Capcom hoy en día es sin duda alguna uno de los gigantes de la industria de los videojuegos moderna. Cuentan con algunas de las franquicias más exitosas y reconocidas a nivel mundial, como Monster Hunter, Resident Evil y Devil May Cry. Sin embargo, en las viejas épocas de los arcades ellos brillaban con otra cosa, algo que hoy no es su foco principal y que muy lejos está de serlo, que son los juegos de pelea.

Hay que entender que por aquel entonces, cuando las consolas hogareñas no eran tan populares ni tan potentes, lo más redituable que podía tener una empresas de videojuegos eran tener títulos en las salas de arcades. Si el juego tenía multiplayer, mejor. Y si las sesiones de juego eran cortas, mejor aún. Por eso, y gracias a Street Fighter 2, es que en los 90s vimos un boom masivo de fighting games. Todos los developers y publishers querían tener lo suyo, algo que generó que veamos entre 10 y 20 nuevas entregas año a año durante la primera mitad de la década.

Como era de esperarse, el género sufrió una saturación total y el 90% de las IPs de ese momento murieron esa misma década o les costó muchísimo regresar. Esto es algo que a Capcom le dolió, y un factor que los obligó a cambiar su foco principal a consolas (que, dicho sea de paso, ahí es donde los salvó Resident Evil). Poco más de 20 años después, la compañía japonesa decidió aprovechar que hoy el juego online reactivó la chispa de interés por los juegos de pelea y empaquetó varias joyas antiguas en la Capcom Fighting Collection, colección que incluye las versiones originales de arcade de sagas como Darkstalkers o Cyberbots.

Los títulos compilados son 10: 5 versiones diferentes de Darkstalkers/Vampire (2 de ellas solo existían en Japón), Hyper Street Fighter II The Anniversary Edition (la versión más completa de Street Fighter 2), los simpáticos Puzzle Fighter y Gem Fighters, y los no tan conocidos Cyberbots y Red Earth, siendo este último su primer release en algo que no sea arcades, otra novedad de la colección. La selección de juegos en sí está super bien, solo tengo una crítica y es que no están las versiones más completas de Darkstalkers que salieron en PSP y Sega Saturn, pero se los perdona porque, justamente, la idea de este paquete es que sean ports perfectos de sus versiones de arcade.

Los juegos en sí, para el que nunca los jugó, son todo lo que alguien puede esperar de un fighting game de los 90s. ¿Son lo más balanceado del mundo? ¿Tienen una cantidad de modos abismal y desbloqueables? No, no, y no. Son producciones que gran parte de su presupuesto iba a la presentación, mientras que el gameplay se refinaba año a año. Es por esto que todos los juegos se ven, tanto ahora como en esa época, impecables. Un trabajo de sprites realmente increíble y expresivo, arte conceptual que definió una época y música recontra memorable. Todo esto aplica para cada uno de los miembros de la Fighting Collection.

Digno de destacar es que están tanto las versiones norteamericanas como las japonesas de todos, y que también cada uno de ellos cuenta con su respectivo training mode con las opciones necesarias para poder investigar a fondo.

Este rejunte es algo diferente a lo que solemos ver en, por ejemplo, Sonic Origins. No es que le cambian alguna que otra cosita aquí y allá para hacerlo más lindo, le agregan algún tipo de replay value simple y listo, sino que le incorporaron el juego online a los 10 títulos que incluye, algo que desde el mismísimo vamos ya hace a este producto algo super único. Y es un muy buen online, con un netcode que funciona impecable.

Además, una función que adoré y que no vi nunca es que el juego permite buscar partidas en línea de los 10 juegos al mismo tiempo, que es algo extrañamente adictivo porque te mantiene cambiando de mentalidad todo el tiempo. Lo único que no me gustó del online es que las partidas amistosas y rankeadas son si o si 3 peleas. No al mejor de 3, ni el primero que llega a 3 gana. Son sí o sí 3 peleas y chau, que me pareció un límite bastante raro puesto que ningún otro juego hace eso o al menos dan la opción para elegir qué tantas revanchas quiere el jugador.

Finalmente, y algo que vale mucho la pena mencionar, es la hermosa galería que tiene. Un elemento que siempre destaco en cualquier tipo de análisis que hago, y algo que Capcom siempre tiene en cuenta. No solo hay posters, boxarts y demás arte ya conocido de cada una de las franquicias, sino que esta vez también hay arte conceptual y borradores de cosas tan extrañas como la pantalla de selección de personaje de algunos títulos, algo que no solo sorprende que tengan archivado en las oficinas sino que también esté en tan buen estado. Definitivamente son cosas que a mi, como fanático, me dan muchísima satisfacción ver.

Una crítica que sí tengo para hacerle, algo que suele ser tema de charla constante en estas compilaciones, es sobre el precio regional. Sobre todo en esta zona que cosas como Fightcade y similares son moneda corriente para los fans de los fighting games viejos y que también funcionan muy bien. Cuesta bastante encontrar gente en algunos juegos y es 100% por este tema. Teniendo esto en cuenta, creo que si realmente quieren vender unidades en sudamérica el tema del precio es algo que tienen que cambiar urgente.

En conclusión, la Capcom Fighting Collection cumple perfectamente con lo que busca ser. Los 10 juegos se ven y funcionan de forma increíble tanto online como offline, el modo entrenamiento complementa a la perfección, y la galería está ahí para el que quiera ir un poco más allá de la competencia.

Tiene errores muy chicos que no afectan nada a gran escala. Sí tienen que solucionar el tema del precio regional, porque siendo realistas, no hay mucho incentivo para comprar AL MENOS su versión de PC más allá de querer apoyar a la empresa.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Capcom.

Capcom Fighting Collection - Review
Gameplay80%
Gráficos90%
Música y Sonidos90%
Contenido Adicional80%
Precio60%
Lo bueno:
  • 10 ports de increíble calidad.
  • Modo online muy, muy bueno.
  • Galería con muchísimo arte único.
Lo malo:
  • Precio bastante elevado, sobre todo para los Latinoaméricanos.alto en Latinoamérica.
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.