Si hay un hecho innegable en la historia del videojuego es que nuestra plataforma es definitivamente la cuna de los juegos de puzzles con piezas descendentes, y principalmente, el lugar donde nació el videojuego más reconocido del mundo, Tetris.

Es que se trata del ecosistema ideal para ese tipo de juegos que trascienden el hogar, las edades y las diferentes etapas de la vida de cualquier persona. Cualquiera está siempre preparado para un Tetris, cualquiera puede aprender a jugarlo en cuestión de minutos, y se puede jugar tanto en super computadoras como en aparatos de oficina o celulares. La versatilidad de este género es fundamental, y es por eso que, durante décadas, se nos ha plagado el catálogo con muchos imitadores, aunque ninguno logró el verdadero efecto de jugar Tetris.

Llegamos a 2018 y la serie nacida del socialismo soviético, en la antesala del fin de la Guerra Fria, ahora es franquicia de las empresas más capitalistas de la industria, y en este caso Sega se pone la capa para ofrecer una nueva entrega fusionada con lo que podría llegar a ser su contraparte oriental, Puyo Puyo.

El concepto es bastante extraño, pero de igual manera funcional. Puyo Puyo Tetris, nacido en 2014 como un giro marketinero para el mundo consolero, llega finalmente a Steam para ofrecer una variante hardcore a tanta fórmula pesca-transacciones como Candy Crush o algunas variantes de Bejeweled, donde lo importante no es ser bueno, sino abusar de la ansiedad de algunos para sacar algunos dólares más.

Puyo Puyo Tetris hace su declaración de principios ni bien intentamos saciarnos las ganas con unas partidas contra la implacable inteligencia artificial, que rápidamente se ocupa de hacernos entender que, si no aprendemos los pormenores de las dos aclamadas franquicias, no hay partida que podamos superar. Y eso nos obliga tanto a pensar y actuar rápidamente en Tetris, como a ser estratégicos e inteligentes en Puyo Puyo, sobre todo en las partidas donde se van alternando entre los dos tableros para poder vencer al contrincante.

El resultado es un huracán de momentos de vértigo y desesperación en donde un pequeño error puede significar el final de un gran esfuerzo, o un movimiento adecuado convertirse en la salvación y el retorno de la muerte, para vencer al enemigo en un momento glorioso.

Para fortalecer nuestras habilidades en más de un aspecto, Puyo Puyo Tetris incorpora una extensa campaña -con historia y todo- que nos lleva a través de varios desafios y modos de juego que se enfocan en una estrategia en particular. Algunos solo piden limpiar las piezas del tablero, otros exigen hacer combos de líneas, y más adelante nos llevan a cosas más complejas como anticipar un grupo de combos armando diferentes estructuras de Puyos, lo que en definitiva es la maniobra que hay que dominar para ser buen jugador. Entre cada uno de estos eventos nos encontramos con desafios versus, en donde uno de estos chillones personajes propondrá una modalidad en la que deberemos competir para demostrar que somos mejores y seguir avanzando.

Como es de esperarse, este vertiginoso puzzle permite acción de hasta cuatro jugadores y combinando tanto tableros de tetriminos como de puyos, lo cual resulta en un inexplicable balance entre dos juegos completamente diferentes, pero que en definitiva funciona.

Por si todo lo mecánico de esta fórmula fuera poco, y acomodándose un tanto a las exigencias de la Generación Z, Puyo Puyo Tetris permite personalizar cada personaje y cada pieza a gusto de cada uno, pero como nada es gratis en esta vida, solo se puede acceder a esta mecánica juntando puntos para poder ir desbloqueando cada item. El trabajo requerido es bastante fuerte, por lo que puede llegar a frustrar, pero también invita a la rejugabilidad, como si el propio concepto del videojuego más famoso del mundo no fuera lo suficiente.

Visualmente es realmente excelente. Los diseños de los tableros, la enorme cantidad de niveles, y la constante fluidez de la acción hace que cualquiera gane interés en ver un par de rápidas partidas. Todo es colorido y reacciona a cada movimiento, sin ningún provocar la perdida de concentración en ningún momento. Por el lado sonoro también nos encontramos con un set de melodías acorde que, en algunos casos, imitan a los clásicos temas musicales de los juegos originales que hicieron famosas a ambas franquicias. Es una movida lógica, pero que se aprecia por sus buenos resultados.

Puyo Puyo Tetris es uno de esos pocos juegos que no pueden faltar nunca en una lista de Steam, y siempre hay que tener instalados para matar el tiempo o invitar a la tía a que se sienta joven por unos minutos. También funciona en los más modestos sistemas actuales, por lo que también es ideal para acarrear al trabajo en la notebook, o instalarlo de incógnito. Siempre es bueno tomar un descanso de las responsabilidades, y este es el mejor lugar.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por SEGA.

Puyo Puyo Tetris - Review
Gameplay100%
Gráficos90%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Ambas franquicias en todo su esplendor
  • Enorme variabilidad
  • Espectaculo audiovisual
Lo malo:
  • La dificultad puede ser un tanto elevada
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
87%