Al igual que todos los años, el laureado simulador de fútbol de EA Sports regresa para una nueva temporada. En años recientes, FIFA logró mantener su lugar en el trono de los juegos sobre el deporte rey, pero este logró lo obtuvo a fuerza de costumbre. La jugabilidad mayormente refinada y modos de juego adictivos dieron pie a que los muchachos de EA Sports se “durmieran en sus laureles” un poco. Como resultado, las últimas dos o tres entregas de la franquicia se sintieron algo derivativas y faltas de novedades.

FIFA 17 apunta a corregir esto con un nuevo modo de juego que se roba todas las miradas: The Journey. Este modo no es algo del todo novedoso dentro del género de los juegos deportivos, y hemos sido testigos de apuestas similares en otros productos, como por ejemplo la saga NBA2K. Pero The Journey intenta algo que nunca se había intentado con el fútbol: ofrecernos una perspectiva en primerísima persona sobre la carrera de un futbolista profesional, desde los momentos de mayores dificultades hasta la hora de la gloria absoluta. The Journey logra su cometido a medias, pero desde ya que su sola presencia agrega algo definitivamente nuevo a FIFA 17.

Por lo demás el juego también viene con otra gran novedad bajo el brazo y es un cambio de Engine. El Engine Ignite que había sido diseñado pensando más que nada en juegos de deportes cuelga las botas para dejar paso al nuevo fichaje, nada más ni nada menos que el poderoso y querido Frostbite 3. Y si bien la mayoría de los cambios en cuanto a la fidelidad gráfica son superficiales, el nuevo motor es sin dudas otro de los grandes atractivos del juego.

The Journey, la gran novedad de FIFA 17, nos pone en los botines de la joven promesa del futbol inglés Alex Hunter. Realmente es muy bueno el trabajo que ha realizado EA dándole vida a este futbolista ficticio. Conocemos a Alex en su niñez, mientras toma parte en un encuentro de ligas juveniles. Junto a Alex conocemos también a otros personajes importantes de la historia, como su amigo Gareth, sus padres y su abuelo, quien fuera una leyenda del fútbol de Inglaterra en la era de la TV a blanco y negro.

Esta historia ficticia da pie a explorar la carrera de un jugador de fútbol en la Premier League. Claro que los hechos cuentan con una dosis fuerte de ficción y el modo de juego presenta además algunas importantes limitaciones. Pero aun así The Journey logra poner en pantalla algunos momentos realmente emotivos. El ingreso de Alex y Gareth a Anfield, al tiempo que la afición del Liverpool F.C. entona el famoso “You’ll Never Walk Alone” es uno de esos momentos, y por ellos ya vale la pena experimentar este modo de juego.

La progresión en The Journey es sencilla. Luego de pasar por un periodo de pruebas Alex podrá escoger a que equipo de la Premier League representar. Cuanto más poderoso sea el equipo más difícil será para la joven estrella hacerse un lugar entre los 11 titulares. Dividiremos nuestro tiempo de juego entre los entrenamientos y los partidos. Una buena performance en los entrenamientos nos asegurará al menos ir al banco durante los encuentros. Y en estos deberemos intentar lograr los objetivos impuestos por el entrenador para poder aumentar nuestras chances de salir a la cancha desde el arranque en la siguiente fecha. A la hora de la acción podremos elegir entre dos opciones: Jugar el partido como todo el equipo o jugar como Alex Hunter. La primera de las opciones nos da más control sobre lo que ocurre en el campo, pero la segunda se siente más auténtica. Si bien es algo frustrante cuando nuestros compañeros no logran hacernos llegar la pelota.

The Journey presenta sin embargo algunas fuertes limitaciones. El modo de juego cuenta con una narrativa preestablecida que muchas veces no se condice demasiado con lo que ocurre en la cancha. Por ejemplo, en un momento de la historia Alex será cedido a un club de la Liga Championship (el “Nacional B” de Inglaterra). Esto sucederá sin importar que tan bien nos desempeñemos en el campo de juego. Y es realmente extraño ver que un equipo de la Liga Premier decida ceder a su principal goleador si venimos anotando tres goles por partido.

La narrativa por otro lado es un conjunto de aciertos y desaciertos. Si bien el juego está limitado a la Liga Premier (con algunos invitados), esto es algo que se comprende al conocer el excelente trabajo realizado por EA Sports desde hace algunos años a la hora de recrear cada elemento de esta liga, desde los jugadores hasta los entrenadores o las propias aficiones. De todas maneras, y a pesar de esto, el juego sigue sintiéndose como su propia “burbuja” dentro del mundo de la Premier League. Las interacciones de Alex son limitadas y la mayoría de los personajes centrales son completamente ficticios. Hay algunas apariciones de jugadores conocidos, como Marco Reus, James Rodríguez o Ángel Di María. Pero son más bien pequeños cameos que otra cosa.

Por lo demás el modo The Journey cuenta con un pequeño elemento RPG en la forma de una rueda de diálogos al más puro estilo Mass Effect. Al interactuar con compañeros, rivales o la prensa podremos elegir entre tres tipos de respuesta con Alex: Un modo neutral (AKA: Ponerse el casete), un modo creído (AKA: The Cristiano Ronaldo’s Mode), o un modo humilde (AKA: The Lio Messi’s Mode). Si optamos por ser un jugador bocón subirá nuestro valor en el mercado de pases pero disminuirá nuestra relación con el DT, si optamos por ser un jugador modesto ocurrirá lo contrario. Es un sistema simple, y que al final del día no hace mucho sentido.

En definitiva, The Journey es un agregado interesante al mundo de FIFA. El modo de juego ofrece una perspectiva única sobre el universo del fútbol y la licencia total que posee EA Sports sobre la Premier League le otorga un aire de autenticidad muy interesante. The Journey no logra explotar del todo su potencial, y algunas de las mecánicas de juego chocan contra la propia narrativa que presenta la trayectoria de Alex Hunter. A pesar de esto es un modo que al menos aporta una gran cuota de novedad a esta nueva entrega de la franquicia estrella de EA Sports.

Por fuera de las luces y los flashes de The Journey FIFA regresa una vez más con una jugabilidad bastante similar a la de años anteriores y con modos de juego que han recibido apenas algunos cambios superficiales. A la hora de saltar al campo de juego en FIFA 17 la acción no se siente demasiado diferente a lo experimentado en las últimas entregas, pero hay algunas novedades. En primer lugar se ha puesto un énfasis algo mayor en el juego de pases y el armado de jugadas en conjunto por sobre los regates individuales. Los regates se sienten algo más lentos y pesados, y un defensor potente será capaz de desarmar a la mayoría de los jugadores que intenten avanzar a puros lujitos. Claro está que algunos de los jugadores más habilidosos de la actualidad, como Neymar Jr. o Cristiano Ronaldo son bastante mejores realizando regates, pero si intentamos lo mismo con algún jugador de rendimiento medio lo más seguro es que perdamos la pelota.

Esto da lugar a que el juego se centre mucho más en los pases y la búsqueda de huecos que en el traslado del balón. El resultado de este cambio es que muchas veces los partidos se sienten algo más lentos y menos emocionantes, especialmente si los dos jugadores participantes son buenos a la hora de acomodar la defensa y no rompen líneas presionando tontamente sobre el balón. Es un cambio que seguramente será positivo para algunos y negativo para otros, pero sin dudas que agrega al juego una cuota extra de táctica por sobre la simple habilidad con los dedos.

El juego físico de FIFA 17 se siente mucho más pulido que lo experimentado en FIFA 16. Los jugadores disputan la posición de la pelota con mucha naturalidad, y el choque de hombros se siente realista y efectivo. Un defensor de 1.88 siempre va a ganarle la posición a ese delantero rapidito de 1.65. Si lo alcanza, claro está. Además el juego físico se siente mucho más importante a la hora de disputar centros y pelotas aéreas, con jugadores que no solo luchan en el aire sino que también forcejean para ganar la posición de una manera mucho más natural y creíble.

Otro cambio viene oficiado sobre las pelotas paradas. Los saques de esquina, laterales, tiros libres y penales han sido repensados. Y si bien al principio cuesta un poco acostumbrarse a las nuevas reglas de disparo, al final del día me han resultado incluso más intuitivos que antes. La posibilidad de pedir la pelota con un atacante durante un tiro de esquina o un tiro libre da lugar a la creación de buenas jugadas de ataque a balón parado.

Con respecto a los modos de juego, FIFA 17 regresa con todos los modos clásicos: Amistosos, temporadas, campeonatos, temporadas online y el laureado Ultimate Team. También regresa el torneo de futbol femenino, aunque lamentablemente sin grandes cambios con respecto a la versión pasada. De entre todos los modos el que presenta la novedad más llamativa es el modo Ultimate Team con su nueva faceta Ultimate Team Champions. Este nuevo modo de juego permite a los jugadores de Ultimate Team participar en torneos clasificatorios diarios que dan paso a ligas de fin de semana donde se podrá competir por mayores premios. Estas ligas, a su vez, dan lugar a la chance de participar en torneos en tiempo real por premios aún más jugosos. Es una nueva forma de experimentar el adictivo modo de juego y de poner en práctica nuestro equipo ideal agrega aún más emoción al modo más famoso de FIFA.

Desde el aspecto visual, FIFA 17 es un juego de futbol despampanante. El debut del poderoso Frostbite 3 ha hecho sin dudas maravillas por FIFA. Los jugadores presentan un nivel de detalle fantástico, con una calidad casi fotorrealista en algunos de ellos. Claro está, los jugadores más importantes de las principales ligas son los que presentan el mayor nivel de detalles. Las representaciones de Cristiano Ronaldo, Marco Reus, Zlatan Ibrahimovic o Lio Messi (con su nuevo look platinado), son fantásticas.

El juego también se beneficia de algunos nuevos cambios superficiales pero que agregan realismo y dinámica. El movimiento de físicas del motor Frostbite hace gala en detalles tan pequeños como el ondear de los banderines de corner o el movimiento frenético de las coletas de las jugadoras de las selecciones femeninas mientras corren con la pelota. Por otro lado, las aficiones se ven más realistas que nunca, con un nivel de detalle bastante elevado en ellas y reacciones individuales en cada modelo ante los acontecimientos del encuentro. El motor Frostbite también agrega la posibilidad de utilizar cambios de clima dinámicos, que pueden alterar las condiciones del partido al mojar la cancha en el medio de un encuentro.

Otro punto positivo de FIFA 17 es su excelente optimización en PC. Además de presentar una calidad gráfica superlativa el juego logra mantenerse en un framerate elevado y constante incluso en resoluciones de 4k. La fidelidad gráfica y el excelente rendimiento son sin dudas un beneficio del motor. Con Frostbite 3 además no he notado los típicos cuelgues o el stuttering que aparecía de vez en cuando con el motor Ignite.

Desde el punto de vista sonoro FIFA 17 vuelve a presentar una selección de música moderna de varias bandas conocidas. Pero el elemento que se lleva los premios en este apartado es el excelente trabajo musical presente en el modo The Journey realizado por el compositor Atticus Ross (famoso por su trabajo en films como The Book of Eli o The Social Network). The Journey también presenta un más que aceptable trabajo de voces, con actores que dan vida de forma muy buena a sus personajes. Con la clara excepción de los cameos de jugadores profesionales, que se nota que son jugadores profesionales y no actores de voz.

Tras haberle dedicado varias horas a FIFA 17 entre el modo The Journey, Ultimate Team y partidos amistosos creo estar en condiciones de señalar que estamos ante el mejor juego de la saga desde, probablemente, FIFA 11. FIFA 17 se vale de dos grandes elementos para elevarse por sobre sus antecesores y la competencia: el modo The Journey y el poder gráfico del motor Frostbite 3. Y si bien en el resto de los departamentos el juego no presenta cambios importantes, estas dos novedades ya son suficientes para dar lugar a uno de los juegos de futbol mejor logrados de los últimos años.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por EA.

FIFA 17 – Review
Modo Historia84%
Gameplay90%
Gráficos100%
Música y sonidos85%
Multiplayer90%
Lo bueno:
  • Fantástica calidad gráfica y rendimiento
  • Jugabilidad refinada
  • El modo The Journey es un agregado interesante….
Lo malo:
  • … pero no llega a explotar todo su potencial
  • El resto de los modos de juego no presentan demasiados cambios significativos
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (15 Votes)
50%