La época dorada de las aventuras gráficas tuvo su auge allá por los años 90, donde nacieron clásicos de culto como Grim Fandango, I Have No Mouth and I Must Scream, Day of the Tentacle, Mokney Island y Broken Sword. Pero había uno que resaltaba del resto. Seguramente muchos no lo recuerden -o tal vez jamás escucharon hablar de él- lo cierto es que The Neverhood fue, es, y será un clásico atemporal. Un Point and Click en su estado más puro, haciendo una apuesta directa por puzles simples, y si algo lo hacía resaltar del resto era su impresionante apartado artístico presentando un uso excelente del Stop Motion, con unos personajes carismáticos. ¡Cómo olvidar al viejo Klaymen!

Después de 19 años y gracias a una exitosa campaña Kickstarter, el desarrollador indie Pencil Test Studios nos trae este sucesor espiritual de títulos como Skullmonkeys y The Neverhood, reteniendo indudablemente la esencia de los mismos en todos sus aspectos. Sin embargo, su elevada dosis old-school hará que muchos gamers de esta generación se sientan desorientados y poco a gusto con la interfaz, o los rebuscados puzzles que apuntan al publico de los clásicos mencionados. Quizás la intención del developer era precisamente remontarnos a la época de los 90, dejando intencionalmente el puntero de Windows, sumado a menúes sencillos, y una jugabilidad poco intuitiva que nos exigía cliquear cada pixel de la pantalla y exprimir cada gramo de materia gris.

Armikrog propone meternos en la piel de Tommynaut, un astronauta encargado que, acompañado por su fiel compañero Beak-Beak, tendrán la dura tarea de salvar a los habitantes de su planeta, y para ello deberán encontrar una fuente de energía llamada P-onio. Mientras realizan esta búsqueda, su sufre un inesperado accidente y arriban a un planeta infestado de peligros, de manera que lo que parecía ser un simple viaje, se convertirá en toda una odisea por escapar de este exótico hábitat.

La historia se presenta mediante un puñado de breves cinemáticas describiendo los sucesos del hostil planeta y, hasta en determinados casos, nos ayudarán a dilucidar algunos de los rompecazabas. Sin embargo, el desarrollo de la trama de nuestra dificultosa misión toma un segundo plano -y por momentos hasta uno irrevelante- haciendo que la misma resulte insuficiente en cuanto a su contenido y el desarrollo de los personajes, sin terminar de explotar todos los conceptos. Una vez llegado al segundo acto -por así decirlo- tendremos un mural completamente cargado de lore, con una gran intensidad argumental que quizás algunos jugadores encuentren interesante y hasta llegan disfruten, mientras que otros puede que se sientan abrumados hasta el punto de omitirla por completo. Todo depende de nuestra predisposición para adentrarnos en la historia que, con sus pro y sus contras, cumple con su labor de presentar los temas clásicos: un villano, un héroe con su ayudante y una misión “salvar al mundo” -y/o escapar de él en este caso.

Más allá de eso, es evidente que Armikrog se inspira en gran medida de su predecesor en casi todos sus aspectos. Lo notaremos en casi todos sus apartados, ya sea desde los menús (con lo mínimo indispensable) hasta en las interacciones con nuestro entorno y los rebuscados puzzles. Pero eso no debe considerarse necesariamente algo malo, todo lo contrario. Durante cada pequeño pasó que hagamos, cada escenario, y cada intrépida pero concisa frase entre Tommynaut y Beak-Beak, sentiremos esa magia, ese carisma particular del que beben estos títulos y que lo diferencia del resto.

Adentrándonos en su apartado “jugable”, nos encontramos con un título sólido y directo. Si bien la mayoría de puzzles no suponen un reto para el usuario promedio, pudiendo ser completados con tan solo movernos un poco tras nuestros pasos, para recordar algo en especial, o directamente anotando lo que creamos importante, no dejará de hacernos sentir que esa es su principal intención: mantener al usuario en la pantalla, sin cortar la dinámica, y crear una experiencia directa en todos sus escenarios, permitiéndonos avanzar paulatinamente, sin muchos problemas. También, cabe destacar, que algunos otros se basarán en la primitiva mecánica de prueba y error, pero aun así mantendrá esa dinámica que lo caracteriza. Podría encontrarse en falta algo más de dificultad o complejidad para algunos, o un poco más de variedad en los mismos, ya que pueden resultar bastante fáciles y en ocasiones repetitivos.

Son pocos los videojuegos que usan este estilo tan particular de diseño, y con tanta eficiencia; si bien en The Neverhood podíamos apreciar detalles y escenarios increíbles, en Armikrog, con tan solo jugar unos breves minutos, las imágenes y el diseño artístico nos dejaran sin palabras, presentando animaciones llenas de vida y con un gran cariño por el detalle: en cada escena, cada movimiento, y en cada personaje, se puede ver la pasión y el esfuerzo por entregarnos una experiencia sin igual, única como pocas.

En su apartado sonoro, experimentaremos una banda de sonido de un excelente nivel, que se mezcla de forma perfecta con el escenario, y aunque algunas pistas puedan parecernos de baja calidad, no podemos decir lo mismo del ejemplar trabajo de voice acting que hay detrás, donde cada dialogo y conversación parece de lo más natural posible.

Pese a tener grandes virtudes, no está exento de sus fallos, presentando bugs que, en algunas ocasiones, nos harán cargar un punto de control anterior, o en otros momentos habrá elementos que no interactuarán como corresponde, y hasta nos encontraremos fallos o ausencias de localización en alguna escena en particular. Si bien son cosas que deberían haber estado solucionadas, considerando que sufrió una larga serie de retrasos, donde más peca Armikrog es en su duración, pudiendo ser terminado en poco más de 3 horas para los usuarios más despabilados. Pero aun así, no dejará de ser una experiencia más que agradable y memorable, que nos llevarán a través de un viaje hacia nuestra niñez y por un breve tiempo sentiremos que estamos en los 90.

Actualmente podemos encontrar a Armikrog en la tienda digital tanto de GOG, como de Steam, a un precio de $25.

Este análisis fue realizado con una copia comercial provista por Pencil Test Studios/Versus Evil.

Armikrog - Review
Historia70%
Gameplay80%
Gráficos90%
Música y sonidos70%
Lo bueno:
  • Desprende aromas a The neverhood, en todos sus aspectos.
  • El diseño de escenarios, conectados de una manera muy eficaz e interesante.
  • El apartado artístico es impecable.
Lo malo:
  • La historia no deja de ser algo sencilla, sin terminar de potenciarse.
  • Ciertos bugs que deberían haberse corregido en su lanzamiento.
  • Corta duración.
78%Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
81%