Hoy en día nos encontramos con una inmensa cantidad de títulos indies en el mercado, aunque son pocos los aportan algo fresco y nuevo a la industria. El estudio checoslovaco Rake in Grass, sin mucho ruido, nos trae Rampage Knights, un título que tal vez no revolucione en su premisa, pero que con gracia combina ideas de otros títulos, como clásicos beat ’em ups de estilo Golden Axe, o populares roguelikes como The Binding of Isaac.

La historia comienza con un héroe que está descansando bajo la tenue luz de una fogata. Cuando todo parecía ir bien, un malévolo brujo se lleva todos sus tesoros, y sin poder hacerle frente en un primer momento, deberá ir en su búsqueda. Es ahí cuando el viaje se iniciará y nos llevará desde bosques tenebrosos hasta las entrañas más profundas de las mazmorras de un castillo plagado de enemigos, maldiciones y trampas a las que enfrentarnos.

Al tomar el control de nuestro personaje comenzaremos la aventura en un campamento que puede verse como un lugar de control. Si bien contará con un breve pero efectivo tutorial que nos dará un pantallazo de su jugabilidad. y de cómo hacer frente a las hordas de enemigos que nos aguardan, lo primero que notaremos en esos momentos es su gran parecido a otros juegos del género, compartiendo estilos con los mas recientes Castle Crashers o Fists of Jesus.

En el campamento contaremos con elementos como un selector de dificultad, personajes y clases. Al principio nos sentiremos bastante vacíos y débiles, pero una vez que llevemos un buen tiempo de juego, iremos cumpliendo una serie de desafíos y desbloqueando elementos, con los que podremos dotar a nuestro personaje de distintas mejoras, lo cual hará más llevadera la aventura. Al estar despojados de los diferentes elementos, Rampage Knights arranca siendo una experiencia muy implacable, pero con el tiempo iremos dominando la curva de aprendizaje y se hará más justo.

Al dejar nuestro campamento y embarcarnos en la aventura haremos frente a una gran cantidad de enemigos que van desde insignificantes esqueletos, hasta dragones y magos, que en más de una ocasión nos harán repetir nuevamente todo el viaje. Al tratarse de un roguelike de generación procedural, su aleatoriedad es algo que a veces podrá jugarnos en contra o a favor, pero de una u otra manera, nunca sabremos qué encontraremos con exactitud, dada la gran variedad de enemigos (a grandes rasgos, la mayoría iguales)

También se presentarán elementos que nos ayudarán o dificultarán el camino, como las pociones. Si bien será algo necesario y la mayor parte del tiempo vital en nuestro viaje, también en ocasiones nos pondrá en apuros, recibiendo extrañas maldiciones en nuestro personaje, como intoxicándolo, drenando la vida de a poco, o directamente reduciendo nuestra barra a la mitad y disminuyendo nuestro tamaño, entre otras cosas. Será algo a lo que tener en cuenta al momento de decidir si tomarlas o no.

Resulta interesante destacar que el diseño de niveles, principalmente, está apuntado a dañar a nuestro personaje con cosas como grandes vacíos, pinchos o llamas sobre el suelo, y si sabemos manejarnos, podremos sacarle un buen provecho, con ventaja a nuestro favor, y eliminar de forma más simple y eficaz a los enemigos.

Algo que nunca faltará son los cofres que contienen elementos que podrían resultarnos útiles, así como también las monedas. Cumplen un papel importante para adquirir ítems, ya que el juego cuenta con zonas de bonus en las cuales podremos comprar desde pociones o manuscritos, hasta armaduras que harán más fuerte a nuestro personaje. También es importante resaltar que cada elemento que vemos está por una razón, desde la más pequeña de las piedras, hasta un enorme cerdo en una hoguera que es muy posible que encontremos. Todo cumple con la premisa de construir una excelente atmósfera de juego.

Artisticamente, Rampage Knights hace un gran uso de una variada paleta de colores, entregándonos un juego bastante agradable de ver y con una gran obsesión por el detalle. Por otro lado el sonido está al mismo nivel. Si bien las melodías no pueden parecernos algo deslumbrante, cumplen medianamente con su propósito.

Pero así como no todo lo que brilla es oro, a final de cuentas, nos deja un sabor agridulce, pese a mantener un buen ritmo y una desenfrenada diversión. Deja la sensación de que han quedado cosas pendientes en cuanto a más opciones de personalización para nuestro personaje, más elementos para agregar, y una mayor variedad de armas, que lamentablemente, muchas de ellas empiezan a sentirse repetitivas o que hay muy poca diferencia entre una y otra. Lo mismo sucede con los enemigos: son pocos los que hacen una diferencia notable entre uno y otro. La duración no es otro de sus puntos fuertes, pudiendo ser completado en menos de cuatro horas, aunque también podría extenderse a más tiempo en base a un mayor nivel de dificultad. Cada modo cuenta con sus propias limitaciones.

Rampage Knights es un título que mantendrá expectante al jugador durante horas y horas, no solo por su dificultad sino también por la inevitable necesidad de ver que nos espera en cada nueva habitación, cada nuevo enemigo, y por fin, encontrarnos con el jefe. Si bien su principal aliciente es la campaña para un jugador, el titulo también cuenta con un modo cooperativo y online, el cual tal vez no sea una epopeya o un cambio al género, pero si puede resultar en una experiencia muy gratificante y distinta de lo ya experimentado durante la campaña en solitario.

Este review fue realizado por una copia comercial provista por Rake In Grass.

Rampage Knights - Review
Historia50%
Gameplay75%
Gráficos70%
Música y sonidos70%
Lo bueno:
  • Acción constante y desenfrenada
  • Jugabilidad con una apuesta simple y directa
  • Modo cooperativo local y online
Lo malo:
  • Faltan más opciones de personalización para los personajes
  • Zonas bastante parecidas, se echa en falta áreas abiertas
  • No hay buscador automático de partidas online
70%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%