A un mes del lanzamiento de la primera parte de la trilogía de Final Fantasy XIII, Square Enix lanzó su continuación titulada XIII-2, que en esta oportunidad nos trae como protagonistas a Serah (hermana de Lightning) y a Noel Kreiss, un enviado del futuro encargado con la tarea de devolver a Serah a las manos de Lightning, quien ahora se encuentra custodiando el trono en Valhalla -un lugar donde el tiempo ya no corre.

Entre las muchas mejoras, Square Enix decidió arreglar los graves errores que le dieron el triste apodo de Hallway Simulator a nuestra amada franquicia Final Fantasy. Ahora disfrutaremos de mapas que valen la pena –y se pueden- explorar. El progreso tampoco se siente lento, y al cabo de una o dos horas tendremos el control del juego y todo lo que nos ofrece: lo ya conocido pero mejorado, como el sistema de pelea, los cambios de paradigmas, el crystarium y las parties con sus roles, y lo nuevo: viajes en el tiempo, multitud de opciones, diálogos interactivos, cinemáticas interactivas, captura de animales e inclusión de las mismas a las peleas como aliadas.

En cuanto a las mejoras, se puede ver un tipo de pelea más fluido. Ahora no solo es posible cambiar de paradigma sino también de roles dentro del combate, los segmentos se cargan un poco más rápidos y seguimos contando con el auto-battle que se encargara de elegir las mejores habilidades según la información que hayamos recaudado de los enemigos con Libra o bien a prueba y error, aunque esta vez deberemos conocer mejor las ventajas y desventajas de cada rol específico para poder superar con éxito las peleas contra los bosses. El sistema de liderazgo también sufre un pequeño cambio: es posible elegir al líder en el medio de una pelea, e incluso si éste muere, la batalla  no estará perdida, dándonos una chance más para recuperarnos. Tambien podremos capturar animales salvajes y hacerlos pelear con nosotros, y subirlos de nivel para ganar nuevos ataques y mejorar sus stats. Quizás no sean lo mismo que los Eidolons, pero ni Serah ni Noel son l’Cie por lo cual no encajaban en la historia.

En algunas peleas, tendremos también cinemáticas interactivas que afectaran el resultado de la pelea. Tendremos que ser agiles con los dedos y apretar los botones correctos que aparezcan en pantalla para poder hacer más daño, subir el nivel de stagger o simplemente no perder.

Aquellos que supieron querer el sistema de combate original del Final Fantasy XIII van a disfrutarlo igual o más gracias a las pequeñas mejoras. Aquellos que no le dieron el visto bueno, es poco probable que las mejoras les hagan cambiar de opinión al no incluir cambios fundamentales, pero algo es algo.

Incluso el modo de entrar en combate ha cambiado: ahora en vez de tener que esquivar enemigos (o atacarlos por detrás para poder realizar preemptive attacks), la mayoría de los enemigos aparecerán al azar cerca nuestro. Si somos rápidos, podremos atacarlos y hacerles daño incluso antes de comenzar la pelea. Para huir de la pelea, simplemente tendremos que huir de su rango de visión como antes, aunque esta vez tendremos un indicador visual.

Los mapas cambiaron para mejor: Ahora son grandes, con secretos por descubrir, y los viajes en el tiempo crean paradojas que agregan mucha rejugabilidad al provocar efectos “no deseados”. Muchas zonas son repetidas ya que viajaremos por lugares que conocimos en la primera entrega, entre otros, pero la expansión de las mismas, las paradojas, el domar y capturar criaturas salvajes y realizar misiones secundarias desde el primer momento que tomamos el mando de los personajes aportan mucho para no sentir que estamos jugando lo mismo.

Por si esto fuera poco, es posible “cerrar” las puertas con las cuales viajamos en el tiempo, éstas funcionan como un pequeño “reset” a mitad de juego, por lo que podemos elegir diferentes opciones en los diálogos y tomar diferentes acciones y ver qué pasa. También será posible corregir “errores” y tomar caminos alternativos, haciendo que las “paradojas” sean una buena forma de incluir misiones secundarias y lograr diferentes finales.

En cuanto a la historia, esta segunda entrega pierde el fuerte foco que se había hecho en la trama original, y muchas veces el juego se siente como una gran misión secundaria y poco más. Atrás queda ese plot provocativo que nos invitaba a desafiar a los dioses que manejaban el mundo de Pulse y Cocoon, y ahora pareciera ser que nuestro único objetivo es reencontrarnos con Lightning, pero poco más se detalla.

Estamos restringidos a jugar únicamente con dos personajes, todas las historias de la primer entrega se pierden y hacen referencia de a poco en “fragmentos” que deberemos descubrir, y las poco más de 30 horas que nos da la campaña principal poco y nada aporta, teniendo que descubrir hasta el último secreto para darle algo más de sentido a la historia. Cabe mencionar que tendremos varios tipos de finales, uno canónico los otros a manera de bonus que agregan un alto nivel de rejugabilidad.

Square Enix aprendió de sus errores repudiados en la primer entrega, agregando opciones de resolución hasta 4k, resolución de sombras y anti-aliasing. Lamentablemente, el port sufra de graves problemas de performance en equipos de gama alta, aún en 1080p sin subir ninguno de los detalles mencionados.

Mientras que las opciones agregadas son bienvenidas, el port de Final Fantasy XIII-2 es un paso adelante, pero dos atrás. Al menos en Final Fantasy XIII se podía jugar a 60FPS fluídos con la herramienta de Durante, cosa que en XIII-2 en imposible aún con un Core i7 y una GTX 980.

Esperemos que Square Enix puede solucionar los problemas que causan los bajones bruscos de FPS, oscilando muchas veces entre 30 y 60 todo el tiempo, haciendo que la experiencia no sea tan agradable como Square Enix había prometido.

Al margen de la mala optimización y performance, el nivel de detalle sigue siendo para quedarse con la boca abierta, las cinemáticas siguen siendo abundantes y por si esto fuera poco el repertorio sonoro ahora es aún más extenso, teniendo una cantidad mayor de canciones y no solo instrumentales en su mayoría como antes.

A modo de cierre, Final Fantasy XIII-2 representa una mejora en casi todos los sentidos con respecto a la primer entrega. El sistema de combate ha sido mejorado a nivel mecánicas para hacerlo más interesante, podemos capturar criaturas para que peleen con nosotros y subirlas de nivel, los mapas son extensos y contienen secretos, misiones secundarias, varían según el “tiempo” y es posible resetearlos para probar distintas historias, lo cual nos da un nivel de rejugabilidad muy alto.

Final Fantasy XIII-2 - Review
Historia80%
Gameplay75%
Gráficos80%
Música y sonidos85%
Lo bueno:
  • Se ha mejorado el sistema de combate.
  • Nivel de rejugabilidad muy alto.
  • Opciones gráficas y buen apartado sonoro.
Lo malo:
  • Historia corta y pocos personajes para jugar.
  • Se extrañan los Eidolons.
  • Peor optimización que la previa entrega.
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
88%