Hace pocos días, SteamDB descubrió una lineas de código únicas en la base de datos de Steam, en las que se observa que Valve estaría trabajando secretamente en habilitar herramientas de compatibilidad que permitirían que los juegos desarrollados en Windows pudieran ser ejecutados en Linux, de manera similar a Wine, la famosa aplicación que se vienen desarrollando hace años en Linux y otros sistemas operativos Unix.

El código encontrado por SteamDB parece referirse a un modo de compatibilidad aún no revelado, completo con elementos de interfaz gráfica, un menú de configuraciones y lo que parece ser la habilidad de poder forzarlo. Dicho servicio se llama Steam Play y descripción es la siguiente:

“Steam Play instalará de manera automática herramientas de compatibilidad que te permite jugar juegos de tu librería que fueron creados para otros sistemas operativos.”

Curiosamente, la descripción de otra herramienta diferente explica que los usuarios podrán seleccionar una herramienta de compatibilidad para usar con juegos que no fueron probados específicamente en sus plataformas, lo que se refiere a juegos hechos para Windows que no incluyen soporte para Linux.

Estos paquetes no hacen referencia especifica a las clásicas herramientas de compatibilidad como Wine o DOSBox, de modo que Valve podría estar trabajando en su propia solución.

Confirmado o no, está claro que algún tipo de desarrollo se viene realizando, dado a que se pueden ver un gran número de actualizaciones para los Manifiestos de Compatibilidad de Valve para pruebas de Beta, aunque la actualización más reciente es de hace 2 meses.