Bandai Namco anunció la fecha de salida de la versión occidental de GOD EATER Resurrection y GOD EATER 2 Rage Burst, que llegará a PC vía Steam el próximo 30 de agosto, y contará con voces en Inglés y subtitulos en Español, Inglés, Francés, Italiano, Alemán y Ruso. Las versiones de Playstation 4 y PS Vita se podrán jugar unos meses antes, el 26 de junio.

GOD EATER Resurrection estará incluido con la compra de GOD EATER 2 Rage Burst, no es un bonus de pre-compra de ninguna versión en particular.

Aquellos que si realicen la pre-compra sin embargo, recibirán trajes DLC de Sword Art Online, Tales of Zestiria y Tokyo Ghoul.

God Eater se lleva a cabo en un entorno completamente post-apocalíptico, los acontecimientos del juego transcurren en el Japón del año 2071. La Tierra ha sido arrasada por criaturas conocidas como Aragami, conjunción de millones de Oracle Cells, células inteligentes y hambrientas gobernadas por un núcleo, cuya única función biológica es consumir cualquier cosa: edificios, máquinas, animales, plantas; Solo algo se interpone entre los Aragami y la extinción de toda forma de vida conocida en la Tierra: Una organización anti-Aragami llamada Fenrir la cual contrata a unos guerreros llamados Gods Eaters (Devoradores de Dioses), cazadores de Aragami capaces de empuñar unas armas llamadas God Arc, un tipo de arma biológica especializada hecha a partir de las mismas Oracle Cells (en esencia, Aragami artificiales). Debido al tamaño y peso del God Arc, los Gods Eaters deben tener una pulsera unida quirúrgicamente a su muñeca, con el fin de hacerla funcionar.

Nuestro personaje será uno de esos Gods Eaters. Más concretamente, un Tipo Nuevo (New Type), capacitado para usar una nueva clase de God Arc que puede alternar entre los modos de disparo y combate cuerpo a cuerpo (en contraposición con los Tipos Antiguos, Old Type, que empleaban God Arcs especializados en uso de una u otra función). Una vez elegidos el sexo, aspecto, nombre del protagonista y arma, se recibirá una breve introducción sobre Fenrir, los Aragami y el estado del mundo. Tras lo cual, el personaje puede comenzar a realizar las misiones que le asigne Fenrir. Éstas se dividen en misiones de trama y misiones “libres”; si bien en ambos tipos el objetivo será siempre el mismo: localizar y eliminar, bien en solitario o con un grupo (en ocasiones predeterminado y en otras a nuestra elección), a uno o varios Aragami de diversos tipos en un tiempo determinado. La única diferencia reside en que las misiones de trama permiten avanzar en la historia (aunque la misión tenga poca o ninguna relación con el contexto del argumento), mientras que las “libres” se usan generalmente para “cosechar” componentes de Aragami, que se usan posteriormente para mejorar o crear nuevas armas, escudos, atuendos, etc.

La historia gira en torno a los seis miembros principales de la organización anti-Aragami Fenrir. El jugador viajará junto a otros miembros entre experimentados y novatos (Lindow, Sakuya, Soma, Kota y Alisa), mientras que la coordinación e instrucciones vendrán por parte de la consejera Tsubaki Amamiya.

La primera parte del juego se centra en la relación de los personajes principales de la trama, la historia se basará principalmente en la Isla Aegis, y en Shio, un personaje clave dentro del juego. Su continuación de la historia se centra en las interacciones del protagonista principal y gira alrededor de la búsqueda de uno de los personajes principales, lo que conlleva a la llegada de Ren, y la batalla con un nuevo Aragami, el Corrosive Hannibal.

La fórmula de juego, en esencia es bastante sencilla. A través de un cuartel general que tiene por nombre “The Den”, se podrán realizar diferentes tareas (donde se eligen las misiones, se trabaja y mejoran las armas, se reabastece el suministro de consumibles, se habla con los demás personajes o crea y editan los tipos de bala) y por supuesto, prepararnos para salir a devorar dioses. Una vez en batalla, los parecidos con otra saga de caza de monstruos, Monster Hunter, pueden hacerse evidentes. Sin embargo, mientras el primero aboga por una aproximación más pausada y meditada al combate, God Eater apuesta por la acción más frenética, en la que abundan los combos rápidos y las maniobras evasivas fulgurantes para eludir los devastadores ataques de los Aragami. Así, una vez seleccionada la misión dejamos The Den para inmiscuirnos en amplios escenarios de ambientación post-apocalíptica. En ellos y por regla general (aunque eso varía un tanto de un objetivo a otro) debemos explorar cada una de sus zonas en busca de objetos para recolectar (existe un amplio número de ellos) y lo más importante, dar caza a uno o varios Aragami que merodean por esos parajes.

Otro punto en el que el título destaca de otros con jugabilidad similar, es que dependiendo de la bestia que tengamos que eliminar, es necesario afrontar la batalla de una u otra forma. Sí al principio esto apenas tiene sentido porque los Aragami que debemos abatir son bastante sencillos, conforme se superan misiones, aumenta la dificultad paulatinamente, y acabar con algunos de ellos requiere de una planificación previa y posterior ejecución de una determinada estrategia.

Un apartado que realza las características del título, es el componente multijugador. God Eater permite conexión Ad-hoc con hasta tres jugadores, con los que formar equipo y cooperar en la caza de Aragami. Si bien las misiones “libres” (y alguna que otra de la trama principal) nos permiten ir de caza en solitario para un mayor nivel de desafío, lo cierto es que el trabajo en equipo es vital cuando casi cualquier Aragami puede vencer al jugador de un solo golpe. No sólo por la posibilidad táctica de permitir ataques envolventes y confundir a la presa; de cara a la supervivencia, cada miembro del grupo puede revivir a compañeros caídos gracias al Link-Aid: a cambio de un porcentaje de su salud (generalmente la mitad), pueden revivir a otros personajes que estén fuera de combate y permitir su vuelta a la lucha.