El estudio canadiense Spearhead Games, responsables del sensacional e infravalorado Stories: The Path of Destinies, nos sorprende con otra original aventura que, nuevamente, hace énfasis en la narrativa (quien en parte colaboró el legendario Chris Avellone) y un reducido pero carismático elenco de personajes.

Contrario a Stories, en donde la jugabilidad y los resultados de nuestras decisiones se basan en prueba y error (como en la película Edge of Tomorrow) hasta llegar a un final acertado, en Omensight nuestra labor como Harbirger, será la de restaurar al mundo de Urralia luego de que un grupo de fanáticos opositores al gobierno de turno, invocara al dios oscuro Voden para acabar con sus enemigos y ponerle fin a la guerra. Sin un conocimiento debido sobre el alcance de esta ominosa entidad, el mundo se ve inevitablemente consumido y, en nuestro rol como último recurso para salvar a Urralia, tendremos que viajar en el tiempo para resolver el misterioso asesinato de la Sacerdotisa Pagana (quien era la única que podía detener la amenaza mencionada), para así revertir las acciones que condujeron al desafortunado desenlace.

Así es como nuestra guerrera mística, quien solo aparece en tiempos de crisis y puede regresar en el tiempo un día (durante varios días) antes de la aparición de Voden, deberá recorrer los campos de batalla de ambos bandos y desde diferentes perspectivas, en pos de seguir pistas y descifrar un gran número de incógnitas que permitirán evitar la catástrofe. Al realizar un significativo avance en nuestra investigación, se nos otorgará con el poder “Omensight” (que literalmente significa “visión de un presagio”) que luego podremos transmitir a nuestros aliados y/o sospechosos con todo el conocimiento acumulado a través de los días.

Dada la naturaleza cambiante de la historia, en algunos días tendremos que elegir entre atacar a estos personajes, o usar el poder Omensight en ellos. En caso de equivocarnos, podremos repetir nuevamente ese día, pero con la opción de adelantar todo nuestro progreso hasta llegar al punto crítico de la elección -contrario a Stories en donde había que volver a jugar todo el episodio.

Gracias a las sugerencias de la Bruja, quién se encuentra en una zona donde el tiempo y el espacio no existen y que, gracias a ello el Árbol de la Vida que se encuentra ahí nos permite regresar un día atrás en el tiempo, es poco probable que tomemos decisiones equivocadas, o que tengamos que repetir un día -si usamos un poco de sentido común. Esto es algo que en Stories no solía suceder, y por momentos tener que repetir un mismo camino resultaba un tanto frustrante.

Pero detrás de todas las decisiones y una narrativa que nos absorberá hasta el final, como si se tratara de una película o libro del que no nos podemos despegar, Omensight se presenta con un sistema de combate simple, pero lo suficientemente efectivo para acompañar a los diferentes personajes y despachar sus respectivos enemigos. Los enfrentamientos segmentados se asemejan a aquellos de juegos como la trilogía de Prince of Persia, Batman Arkham o Shadow of Mordor, solo que en una perspectiva isométrica y con una cámara dinámica. Podremos realizar ataques y combos con golpes ligeros y pesados, teniendo que esquivar a su vez ataques enemigos constantemente. Además, tendremos a nuestra disposición un puñado de habilidades (proyectil mágico, dash, burbuja de tiempo y arrojar objetos) que iremos adquiriendo al subir de nivel, y que se actualizarán al subir más niveles del personaje luego de adquirirlas a todas.

Por medio de cristales obtenidos de cofres y objetos rompibles (como barriles o vasijas), podremos adquirir mejoras tanto para nuestro personaje como para aquellos que nos acompañan. Entre ellos encontramos salud, energía, daño de ataque y para combos, como también actualizaciones para las habilidades varias. Cabe destacar que, dado el imperioso ultimátum en que nos encontramos, los personajes que nos acompañan suelen quejarse (cada uno con su propio estilo dependiendo de su temperamento) cuando nos detenemos a destruir estas piezas. Por supuesto, esto no nos afecta moralmente ya que -inicialmente- no comprenden la gravedad de la situación y su rol ella.

El combate, aún con su falta de profundidad y repetitividad, resulta funcional y hasta desafiante, sobre todo si jugamos en una dificultad por encima de la segunda (son cinco en total). Vamos a tener que poner a prueba nuestros reflejos para esquivar ataques y saber cuándo hacerlo (dado que la cantidad es limitada, pero actualizable) inclusive en la dificultad normal.

La queja más grande son los controles con teclado y mouse, más allá de que el juego recomiende enfáticamente en usar gamepad. Omensight cuenta con dos esquemas de controles para teclado y mouse. Con aquel por defecto, tendremos que mover al personaje moviendo el cursor en la pantalla y presionar la W para avanzar, y atacar con ambos clics. En ciertas contiendas, moverse con la W mientras peleamos contra un grupo de cinco o más enemigos, definitivamente no es muy cómodo. El segundo esquema nos permite mover al Harbinger con el clic izquierdo, pero tendremos que atacar con A y D, lo cual es poco intuitivo, y algo a lo que los usuarios de PC tampoco estamos acostumbrados en este género o perspectiva.

Ante esta incomodidad en los controles, le hicimos llegar nuestro feedback al developer, preguntándoles si podían implementar una tercera opción para mover el personaje con WASD y atacar con ambos clics, y nos dieron acceso a una build previa del juego (de cuando aún se llamaba Legends) que permitía personalizar los controles, y las peleas se sentían mucho más naturales y fluidas. Según Malik Boukhira, Director Creativo de Omensight y co-fundador del estudio, esta tercera opción se agregará posiblemente esta semana, y es sumamente recomendable para aquellos que prefieran usar teclado y mouse. Si bien el personaje tiene un movimiento más rígido y octo-direccional al moverse al compás de ciertas cámaras del juego, es mucho más preferible este último preset personalizado (sobre todo en los enfrentamientos) a tener que jugar con los dos esquemas actuales o por defecto.

Pero más allá del tema de los controles, que podrá o no incomodar a algunos usuarios, Omensight es un juego que atrapa tanto por su excelente narrativa, diálogos y voice acting, como también por su impecable apartado audiovisual. Entre los actores de voz, se encuentran Julian Casey de We Happy Few y Stories, como también Patricia Summersett, que algunos reconocerán por ser la voz de la Princesa Zelda en Breath of the Wild, y que en Omensight vocaliza a tres personajes. Ya sean perros, gatos y aves por el lado del Imperio, o roedores y osos del bando rebelde, la calidad de la actuación de voces y los diálogos son dignos de alabanza.

Al igual que Gordon Freeman de Half-life, nuestra protagonista no emite voz ni sonidos. Los personajes principales e inclusive algunos de los enemigos regulares, contemplan la figura del Heraldo como un mal augurio, ya que solo se manifiesta cuando el mundo está por acabar. Otros simplemente sospechan que es una obra de hechicería de sus enemigos. Sea como sea, Harbinger se da a entender ya sea por la situación del momento, pero sobre todo por el poder Omensight, que le da cierto grado de omnisciencia tras varios días de averiguar pistas.

La soundtrack, compuesta con instrumentos varios, entre los que se destacan los de cuerda como el violín, guitarra o harango, se amoldan perfectamente a la temática desesperanzadora del trágico suceso, dejando lugar para algunas mini-tracks de victoria acompañadas con coros celestiales. Se destacan algunas como aquella que aparece durante la pantalla de sucesos en el mapa, como también la que se escucha en el menú de las evidencias recolectadas. Algunas de ellas tienen un aire a The Witcher 3 por la presencia de cuerdas.

Para los interesados en la banda sonora (que tendrá una duración de entre dos y tres horas), recién estará disponible a fin de mes según Boukhira, ya que aún tienen que mezclar y masterizar las tracks. Dado que la música en Omensight es dinámica, ninguna de las tracks están mezclar, sino que son capas de música combinadas en tiempo real de acuerdo a las circunstancias.

En cuanto a lo visual, si bien muchos escenarios se repiten dada la naturaleza de la historia (al igual que en Stories), cada uno de ellos presenta una sensacional ambientación gracias a las bondades de Unreal Engine 4. Al margen de la sencillez gráfica y las texturas minimalistas, el contraste entre iluminación y luces hace que Omensight cautive por su look de libro de fábula. Los giros en la historia harán que visitemos diferentes partes de un mismo escenario varias veces, en ocasiones alterando su tiempo del día como también sus efectos climáticos. Desde fortalezas y calabozos, hasta bosque y templos, todo está cuidado con un sobrio pero sublime nivel de detalle.

Con Omensight, Spearhead Games ha logrado una vez más lo que otros developers últimamente suelen dar por sentado. Una atrapante historia con una sensacional narrativa y personajes, complementado con una elegante actuación de voces y un simple, pero práctico sistema de combate. Este humilde estudio canadiense demuestra nuevamente que un relato original y un gameplay eficaz, más allá de su falta de profundidad, valen mucho más que grandes producciones de mundo abierto (como Far Cry 5 y Assassin’s Creed Origins) que no ofrecen más que actividades varias sin un nexo significativo.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Spearhead Games. Pueden ver nuestra galería de imágenes en 4K (de todo nuestro playtrough) en este enlace.

Omensight - Review
Historia90%
Gameplay80%
Gráficos85%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • Historia y narrativa sumamente original
  • Estilo gráfico y ambientación
  • Excelente banda sonora y voice acting
Lo malo:
  • Los controles con teclado y mouse
  • Algunas cámaras resultan incómodas
  • Sistema de combate poco explotado
85%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
84%