Cada vez que vemos nuevos juegos protagonizados por soldaditos de plástico, es inevitable recordar con nostalgia a la saga Army Men, la emblemática franquicia desarrollada por The 3DO Company para PC, Gameboy Color y Playstation, que dio vida e hizo honor a los queridos soldaditos que tuvieron su auge desde 1950 hasta 1980, gracias a reconocidas empresas como Louis Marx and Company.

En esta oportunidad, el estudio indie Virtual Basement nos sorprende con este carismático shooter multiplayer desarrollado con Unreal Engine 4, dándole a los soldados una sorprendente fluidez al moverse y disparar, mientras se desplazan en escenarios diseñados con un grado de realismo digno de admirar, muchos de ellos con una temática similar a la de juegos como Micromachines, ToyBox Turbo y similares juegos de autitos.

La premisa de The Mean Greens no es muy robusta, pero sí muy concisa y acorde a su precio de u$s 10. La mayoría de las modalidades abarcan las clásicas como Deathmatch, Team Deathmatch, Capture the Flag, Domination, King of the Hill, Free-For-All, sumando otras propias como la de descongelar un dinosaurio, o prender velas de un pastel antes que el otro equipo (ambos con dependiendo de un lanzallamas para cumplir el objetivo), y hasta un modo al estilo Rocket League en un mapa de mesa de metegol. A pesar de que los objetivos son básicamente los mismos, todos los modos cuentan con nombres distinto a los clásicos mencionados, y están ligados a la temática de cada uno de los escenarios.

A muchos les resultará un tanto chocante que cada uno de sus mapas está diseñado con un solo modo de juego en mente, pero esperemos que Virtual Basement pueda implementar más modos en mapas donde sea viable. Al menos yo me conformaría con Free-For-All y Team Deathmatch. De todos modos, están en los planes del developer agregar más mapas en futuras actualizaciones gratuitas.

Al igual que en muchos shooter clásicos, no hay loadouts, ni progresión de personaje o habilidades especiales. El arsenal de nuestro soldado estará compuesto por una ametralladora, una escopeta, un rifle de francotirador y un lanzallamas, todo con munición infinita pero, lógicamente teniendo que recargar las armas. El lanzamisiles y la granada por otro lado, son sumamente letales (un tiro certero o una explosión cercana equivalen a una muerte), aunque para evitar spammers, cuentan con un cooldown significativo, y el mismo no se resetea el morir como sucedía en las primeras versiones.

En un principio había quejas sobre la debilidad de los sonidos y sobre todo en el cooldown de la salud y algunas armas pero, luego de haber recibido feedback de la comunidad, Virtual Basement corrigió dichos problemas y hoy en día el juego se puede disfrutar de las partidas sin tener que escondernos durante un minuto o más para recuperarnos. El excesivo cooldown que daba inicio la regeneración de la salud –al igual que la lentitud de la regeneración misma-era precisamente lo que más me molestaba era debido a que no hay medkits, y cada vez que quedaba con 50 o menos de vida, las posibilidades de ganar una nueva contienda eran prácticamente mínimas. Pero como he mencionado, esto ya se ha solucionado, aunque hay que tener en cuenta que la regeneración no es tan rápida como en otros shooters multiplayer como Call of Duty.

La música va como anillo al dedo, empezando por la música del menú principal compuesta por los icónicos cánticos de la Segunda Guerra Mundial complementados por sus emblemáticas trompetas, agregando pianos y xilófonos para darle el toque infantil y juguetón. Cada mapa también tiene su propia música y sigue la misma tendencia mencionada, con melodías alegres y sonidos acordes a los escenarios.

Además de su gran apartado audiovisual, The Mean Greens tiene soporte para servidores dedicados, está muy bien optimizado, y cuenta con una amplia gama de opciones gráficas. Son características que deberían estar presentes en todos los títulos multiplayer de PC y no nos tendrían que sorprender al verlas pero, siendo un juego de bajo presupuesto y de un estudio indie que hace su estreno en el mundo de los videojuegos, es algo para destacar. No todo los días se ve un alto estándar de calidad con servidores dedicados y matchmaking en su lanzamiento. Hay servidores dedicados en brasil, pudiendo jugar con 50-60 de ping, lo único que hace falta es gente para llenarlos.

Este shooter multiplayer online en tercera persona no se destaca por su innovación ni pretende hacerlo. A pesar de que no tiene muchos elementos para sobresalir sobre el resto, su estética y temática quizás sea suficientemente llamativa para los amantes de los soldaditos de plástico, o simplemente para cualquier gamer que busque un TPS online sin mucha seriedad de por medio.

The Mean Greens: Plastic Warfare busca jugar con la nostalgia de los Army Men y llevarla a un marco moderno, o atraer a los amantes de los soldados de plástico, y en este sentido cumple con creces con su objetivo. De modo que si están buscando un shooter online para desestrezarse un rato sin tener que preocuparse por el kill ratio, tener que subir de nivel para desbloquear armas, o la falta de servidores dedicados, este humilde pero llamativo título vale cada centavo de sus u$s 10.

Pueden ver más imágenes en 4k en nuestra galería de Epic Shots.

Este review ha sido realizado con una copia comercial proporcionada por Virtual Basement.

The Mean Greens: Plastic Warfare – Review
Gameplay70%
Graficos85%
Musica y Sonidos80%
Multiplayer70%
Lo bueno:
  • Gameplay sencillo pero sólido
  • Excelentes gráficos y optimización
  • Servidores dedicados
Lo malo:
  • Solo un modo por mapa
  • Poca gente online en nuestra región
70%Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
74%