Microsoft anunció hoy que, a partir del 14 de enero del próximo año, Windows 7 ya no recibirá parches ni actualizaciones, lo que significa que los usuarios o developers ya no tendrán soporte adicional.

El soporte tradicional concluyó en enero del 2015, pero Microsoft continuó brindando correcciones de errores y actualizaciones como parte de su servicio de soporte extendido, que es de cinco años.

Sorprendentemente, actualmente hay un 30.24% de los usuarios de Steam que aún utilizan Windows 7 de 64 bits, mientras que solo el 1.82% usa su variante de 32 bits.

Por qué los usuarios de Windows continúan utilizando Windows 7 para juegos es un tanto inentendible hoy en día, pero, sin importar sus razones, los mismos tendrán un año más para ir contemplando su traspaso a Windows 10.

Por supuesto, Windows 7 no dejará de funcionar, pero es posible que algunos developers ya no den soporte para sus juegos.