Solo un puñado de días fueron los que trascurrieron entre el anuncio de Corruption 2029 y su lanzamiento oficial. Nadie esperaba un nuevo juego de The Bearded Ladies tan pronto, más aún luego del éxito de Mutant: Year Zero – Road to Eden. Los desarrolladores bien podrían haberse dormido en sus laureles o dedicarse a sacar más contenido y expansiones para su anterior juego. Y sin embargo, sin bombos ni platillos, ya tenemos en nuestras manos Corruption 2029

Si bien no se trata de una continuación directa de Road to Eden, Corruption 2029 carga a cuestas con los principales rasgos de identidad que componían aquel título, al menos desde un punto de vista de las mecánicas de juego. Al igual que en Road to Eden, cada misión de Corruption se divide en dos etapas claramente diferenciables. En una primera etapa, nuestras unidades robóticas son libres de explorar el mapa en tiempo real, infiltrarse tras las líneas del enemigo y acabar de manera silenciosa con guardias aislados o patrullas compuestas por unidades adversarias débiles. La segunda etapa estalla cuando encontramos un obstáculo que no podemos superar de manera silenciosa, y se compone de un sistema de combates tácticos por turnos que no se diferencia demasiado de lo visto en juegos como XCOM, Phantom Doctrine o el propio Road to Eden.

Esta faceta del juego merece un análisis un poco más detallado que dejaremos para más adelante en esta reseña, antes es necesario hablar de otro elemento del juego: la historia y el mundo que reviste a estas mecánicas jugables. Aquí, lamentablemente, Corruption tiene muy poco en común con Road To Eden. Donde en aquel juego la personalidad de nuestro grupo de pintorescos mutantes ayudaba a dotar a la narrativa de un grado importante de inmersión, en Corruption 2029 nos vamos a encontrar con una historia sosa, unidades aburridas y un telón de fondo que poco hace por resaltar las mejores cualidades del título.

A grandes rasgos, la historia de Corruption 2029 nos narra los acontecimientos de una nueva Guerra Civil Norteamericana entre dos facciones, la NAC y la UPA, que son prácticamente intercambiables. Como agentes de la UPA, nuestra misión es guiar a tres “unidades” en misiones de infiltración y sabotaje. Estas unidades son una suerte de soldados aumentados controlados remotamente por un operador, que por caso seriamos nosotros, los jugadores. Es un pequeño y aceptable “meta comentario” sobre la naturaleza de los juegos de estrategia, pero hasta ahí llega la parte interesante de la narrativa de este juego.

Nuestras tres unidades son prácticamente iguales, sus sets de habilidades y armas son absolutamente intercambiables y pueden ser modificados en todo momento, usualmente de acuerdo a lo que requiera la misión. De esta manera, Corruption carece del nivel de personalización presente en juegos como XCOM o Phantom Doctrine. La ausencia de Perma-death y las condiciones casi binarias de éxito y fallo en las misiones hacen que la campaña del juego carezca de momentos realmente interesantes.

Esto se ve agravado por el monótono diseño de escenarios, los cuales no solo son poco interesantes sino que muchas veces se repiten en las distintas misiones. Creo que perdí la cuenta de las veces que limpie el motel de unidades de la NAC, y ya para la tercera estaba cansado de pelear en ese mismo escenario. Las tropas enemigas presentan algunos desafíos interesantes, con francotiradores, unidades pesadas y comandantes rivales que pueden agitar un poco la acción, pero las sorpresas no son ni muchas ni variadas.

Si bien, como habíamos mencionado, la faceta jugable del juego es aceptable, esta también presenta algunos problemas. Por el diseño de la mayoría de las misiones, nuestro pequeño escuadrón de tres hombres se encontrará siempre en una desventaja numérica y armamentística prácticamente inconmensurable. De esta forma, la única forma de superar las misiones con éxito es hacer un correcto uso de la faceta de infiltración. Esto genera la sensación de que Corruption es menos un juego de tácticas y estrategia y más un juego de puzles. Si no realizamos la “limpieza” de unidades menores en cada escenario de manera correcta, la batalla contra las tropas finales se nos hará prácticamente imposible.

Y esto es una lástima porque es en estas batallas donde Corruption 2029 saca a relucir sus mayores fortalezas. El juego nos brinda un arsenal de armas y habilidades que harán las delicias de los aficionados a los juegos de tácticas. Desde disparos especiales que pueden deshabilitar o congelar a los enemigos hasta habilidades de movimiento que permitirán a nuestros hombres saltar largas distancias o romper paredes y barreras protectoras. El correcto uso de estas habilidades y del arsenal de armas nos permitirá obtener la victoria contra tropas más numerosas y mejor equipadas.

Desde un punto de vista audiovisual, Corruption 2029 presenta un apartado visual similar al de Road to Eden desde lo técnico, pero muchísimo menos interesante desde lo artístico. Las unidades propias y enemigas presentan rasgos militares combinados con elementos del estilo cyberpunk, pero los diseños en general presentan muy poca inventiva. Algo similar ocurre con respeto a los sonidos del juego y el trabajo de voces, serviciales ambos, pero nada memorables.

Otro elemento interesante de Corruption es que, al igual que Road to Eden, es un juego de combates tácticos que se lleva muy bien con el uso de un gamepad. En lo particular, encontré al gamepad mucho más cómodo que el teclado y mouse durante la fase de infiltración, y lo inverso ocurre en la fase de combates tácticos, de contar con la opción, recomiendo tener a mano los dos esquemas de control.

En definitiva, Corruption 2029 es un juego bastante decepcionante, en especial si tenemos en cuenta que el peligre que montó The Bearded Ladies gracias al éxito de Road to Eden. No es un juego completamente carente de puntos positivos, ya que sus fases de infiltración y combates tácticos están bien pensadas. Pero la falta de balance en algunas misiones y la naturaleza absolutamente pedestre de la historia y el apartado audiovisual hacen de este juego una oferta inferior en el catálogo de la joven empresa.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por The Bearded Ladies.

Corruption 2029 – Review
Historia50%
Gameplay70%
Gráficos60%
Música y Sonidos60%
Lo bueno:
  • Buen sistema de combates tácticos y habilidades.
  • Se lleva muy bien con el esquema de control tanto de gamepad como de teclado y mouse.
Lo malo:
  • Historia absolutamente pedestre.
  • Apartado audiovisual apagado y aburrido.
  • El balance entre la fase de infiltración y la de combate no siempre es el mejor.
60%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
30%