Como todos los años, la llegada de un nuevo FIFA se ha convertido en una lotería para nuestra plataforma. A veces podemos experimentar todas las novedades técnicas de la fórmula de EA Sports, otras tenemos que conformarnos con lanzamientos que nos permiten disfrutar del nuevo contenido pero no de la mejor manera. Y fue anunciado sin pelos en la lengua: con el FIFA de este año nos toca tragar saliva y mirar al costado para poder dar el salto hacia lo nuevo, ya que nos vuelve a tocar enfrentarnos a una versión de generación anterior.

Una vez más, Electronic Arts nos pone en esa rara posición que muchos recordamos de décadas pasadas, cuando nuestra plataforma solo recibía ports de bajo calibre en comparación a las consolas contemporáneas de aquellos momentos, y hasta se llega a sentir como cuando comprábamos la misma versión pirateada de Winning Eleven pero moddeada con una actualización del torneo de fútbol local.

Pero no es todo culpa del aspecto gráfico que nos deja afuera de un mejor sistema de iluminación y un mejor efecto de cesped, sino también de la absoluta ausencia de la única gran innovación que incorporaron este año para consolas de nueva generación: HyperMotion.

Para los que nos quedamos afuera de todo esto cabe explicar que HyperMotion es un modelo de captura de movimientos y físicas que EA ha puesto en práctica exclusivamente para esta entrega, para el que se supone que existe toda una estructura de “machine learning” que reconoce el comportamiento general de los 22 jugadores en el campo de juego y adapta las animaciones en relación a una enorme base de datos que incluye muestras de millones de movimientos de jugadores reales.

Esto no solo hace que al mirar el panorama general de los 22 en cancha se vea algo mucho más natural, con animaciones únicas para cada uno de ellos en cada segundo de juego, sino que también altera constantemente el gameplay debido a que debemos anticipar el resultado de cada movimiento corporal. En teoría, toda esta magia de machine learning también ajusta la inteligencia artificial de todos los jugadores (ya sean los bots que acompañan o si jugamos contra un completo equipo de “CPU”), pero es algo que -por lo menos este año- no vamos a poder descubrir en nuestra plataforma.

Así que solo nos queda conformarnos con una actualización del año pasado, esta vez apuntalando el folklore de que todos los FIFA son iguales, con la excepción de algunas revisiones de gameplay y Ultimate Team que poco hacen para considerarlas como un verdadero cambio, y en el camino haciendo sospechar que solo la idea de llegar a cumplir con otra entrega anual responde a la necesidad imperiosa de mantener contentos a los inversores y seguir multiplicando el apartado de las microtransacciones.

Menos mal que FIFA, como franquicia, ya está conformada por una totalidad de modalidades y variables que ya se pueden explorar hace varios años, y esta vez no es la excepción. Vuelve Volta (!) pero además suma una pequeña narrativa que acompaña. Hay ligas reales de todo tipo, ligas personalizadas, el modo cooperativo Pro Clubs 22 que se puede jugar con hasta otros 10 amigos (para al que ahora le agregaron la posibilidad de iniciar un lobby con solo 4 jugadores) y muchos juegos de entrenamiento y progresión para modalidades de management en la que nos podemos poner en el lugar de director técnico/presidente de club.

Todo esto hace que FIFA 22 realmente sea una fuente inagotable de fútbol para explotar durante todo el año, pero no evita que sea tan solo una revisión del juego del año pasado (solo para nuestra plataforma y las consolas de generación pasada) con todo lo poco que eso incentiva a la gente que está medio año esperando por el próximo juego de la serie, que en definitiva, son los que más van a saber apreciar los cambios de gameplay y estructurales que propone cada nueva iteración.

Como lo venimos anticipando, el nivel técnico que repite del año pasado no hace ningún esfuerzo por presentar algun cambio general que le de una visual particular. Sinceramente, sigue siendo un juego que se ve muy bien a pesar de no ser su forma más actualizada, con un sistema de iluminación acorde y modelos complejos que siguen haciendo dudar a los despistados de si se trata de un partido real o de un videojuego. Pero con la ausencia del modelo HyperMotion, seguimos cayendo en el tradicional uncanny valley donde vemos una excelente representación de Neymar Jr. -por ejemplo- pero que se mueve igual que todos los demás. Y ni hablar del enorme contraste que se provoca al comparar modelos de jugadores que se han desarrollado específicamente con los que son conformados mediante presets de formas y colores.

Lamentablemente, otro año más se repiten los tibios -y ya lejos del realismo- comentarios de Fernando Palomo y Mario Kempes, que si el año pasado ya comenzaban a sentirse desgastados, este año ya no aportan absolutamente nada, pero no podemos hablar de cómo se compara con las versiones de consolas de nueva generación ya que no tenemos forma de probarlas.

Mientras el año pasado advertíamos sobre un FIFA de transición, ya que se anticipaba que el de este año iba a recibir un cambio evolutivo en sus bases más fundamentales, este año, al quedarnos afuera de todos los cambios, directamente tenemos que llamar la atención de todos los jugadores de nuestra plataforma para decir abiertamente que es el mismo juego pero solo con revisiones.

Tenemos el tratamiento de consolas de generaciones pasadas con la excusa de que los requisitos de sistema a los que se llevaría si nos ofrecen la versión nueva, serían muy elevados, como si ya hace años no tuvieramos sistemas con 16GB de RAM y 8 núcleos. Es una pena, pero si queremos experimentar un FIFA en toda su ley, habrá que esperar al del próximo año, o simplemente aprovechar que el 21 también está a mano a través del servicio Game Pass.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Electronic Arts.

FIFA 22 - Review
Gameplay70%
Gráficos75%
Música y Sonidos80%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Toda la solidez del juego del año pasado.
  • Se ve bien, a pesar de no ser el más moderno.
  • Infinita cantidad de modos.
Lo malo:
  • Es la versión de generación pasada.
  • La ausencia del gameplay HyperMotion.
  • No hay ningún cambio paliativo.
70%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
51%