No es ninguna novedad que el remake de Resident Evil 2 fue un gran triunfo para Capcom, ya sea por el gran recibimiento por parte de los fans o los medios de prensa, como también su éxito comercial tras anunciado el publisher que habían vendido más de cinco millones de copias (más que su versión original de 1998) en diciembre del 2019.

Al mismo tiempo que Capcom se encontraba finalizando el desarrollo del nuevo Resident Evil 2, lanzado en enero del año pasado, ya habían comenzado los rumores de que el remake de la tercera entrega, publicada originalmente a fines del 1999 para la consola PlayStation, también recibiría el mismo tratamiento de remake.

Así es cómo el publisher anunciaba el pasado 10 de diciembre, que el remake de la famosa trilogía de zombis, también recibiría su remake el 3 de abril del 2020, y con muchas expectativas de por medio. Poco a poco, los previews de varios sitios reconocidos aclaraban algunas de las dudas sobre el remake y sus novedades con respecto al original, aunque también eran heraldos de malas noticias, como por ejemplo la eliminación de puzles y algunas de las zonas (el Parque, el Cementerio, la Torre del Reloj) y, peor aún, la exclusión de las elecciones que podíamos realizar en algunas partes del juego, lo cual les daba a los jugadores -al menos- un mayor grado de rejugabilidad -o al menos un segundo playthough.

Todo empeoró cuando se supo que el juego duraba en promedio unas cinco horas de juego. Esto es algo que, considerando su precio de u$s 59.99 (el cual no está tan lejos en Steam en algunos países de Latinoamérica), ciertamente no ayudó a los fans a comprar el juego ciegamente como lo con hicieron el previo remake. Si bien este nuevo Residente Evil 3 incluye el componente multiplayer Resistance, está claro que Capcom lo incorporó porque sabían que no era justificable un juego de cinco horas y de menor calidad por dicho precio.

Con excepciones de Dead by Daylight y algún otro, son pocos los títulos multiplayer asimétricos (en este caso 4vs1) que suelen tener éxito en el mundo del gaming (Evolve y la reciente beta de Predator: Hunting Grounds son prueba de ello), y probablemente Resistance no sea una excepción, sino más bien un relleno para justificar la etiqueta de u$s 59.99. Y, aun así, a los fans de la trilogía clásica, probablemente no tengan ningún tipo de interés en Resistance, por más que se haya incluido en forma gratuita. Por eso es que, en este review, sólo analizaremos Residente Evil 3, y quizás más adelante su porción multijugador.

Como muchos sabrán, Resident Evil 3 transcurre entre los eventos previos y posteriores a Resident Evil 2, específicamente 24 horas antes de que comenzara a esparcirse descontroladamente la epidemia del virus de Umbrella en Raccoon City. Aquí es dónde Jill, cuya investigación sobre el incidente en la mansión Arklay fue ocultada y se encuentra ahora suspendida de la policía, es repentinamente atacada por Némesis, una variante del virus Tyrant, diseñado para cazar a los miembros restantes de S.T.A.R.S. para que no develen la verdad sobre la ominosa compañía.

Así es cómo Jill intentará, a lo largo de varios segmentos, escapar de este implacable y gigante monstruo que, a diferencia de Mr. X (su variante más rudimentaria y menos resistente e inteligente) utiliza todo el potencial de sus mutaciones, como también armas de fuego descomunales para acabar con la vida de nuestra protagonista.

La jugabilidad de este remake en cuanto a ítems y gunplay, como era de esperarse, es exactamente la misma a la del 2, agregando únicamente un movimiento de evasión que, en caso de realizarlo correctamente, hará que Jill golpee a sus enemigos en forma de contraataque o los esquive (en el caso de enemigos no regulares o Nemesis) para tener una oportunidad adicional de acribillarlos, ya sea con armas o con el cuchillo -que ahora no tiene límite de usos como en el 2.

Como se había anunciado desde un principio, este remake está más orientado a la acción que a los puzzles, los cuales son básicamente nulos. El backtracking por supuesto existe, pero, más que nada para buscar ítems que previamente no podíamos agarrar, tales como las decenas de candados, para los cuales tendremos que abrir con una ganzúa.

El problema es que, al haberse eliminado algunas zonas del juego, sin importar cuan chicas eran, el diseño general del mapa es claramente más grande, pero se siente demasiado chico y limitado al recorrerla. La falta absoluta de puzles y su obligatorio backtracking, hacen que el juego se sientea más como un arcade que como un Resident Evil clásico, más allá de que el 3 no fue necesariamente el mejor de la trilogía en cuanto a estos aspectos.

Jugando algunos de los segmentos con Carlos, nos encontraremos con escenarios y personajes familiares de Resident Evil 2, tales como la estación de policía de Raccoon City y el teniente Marvin Branagh cuando es mordido por un zombi, pero al haber recorrido la estación de policía poco más de un año, el elemento de sorpresa termina siendo más redundante que otra cosa. Y así es como se siente este remake de Resident Evil 3 en general de principio a fin, como algo innecesario, redundante y en cierto punto, hasta aburrido.

Si bien los gráficos del remake de Resident Evil 3 son, en principio, buenos, a la larga no terminan impresionando tanto como en el remake del Resident Evil 2, más que nada por una cuestión artística. Es cierto que los espacios son muchos más abiertos y los carteles de neón tienen su encanto, pero la falta de atención al detalle y la iluminación en algunos rincones de los mapas, hacen que este remake no esté a la altura de su predecesor en términos generales. La falta de una mejor solución de anti-aliasing, inclusive en resolución 4K, tampoco ayuda mucho, y algunos exquisitos -como yo- evitamos el uso de FXAA, sobre todo a la hora de jugar o capturar imágenes. En caso de no usar esto último, los bordes serruchados se ponen en evidencia en todo el juego, y tener que recurrir a esta opción o a Profundidad de Campo y/o Aberración Cromática para esconderlos, no es una opción válida para algunos.

De su optimización de Resident Evil 3 remake no podemos objetar nada porque, al igual que en el remake del 2, en 1080p e inclusive 1440p, funciona perfecto con detalles al máximo con tarjetas gráficas de gama media. Quizás en 4K el rendimiento no sea perfecto (con un i9 y una 2080 RTX Ti suele haber algún que otro bajón de FPS dependiendo de la zona) pero nada demasiado evidente.

Si hay que destacar los modelos de prácticamente todos los personajes del juego. Durante las cinemáticas se hacen acercamientos a los rostros y aquí es dónde el RE Engine se luce como nunca, llegando a ver la transpiración y los poros de la piel, tanto en la cara de Jill y Carlos, como también las de otros personajes como el villano Nikolai Zinoviev. Quizás el menos impresionante, al menos de lejos, sea el mismo Nemesis, pero sus tres transformaciones son fabulosas, con un aire a los jefes de los Dark Souls.

En pocas palabras, el remake de Resident Evil 3 es sin duda una decepción en varios aspectos, y a un costo que definitivamente no lo vale. No cuenta con puzzles de ningún tipo ni con algunas áreas mencionadas de la versión original (incluyendo por supuesto el jefe Gravedigger del cementerio), y sin el mecanismo de poder elegir entre diferentes situaciones, lo cual evita diferentes finales o playthroughs. Se siente más como un juego de acción lineal que como un Resident Evil, y eso dice mucho.

Si Capcom hubiera lanzado este remake a modo de DLC para el 2 o como título individual por de u$s 29.99, quizás lo hubiera aceptado, porque después de todo es un remake, no un remaster, pero por cinco horas de juego (promedio), probablemente esperaría una oferta de 50% de descuento (como mínimo), sobre todo si no tienen intenciones de jugar su porción asimétrica multiplayer. Su nuevo modo de dificultad, Inferno, agrega una capa de dificultad adicional (los jefes son más rápidos y agresivos) y nuevos enemigos con respecto al modo Hardcore, pero, a menos que sean masoquistas por deporte, no hay razones realmente válidas para jugarlo una segunda vez.

Quizás es necesario mencionar la Tienda que se desbloquea (en la parte de bonificaciones) al finalizar el juego por primera vez, en la cual podremos comprar una variedad de ítems y armas mediante puntos otorgados al cumplir determinados logros -cuya lista también se encuentra en la parte de Bonus. Algunos ítems serán ideales para speedrunners, mientras que algunas de las armas serán necesarias para jugar de convencional en dificultad Hardcore, y sobre todo Inferno.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Capcom. Pueden ver videos de todas las transformaciones de Nemesis y el final del juego en nuestro canal de YouTube, y pueden encontrar más imágenes en 4K en este enlace.

Resident Evil 3 Remake - Review
Historia60%
Gameplay60%
Gráficos85%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Buenos gráficos y optimización.
  • Los modelos y las voces de los personajes.
Lo malo:
  • Gameplay repetitivo y prácticamente lineal.
  • Ausencia de puzzles, las zonas y el sistema de elecciones del original.
  • Precio elevado con respecto a su duración, sobre todo en algunos países de Latinoamérica.
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (34 Votes)
35%