A casi un año y medio de su anuncio en la Blizzcon 2018, Blizzard finalmente lanzó ayer la versión remasterizada de su clásico RTS, Warcraft 3: Reforge, aunque los fans no están muy contentos con el trabajo que ha hecho el developer en esta nueva edición.

Según se puede ver en las imágenes debajo, los cambios son mínimos e inclusive algunas texturas y objetos tienen menos detalles que en el original del 2002. La interfaz de usuarios mostrada en el 2018, tampoco es la misma observada en la versión estrenada ayer.

Si bien Blizzard había anunciado que as cinemáticas (tanto in-game como animada) no serían como las mostrado en la BlizzCon 2018, no esperábamos que las diferencias fuesen tan mínimas. Las in-game particularmente, dejan mucho que desear en cuanto a visual y cámaras.

Cómo todo esto ha sucedido, es de no creer. Se entendería si se tratara de una compañía indie con pocos recursos o de un juego con requisitos altísimos, pero estamos hablando de Blizzard y de un remaster de un juego del 2002. Evidentemente Blizzard ya no es lo que era… ya no es lo que era…