Microsoft se encuentra trabajando en una nueva función para Windows 10 que ayudará a los usuarios a liberar recursos cuando su PC se ralentice o deje de responder por completo en medio de un juego.

Si alguna vez han experimentado problemas de rendimiento durante el juego, probablemente hayan presionado el comando Ctrl-Alt-Supr (o Ctrl-Alt-Esc) para acceder al Administrador de tareas y ver si hay algún proceso -o descarga- en segundo plano que está afectando el rendimiento del juego, o produciendo lag en el mismo.

Ese es el enfoque más común y práctico, especialmente en un dispositivo que incluye una larga lista de aplicaciones y procesos. En esos casos que no puedan acceder al Administrador de Tareas en medio del juego (ya sea por una cuestión de visibilidad o el que el juego no permita hacer Alt+Tab), Windows 10 permitirá, mediante una nueva función, monitorear los recursos y los procesos en segundo plano sin salir del juego.

Este nuevo monitor de recursos se implementará para los usuarios como parte de la actualización de la barra de juegos de Xbox en Windows 10. Una vez que se actualice la barra de juegos, podrán ver el monitor de recursos presionando la tecla Windows y la tecla G juntas.

Como se puede observar en el GIF debajo, el nuevo monitor de recursos de Windows 10 viene con un diseño moderno y lo ayuda a decidir qué aplicaciones y servicios eliminar, y cuáles seguir ejecutándose cuando nos demos cuenta que los FPS caen en medio de un juego.

Si no están familiarizado con los procesos y servicios que se ejecutan en segundo plano, pueden ver los recursos reales utilizados y los porcentajes de aplicaciones / servicios. Además, para descubrir qué aplicaciones siguen ejecutándose, podrán filtrar los procesos por porcentaje de recursos y eliminar los procesos extraños haciendo clic en el botón “X”.

También vale la pena señalar que se podrá usar el reemplazo del Administrador de Tareas moderno para liberar recursos cuando no están jugando.

La adición de un monitor de recursos incorporado a la barra de juegos se produce después de que Windows 10 se actualizó el año pasado con la capacidad de monitorear el FPS durante el juego. El año pasado, el gigante de la tecnología dijo que estas nuevas características apenas están comenzando a implementarse y habrá más mejoras para juegos en los próximos meses.