Los matrimonios pueden acabar mal. Peleas por la tenencia de los hijos, luchas en torno a la posesión de los bienes materiales, tal vez alguna visita a la comisaría tras una discusión particularmente fuerte. Pero sin dudas que Cassia de Tenos la ha pasado peor que la mayoría. Arrojada a un oscuro calabozo por su marido Marwan en el preciso momento en el que este ha decidido hacerse con el poder absoluto en el reino, el destino de Cassia al comenzar la aventura no luce prometedor. Rodeada de gigantescas arañas venenosas llamadas Corapias, su prisión es en realidad un laberinto del que nunca nadie ha escapado.

Así comienza la historia en Blackguards 2, el nuevo juego de Daedelic Entertaiment ambientado en el mundo de Aventuria, locación principal del juego de rol de mesa alemán The Dark Eye. Esta secuela (que sigue a The Dark Eye: Blackguards, de 2014) nos reúne con alguno de los personajes que participaron de la batalla contra las nueve hordas en el primer juego y nos lanza en un nuevo viaje de venganza que promete asolar las tierras del sur de Aventuria.

Is good to be bad!

La encrucijada inicial en la que se encuentra la pobre Cassia nos servirá a la vez como tutorial y como introducción de quien será a lo largo de toda la aventura nuestro personaje principal. Cuando conocemos a Cassia de Tenos encontramos a una joven sollozante y desesperada, que ha perdido todo lo que tenía en la vida y que frente a ella solo tiene la desesperación y la muerte. El laberinto en el que esta encerrada es también hogar de las Corapias, gigantescas arañas venenosas con una gran propensión por morder a la gente. Su veneno provoca alucinaciones, locura, desfiguramiento y poco a poco la muerte.

En esta etapa tutorial veremos como el cuerpo y la mente de Cassia van deteriorándose lentamente pero con firmeza tras cuatro años de cautiverio. Con la única compañía de las Corapias, su único carcelero al que solo puede oir pero jamás ver y un viejo libro que habla acerca del arte de gobernar, los días de Cassia se transforman en semanas, y estas en años. Poco a poco la joven va perdiendo su rostro y su mente al punto de que la mujer que sale del calabozo al finalizar el tutorial es muy diferente a la que vemos durante los primeros momentos del juego.

Cassia de Tenos, ahora autoproclamada Cassia Corapia, la araña plateada, es una figura tiránica. Su único objetivo parece ser la venganza, pero ella se asegura a si misma que todo lo que hace no es por venganza. No es que quiera asesinar a su ex marido Marwan y apoderarse del trono para ella, no. Cassia Corapia quiere gobernar porque eso es lo que los gobernantes hacen. “¿Qué razón necesita una mosca para volar?” se pregunta constantemente a si misma. Cassia es caos, es locura y anarquía. Y todo esto la transforma en un personaje fascinante.

Rodeando a Cassia hay un grupo de oscuros individuos, varios de ellos retornan del primer juego de la serie, como Naurim el enano o Takate, el auto-proclamado dios de las selvas. Ayudando a Cassia también esta la temible y sanguinaria legión silenciosa, un grupo de mercenarios que no esgrime palabra alguna, el silencio es su principal herramienta para provocar el terror en sus enemigos. En definitiva, tenemos a nuestra disposición un autentico ejército del mal.

La narrativa de Blackguards 2 es más que competente. La historia del juego se desarrolla principalmente a través de diarios y pequeñas escenas animadas. Pero también es posible interiorizarnos con el mundo del juego mediante la conversación con nuestros aliados y nuestros enemigos. Al terminar con cada uno de los combates Cassia tiene la opción de montar campamento o de regresar a alguna de las ciudades que estén bajo control de la legión de la Corapia. En estas escenas, además de mejorar las habilidades de nuestros personajes y comerciar, es posible charlar con nuestros lugartenientes o interrogar prisioneros, lo que da lugar a conversaciones realmente interesantes. Cassia puede además charlar con ella misma, lo que puntualiza de manera excelente la extensión del delirio y la locura de este personaje.

Cries in the desert

En el corazón de la jugabilidad de Blackguards 2 se encuentra su sistema de combate. Al comenzar cada uno de los escenarios tácticos dispondremos de un número fijo de tropas para movilizar. Por lo general podremos usar a nuestros héroes y algunos mercenarios como refuerzos. Sin embargo, en ciertos eventos especiales no contaremos con nuestros héroes, o bien nos veremos obligados a dividir nuestras fuerzas para realizar distintos objetivos de forma paralela.

Cada escenario se encuentra dividido en una grilla de hexágonos, y dispondremos a nuestras tropas en una zona inicial de despliegue. De ahí en más, aliados y enemigos se turnaran para realizar acciones, moverse, interactuar con el escenario o atacar. Las distintas misiones nos impondrán diferentes objetivos. En algunas de ellas nuestra meta será aniquilar por completo al ejército rival, mientras que en otras nos alcanzará con llegar a cierto punto del mapa o derrotar al comandante de las tropas contrarias.

Las opciones tácticas de las que dispondremos en Blackguards 2 son muchas y muy variadas. Por empezar, tenemos a nuestra disposición distintos tipos de tropas: cuerpo a cuerpo, combate a distancia y magos. Nuestros héroes caen en alguno de estos templates, por ejemplo Naurim es un guerrero especializado en el uso de hachas de combate, y en mi partida transformé a Cassia en una arquera con cualidades mágicas. Las tropas mercenarias también se ajustan a alguno de estos grupos, y adquieren diferentes capacidades a medida que vamos avanzando en la historia.

Por otro lado, el diseño de niveles nos brinda distintas posibilidades tácticas. En los escenarios en los que tenemos que defendernos de un ataque podremos colocar trampas y obstáculos para emboscar al enemigo. En otras ocasiones vamos a contar con la posibilidad de utilizar áreas contextuales dinámicas y aprovechar deslizamientos o derrumbes para acabar con nuestros enemigos.

Las opciones tácticas que nos presenta Daedelic son efectivas y en los papeles funcionan muy bien. La cantidad de opciones de las que disponemos a la hora de equipar a nuestros héroes y mejorar sus habilidades es enorme, pero por suerte esta presentada de una manera concisa y fácil de entender lo que nos va a permitir tomar decisiones importantes temprano en la partida y ajustar nuestra estrategia de acuerdo a los desafíos que se nos pongan delante.

Hay dos elementos en donde la presentación del juego deja algo que desear. En primer lugar el ritmo de los combates es algo cansino, con turnos que se vuelven interminables y que pueden provocar que perdamos una gran cantidad de tiempo, en especial porque es muy posible perder una pelea por tomar un par de malas decisiones al comienzo de la misma. Malgastar 20 minutos en una batalla perdida es bastante frustrante. En segundo lugar y en relación con lo anterior, hay ocasiones en las cuales los objetivos de la misión no son explicados de forma clara, o donde dependemos de utilizar ciertos elementos contextuales del mapa para evitar una derrota segura, lo que puede terminar en momentos de gran frustración, y algún mueble de la casa golpeado injustamente.

The Melodies  of the Creators

Visualmente, Blackguards 2 no se diferencia en casi nada de su predecesor. El juego cumple con creces si nos basamos en los estándares del género, y si bien los detalles de texturas y los modelos de los personajes no son de primer nivel, hay que reconocer que se ha hecho un trabajo bastante aceptable en cuanto a la dirección artística. En particular resaltan las abominaciones, gigantescas bestias a las órdenes del malvado Marwan, diseñadas por los “creadores” y controladas mediante el uso de melodías. El control de estas criaturas y su increíble poder en el campo de batalla serán uno de los elementos centrales de la aventura.

En cuanto al sonido, la banda musical de Blackguards 2 es aceptable sin destacar demasiado. Si es un poco más digno de laureles el trabajo de voces. A pesar de que el guión cae usualmente en lugares comunes del género fantástico cada uno de los actores de voz parece haberse tomado muy en serio sus respectivos personajes. De entre todos es Cassia la que más resalta, no solo por ser el personaje central, sino porque es muy interesante verla pasar de la autocompasión a la crueldad absoluta en cuestión de segundos, sus líneas de dialogo y la forma en la que están actuadas refuerzan la demencia del personaje.

La interfaz de usuario es bastante competente y sencilla de usar. Un menú radial nos da acceso a la mayoría de las opciones en combate, y también tenemos la opción de determinar accesos rápidos para cada uno de los personajes. Un punto negativo en este aspecto es la cámara, que es fija y no nos da la opción de cambiar su orientación, lo cual atenta contra la jugabilidad, en especial cuando muchas unidades se apiñan en torno a unas pocas casillas.

En conclusión, podemos decir que Daedelic ha hecho un trabajo más que interesante con el poco tiempo de desarrollo que tuvo esta secuela. Si bien el juego es algo continuista y no presenta demasiadas diferencias con su antecesor, una buena historia y excelentes opciones estratégicas hacen que el producto tenga valor por cuenta propia. El ritmo algo lento de cada una de las misiones y algunos problemas técnicos (en especial con la cámara) evitan que obtenga un puntaje mayor. Pero a pesar de todo estamos ante un juego altamente recomendado para los fanáticos de la estrategia y del género fantástico.

Blackguards 2 – Review
Historia80%
Gameplay70%
Gráficos75%
Música y sonidos75%
Lo bueno:
  • Gran personaje central que lleva adelante la historia
  • Buena cantidad de opciones estratégicas
  • Inspirado trabajo de voces
Lo malo:
  • Los combates tienen un ritmo bastante lento
  • Los objetivos de misión no siempre son claros
  • La cámara se entromete en la acción
76%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%