Quienes crecimos en Argentina en la década del 90 seguramente recordemos con una sonrisa a Supermatch, aquel programa de juegos australiano “doblado” para estas tierras (su verdadero nombre era “It’s a Knockout”) en el que se enfrentaban equipos de las distintas regiones de Australia en coloridos juegos de resistencia, habilidad y agilidad. Programa que a su vez debía sus raíces a los viejos programas de concursos franceses, británicos o japoneses que se hicieron famosos en el mundo por aquel entonces.

Fall Guys: Ultimate Knockout, el nuevo juego de Mediatonic y Devolver Digital, es Supermatch hecho juego, mezclado con una enorme dosis de humor y una pizca de Battle Royale. Se trata de un juego que funciona bajo las máximas de simpleza y diversión, pero que a la vez esconde una vena fuertemente competitiva una vez que los rangos de los participantes fueron reducidos y la batalla final por la ansiada corona se hace más cercana.

En Fall Guys interpretamos a uno de los epónimos personajes, una suerte de frijolitos animados que pueden vestir sobre su piel una serie de skins y accesorios de personalización (obtenibles con moneda in-game o mediante la compra de packs cosméticos). En cada juego de Fall Guys participan hasta 60 concursantes en una serie de carreras, pruebas de resistencia, justas por equipos y hasta juegos de memoria. Al finalizar cada juego o etapa, un número determinado de participantes son eliminados, y al llegar a la etapa final aquellos que sobrevivan competirán en un último juego por la preciada corona. Solo puede haber un ganador, y lograr la victoria será posible mediante una combinación de habilidad, suerte y oportunismo.

Fall Guys es un juego extremadamente simple de controlar. El arsenal de movimientos de nuestro pequeño avatar es muy limitado y cumple funciones básicas. Además de moverse en cualquier dirección, los frijolitos solo pueden saltar, lanzarse hacia adelante y hacer un movimiento de agarre que cumple varias funciones en los diferentes juegos. Esta simpleza es en realidad el gran punto a favor del juego, ya que Fall Guys es un juego que cualquiera puede entender con solo ponerse tras los controles unos segundos. La inexistente curva de aprendizaje hace de este juego el “Party Game” ideal y asegura grandes momentos de diversión a cambio de una inversión prácticamente nula de esfuerzo en aprender sistemas de juego.

Claro está, la crema y nata de Fall Guys son sus minijuegos. Con más de una veintena presentes al momento del lanzamiento, Fall Guys incluye suficiente variedad para no volverse aburrido tras jugar varias partidas. Los juegos, a grandes rasgos, se dividen en diferentes categorías. Las carreras son desafíos individuales, en las cuales los participantes pugnan por alcanzar la línea de meta mientras atraviesan una pista de obstáculos. Los juegos por equipos, que nos colocan en partidas cooperativas con otros jugadores ordenados por color en pos de derrotar a los otros equipos y lograr la clasificación. Las pruebas de supervivencia, las cuales nos proponen aguantar en un escenario cambiante para quedar entre los clasificados. Y los juegos del estilo “King of the Hill”, que suponen cumplir una condición especifica antes de que se acabe el tiempo de la partida. Cada una de estas categorías de juego tiene suficiente variación hacía su interior como para otorgar experiencias distintas, e incluso existen algunos minijuegos muy originales, como una versión del juego de la memoria que nos propone memorizar las imágenes que identifican plataformas antes de que estas desaparezcan bajo nuestros pies.

El otro gran punto fuerte de Fall Guys es su enorme grado de personalidad. Hay en este juego más colores que en la caja más grande de crayones, y el sistema de físicas estilo ragdoll es un generador automático de situaciones de comedia. Algunos minijuegos, como la barra giratoria, terminan por devenir en cuerpos de frijolitos volando por toda la pantalla, por lo que las risas están siempre aseguradas. El juego es tan colorido y agradable que la victoria y la derrota se disfrutan por igual, y las situaciones que surgen de sus simples pero acertados sistemas aseguran siempre una buena dosis de risas. Todo esto puntualizado por una banda sonora frenética y entretenida que se acopla perfectamente al caos en pantalla.

Y, sin embargo, a pesar de su estética amigable y su tono descontracturado, en los momentos finales de Fall Guys aparece un grado de tensión similar a lo que podemos encontrar en otros Battle Royales. Alcanzar la victoria en Fall Guys no es una empresa tan compleja como lograr el primer “Chicken Dinner” en PUBG, pero aun así la lucha en los momentos finales de cada partida siempre se vuelve una pelea desesperada por ser el último en pie sobre la plataforma o el que termina el tiempo en posesión de la preciada cola en los juegos de estilo “King of the Hill”. Este fragmento del ADN de los Battle Royale le cae muy bien a Fall Guys y evita que el juego se sienta algo vacío de propósito.

El fabuloso éxito de Fall Guys en los primeros días tras su lanzamiento (más de dos millones de ventas en Steam) trajo aparejado bajo el brazo una serie de problemas de conectividad. De momento el juego es propenso a caídas de los servidores y picos de lag debido a la enorme e inesperada cantidad de usuarios que intenta entrar a la colorida arena a lo largo del todo el día. Por otro lado, Fall Guys se siente algo escueto de contenido en cuanto a modos de juego y elementos sociales. De momento, solo es posible armar grupos de hasta cuatro jugadores para abordar las partidas con amigos, y no hay otra forma de jugar que no sea el modo masivo online. Un juego de este estilo podría beneficiarse muchísimo con el uso de servidores de la comunidad, la oferta de modos a pantalla dividida o la posibilidad de armar grupos más numerosos.

Aún con estos problemas mencionados, Fall Guys es un juego extremadamente entretenido que funciona de manera perfecta en dosis cortas. Cada partida completa no dura más de 15 minutos, y la simpleza del juego permite que cualquiera pueda ponerse detrás de los controles, incluso gente con conocimientos apenas rudimentarios de como se maneja un gamepad. Todo esto, aparejado con la colorida presentación del juego, hacen de Fall Guys un juego recomendable para todo tipo de jugadores.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Devolver Digital

Fall Guys: Ultimate Knockout - Review
Gameplay90%
Gráficos80%
Música y Sonidos90%
Multiplayer90%
Lo bueno:
  • Sistemas sencillos casi sin curva de aprendizaje.
  • Buena variedad de minijuegos que mantienen fresca cada partida.
  • Toneladas de humor.
Lo malo:
  • Algunos problemas de conectividad.
  • La ausencia de modos de pantalla dividida.
  • El limite de cuatro jugadores que pueden sumarse a un grupo.
85%Nota Final
Puntuación de los lectores: (16 Votes)
71%