Respondiendo a las declaraciones de Diego Maradona, la casa central de Konami en Tokyo lanza un comunicado para aclarar la situación del uso de la imagen del jugador.

“En este momento hemos sabido de las noticias que en Winning Eleven 2017 (titulo internacional: PES 2017 Pro Evolution Soccer) hay un jugador que ha sido utilizado sin permiso; de todas formas, nuestra empresa está usando [al jugador] de forma apropiada, basados en la licencia dentro del contrato.”

Esto estaría confirmando lo que sospechábamos desde un principio: El uso de la imagen de los jugadores está atado a la licencia que brinda FIFA a las empresas de videojuegos para utilizar todo el espectro del mundo del futbol. Seguramente, de insistir con una demanda, Maradona lo tenga que hacer directamente contra la FIFA, asociación a la cual pertenece.