ton ni son.

Cossacks 3 brilla de mejor manera en el tercer modo de juego, el modo multijugador. Las características del título hacen que enfrentarse a otro jugador humano sea la forma ideal de afrontar las batallas. En este modo es donde mejor se lucen los sistemas centrales del juego, como pueden ser el de construcción de fortificaciones o el sistema de formación para las tropas. Afortunadamente la escena multijugador de Cossacks 3 es bastante nutrida y no es difícil encontrar partidas a través de Steam.

Cualquiera que sea el modo de juego que escojamos, la dinámica del juego será casi siempre la misma. Comenzamos las partidas de Cossacks 3 con un puñado de campesinos que pueden construir edificios básicos y recolectar recursos. Los recursos son lo esperable: Comida, madera y piedra para las construcciones básicas, y tres recursos minerales para pagar por las unidades más avanzadas o los mercenarios. El sistema de construcción y expansión de la base es muy clásico. Granjas para producir comidas, un centro de tala para obtener maderas de los bosques, cuarteles para entrenar tropas, una universidad para investigar nuevas tecnologías o hasta una iglesia para generar sacerdotes que curen a nuestras unidades.

Cossacks 3 presenta sus elementos más originales en el manejo de las tropas. Al disponer de un número fijo de tropas idénticas, más un comandante y un tamborilero, podremos generar una división. Estas divisiones (compuestas de hasta 120 hombres) se manejan como una única unidad dentro del juego y pueden adoptar distintas formaciones en el campo de batalla. Por ejemplo, una formación abierta será ideal para enfrentar el fuego a distancia enemigo, mientras que una formación en cuadrado no sirve para proteger piezas de artillería en el centro. El sistema de divisiones y formaciones es realmente interesante y en el modo multijugador puede ser puesto a buen uso. Con eso dicho es una verdadera lástima que el mecanismo para crear las divisiones no este presentado de forma más clara y transparente. Al igual que ocurre con las características de las facciones, no existe en el juego indicativo ni información alguna acerca de cómo formar las divisiones y cuál es la cantidad necesaria de hombres para lograrlo.

Cossacks 3 introduce otros elementos interesantes, tales como la posibilidad de capturar artillería o de coaptar las minas del enemigo para nuestro beneficio. A pesar de estas novedades, el “feeling” general que deja el juego es algo ambivalente. En cierta forma Cossacks 3 nos hace pensar que la gente de GSC Game World estuvo guardada en el freezer durante la última década y no asistió a la evolución del genero RTS en los últimos años. Cossacks 3 es un juego que decididamente se sentiría en casa en el año 1998 por sus mecánicas. Y si bien eso puede ser un punto positivo desde un punto de vista de la nostalgia sin adulterar, la verdad sea dicha, hay numerosos elementos del juego que necesitan urgente de una actualización.

Donde sí Cossacks 3 ha recibido una actualización con respecto a las versiones previas es en el apartado gráfico. Sin abandonar la vista isométrica y los modelos bidimensionales, el juego de GSC Game World logra una calidad gráfica que no solo es apropiada para el género, sino también muy agradable a la vista. Los mapas no están enormemente detallados, pero una nutrida paleta de colores y un gran trabajo artístico en el diseño de los edificios y las unidades ayudan a generar un paquete visual más que aceptable. Los efectos de humo y los sonidos de las explosiones contribuyen a generar un ambiente de combate bastante efectivo. Desde un punto visual el único aspecto negativo es el pobre diseño de las animaciones de combate, que usualmente lleva a enfrentamientos confusos y donde es difícil seguir la acción, en especial si las unidades combaten cuerpo a cuerpo.

En definitiva, Cossacks 3 es un juego que busca recuperar elementos de la era de gloria del RTS, pero que al hacerlo se queda atrapado en aquella era, ignorando los avances el género en la última década y media. El juego es tal vez más disfrutable si lo pensamos para jugar contra otros oponentes humanos (ya sea a través de Steam o en red local), pero se queda decididamente corto en sus modos para un solo jugador. No podemos dejar de señalar nuestra alegría por el regreso de una empresa tan importante y querida como GSC Game World (y recordemos, ellos tienen los derechos de STALKER). Pero el regreso del estudio ucraniano al género de la estrategia genera más dudas que certezas.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por GSC Game World.

Cossacks 3 – Review
Gameplay65%
Gráficos75%
Música y Sonidos65%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Recupera los elementos clásicos de los viejos RTS
  • Gran nivel artístico
  • Buen modo multijugador
Lo malo:
  • Falta de documentación dentro del juego y elementos confusos en general
  • IA incompetente en el modo escaramuza
  • Diseño arcaico en general
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
29%