Un relevamiento realizado entre los desarrolladores que atenderan a la próxima Games Developers Conference (del 2 al 6 de marzo) ha arrojado interesantes resultados. La PC continúa siendo la plataforma de desarrollo favorita entre los desarrolladores, a pesar de un importante, y esperable, avance de las consolas hogareñas de Sony y Microsoft.

La cantidad de equipos trabajando en nuevos juegos para la Xbox One y la PS4 ha aumentado considerablemente en 2014. Un 26% de los desarrolladores han asegurado que estan trabajando en productos para PS4, mientras que un 22% tienen pensado colocar su software en la consola de Microsoft. Estos números implican un crecimiento con respecto al año anterior, donde la PS4 fue mencionada por un 14% de los desarrolladores, mientras que la Xbox One por solo un 12%. Este crecimiento es esperable, ya que el año anterior las consolas eran aún muy jovenes y su base de usuarios bastante limitada.

Pero todo esto debería importarle muy poco a la Master Race, ya que la PC sigue siendo el rey indiscutido. Un 56% de los desarrolladores, tanto AAA como independientes, que atenderán a la GDC han asegurado que tienen planeado colocar sus nuevas producciones en PC. Nuestra querida plataforma aventaja incluso a los telefonos celulares y las tabletas, que han experimentado un leve retroceso con respecto al año anterior: un 50% de los desarrolladores estarán presentando productos para moviles en marzo (frente a un 53% del año anterior).

Finalmente, la misma encuesta ha reflejado también el imparable y aparentemente inexorable avance de los metodos de distribución digitales por sobre los metodos convencionales. Un 60% de los desarrolladores dicen que la mayor parte de sus ingresos provienen principalmente de ventas digitales (29% productos digitales y 21% microtransacciones), mientras que solo el 13% obtiene la mayoría de sus ingresos de los metodos de venta por retail.

Finalmente, los eSports continúan en alza. Uno de cada diez desarrolladores que atenderan a la Gamescom dice estar trabajando en algún juego de tipo eSport, los cuales a la vez son pensados no como productos, sino como servicios que sean capaces de lograr beneficios a largo término.