Del director del aclamado título single-player Brothers: A Tale of Two Sons y el fundador de Hazelight Studios, responsables de A Way Out, nos llega una nueva aventura multi-género para dos jugadores que llegó para quedarse y redefinir el significado de experiencia cooperativa y trabajo en equipo.

Se trata de It Takes Two, la nueva obra maestra del sueco-libanés Josef Fares, conocido no sólo por los juegos mencionados, sino también por su frase “Fuck the Oscars!” en The Game Awards 2018, de lo cual hay un easter egg en este tercer título de su curriculum. It Takes Two no solo ha sido muy bien recibido por la crítica con puntajes que por lo general no bajan de 9, sino que a pocos días de su lanzamiento, son muchos los gamers que en foros y grupos de Facebook lo recomiendan como primera opción a cualquiera que busque un buen juego para disfrutar de a dos, ya sea para jugar con un amigo o amiga, novia o novia, o inclusive con un hijo o hija.

Previo a su lanzamiento, Fares tenían tanta fe en It Takes Two que de hecho dijo que le daría u$s 1.000 a cualquier persona que no disfrutara del juego y, al parecer, evidentemente muchos lo han estado haciendo, ya que el pasado 23 de abril, el carismático developer anunció vía Twitter que It Takes Two ya superó el millón de copias vendidas, y probablemente sean muchos millones más con el pasar del tiempo porque realmente el juego no tiene desperdicio.

Pero antes de comenzar el análisis propiamente dicho, cabe destacar que, al igual que A Way Out, It Takes Two presenta un Pase de Amigo que habilita a cualquier usuario a descargar el juego en forma gratuita, pero sólo el que adquirió el juego puede invitar a otro a jugar. En caso de descargar el Pase de Amigo vía Steam, este también tendrá que descargar EA Desktop App (previamente Origin) ya que es necesario para jugarlo online mediante los servidores de EA. En caso de no querer instalar el launcher de Electronic Arts, podrán recurrir a la herramienta Steam Remote Play para emular la experiencia local, como cuando un título cooperativo no tiene modo online, pero su conexión deberá ser lo suficientemente rápida, de modo que lo recomendable es simplemente comprarlo o instalarlo directamente de Origin para evitar problemas o lanzar dos clientes.

Ahora sí. Dejando el preludio de lado, It Takes Two comienza cuando la pequeña Rose mágicamente desata un hechizo pidiendo que sus padres vuelvan a enamorarse, luego de haberlos escuchado discutir una y otra vez sobre un inminente y casi inevitable divorcio. Con sus lágrimas vertidas en muñecos que se asemejan a sus padres Cody y May, un libro de amor representado por el gracioso Dr. Hakim, tendrá la tarea de volver a unir a los padres de esta desconsolada niña mediante una serie de sesiones de terapia, representando aspectos deteriorados de su relación como la atracción o la pasión, u otros motivos que hacen que muchas parejas den por sentado al otro (trabajo, falta de tiempo, etc.) sin darse cuenta hasta que es demasiado tarde.

El excéntrico Dr. Hakim, el libro de amor con nombre de árabe, pero con voz de mexicano, no sólo no se rendirá hasta reunir a la conflictiva pareja, sino que también nos hará reír en repetidas ocasiones, ya sea por su peculiar vocabulario o sus cómicas expresiones, las cuales definitivamente son un plus al tratarse de un juego del que quizás no esperábamos mucho en cuanto a narrativa, y en última instancia sus apariciones se harán cada vez más amenas y disfrutables.

Por medio de objetos, animales y lugares ordinarios que cobran vida -o personalidad- para crear mundos fantásticos como si se tratara de fábulas o cuentos para niños, o películas como “Querida, encogí a los niños”, dicho encantamiento obligará a los padres a reducirse (o agrandarse, según el nivel) en tamaño y a aventurarse en los alrededores de la casa y la casa misma, para poder finalmente llegar hasta Rose para poder revertir la extraña situación.

En un principio, Cody y May seguirán hablando sobre su imperiosa separación mientras se encuentran algunas dificultades o recorren todo tipo de escenarios con un nivel de creatividad y detalle sin igual, pero a medida que vayan saltando plataformas, jugando mini-juegos o solucionando la inmensa cantidad de puzles que propone el juego, se harán elogios por un buen trabajo en equipo y poco a poco se darán cuenta por qué se había perdido la chispa, tanto de la relación entre ellos e inclusive la propia de cada uno con respecto a sus proyectos personales.

La variedad de escenarios, jugabilidad y puzzles es simplemente demasiada como para ponerla en palabras (las galerías de imágenes hablan por sí solas), pero no hay duda que el juego ofrece la más sorprendente diversidad que se ha visto en un juego cooperativo hasta la fecha. Además, el hecho de que los personajes cuentan con herramientas y mecánicas de gameplay complementarias (como armas, imanes o pesos/tamaños), el juego ofrece un cierto nivel de rejugabilidad al poder intercambiar de personaje, ya sea con una nueva partida o alternando entre ellos antes de comenzar un determinado capítulo.

Dado que no hay ítems coleccionables (sólo cuatro easter eggs y/o secretos) para no interrumpir el ritmo de juego, lo cual me parece perfecto, sí nos encontraremos con 25 mini juegos para alejarnos brevemente del curso de la historia. Muchos de ellos son similares a los que podemos encontrar en un arcade, tales como los de embocar pelotas en diferentes hoyos, tiro al blanco en diferentes variantes, el clásico Whac-A-Mole y otros similares.

A lo largo de sus siete capítulos, cuya cantidad de secciones en la que se dividen varía dependiendo de cada uno (algunos son de tres partes y otros de hasta ocho), It Takes Two nos llevará un promedio de doce horas de juego, lo cual es muchísimo (en el buen sentido) para quienes busquen un juego cooperativo largo y sustancioso.

Por esa misma razón, contrario a otras propuestas cooperativas como los varios beat ’em ups que se pueden terminar en dos o tres horas (como Castle Crashers, River City Girls o Streets of Rage 4), el sensacional Lovers in a Dangerous Spacetime, o Haven, que puede ser largo dada la naturaleza de su jugabilidad, no esperen recibir la visita de un amigo para terminar It Takes Two de una sola pasada, o jugar con su novia y poder terminarlo un mismo fin de semana. Tampoco pretendan que alguien que nunca jugó un juego o agarro un gamepad de repente sepa adaptarse a los varios segmentos de puzzles y plataformas que propone el juego, porque de lo contrario los que se pueden terminar peleando son ustedes mientras buscan reavivar la llama entre Cody y May. Así que tengan paciencia con quienes juegan si no son personas con un conocimiento mínimamente básico sobre juegos en general o los periféricos (ya sea teclado y mouse o controlador), sobre todo al pelear contra algunos de los varios jefes.

La única crítica constructiva, al igual que en A Way Out, es que quizás no hubiera estado de más poner una opción para poder desactivar/activar la visualización de pantalla compartida en todo momento. Si bien esto ayuda mucho en varias ocasiones en donde un jugador no sabe exactamente lo que está haciendo el otro como para ayudarlo a resolver un puzle, a veces realmente no hace falta. De hecho, a veces nos puede confundir mirar la otra porción de la pantalla.

Son muy pocas los segmentos en los que la pantalla se ve completa, que son en su gran mayoría secciones de manejar algún vehículo (ya sea aéreo, acuático o terrestre) en donde tenemos que compartir los controles para avanzar o simplemente tratar de no caernos, como también el de ciertos puzzles como se muestra en las imágenes, u otros momentos graciosos para un jugador como el de tener que pelear con una ardilla al estilo Street Fighter con uno de los personajes.

En cuanto a la optimización, no vamos a necesitar una PC demasiado potente para disfrutarlo, ya que una placa de video de gama baja-media (RX 570, GTX 1650 SUPER) será suficiente para jugarlo en 1080p con detalles al máximo, quizás subiendo o bajando la calidad del MSAA dependiendo del tamaño de nuestro monitor. También lo hemos probado con la laptop Asus Rog Zephyrus G14 “GA401IV” equipada con un Ryzen 9 4900HS, un RTX 2060 Max-Q y una pantalla 2K de 60 Hz, y podemos alcanzar los 60 FPS en dicha resolución con el nivel de detalles más alto si bajamos un poco el MSAA. Lo recomendable en este caso de todos modos, es conectar la laptop a un monitor o televisor más grande, ya que 14″ a pantalla dividida puede ser un tanto incómodo para jugar.

Una vez más, It Takes Two se corona como el juego cooperativo definitivo y la nueva joya de Hazelight Studios, que definitivamente sigue dando cátedra sobre el significado de experiencias para dos jugadores. Quizás su costo no sea tan accesible como el de los mencionados, pero créanme cuando les diga que cada minuto de juego vale cada centavo, y al no necesitar dos copias para jugarlo, no hay mucho que pensar. Así que ya saben. Si buscan jugar o recomendar un título cooperativo, It Takes Two debería ser indudablemente su primera opción. Nada se le acerca en cuanto a contenido, variedad, temática y sobre todo, diversión. 

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Electronic Arts/Hazelight Studios.

It Takes Two - Review
Historia80%
Gameplay100%
Gráficos85%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • El mismísimo significado de experiencia cooperativa.
  • Impresionante variedad de mécanicas extraídas de diferentes géneros, junto con un sublime surtido de escenarios.
  • El Pase de Amigo que permite invitar a cualquier jugador sin necesidad de que haya comprado el juego.
Lo malo:
  • Que siempre sea split-screen, sin tener una opción para activarlo/desactivarlo.
  • Por momentos, algunos segmentos de plataformas resultan repetitivos.
  • El autoaim que resulta contraproducente al apuntar con el mouse, el cual requiere de ajustes, sobre todo para los mini juegos.
95%Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
70%