Phil Spencer subió al escenario de la primer conferencia de PC de la E3 con confianza pero reservado, y expectante de las reacciones del público. La gente lo esperó, se escucharon muy pocos abucheos y escucharon.

Luego de hacer un mea culpa en vivo y reconocer que Microsoft hace muchos años que no se entera de que hay un mercado de videojuegos en las computadoras, se empezó a soltar y habló de lo bueno que van a ser Windows 10, DirectX 12 y Xbox Live para el nuevo plan de volver a la plataforma, y dijo muy tímidamente que Killer Instinct va a llegar a PC, junto con la posibilidad de hacer cross-play con la consola de la empresa. El público estalló.

Más adelante, mientras Phil permanecía en el escenario, pasaron desarrolladores de Gigantic y Fable: Legends, pero el otro bombazo lo dio Rod Fergusson, jefe de estudio de Coalition, que apareció a anunciar que Gears of War: Ultimate Edition también llegará a nuestra plataforma, sin bloqueo de tasa de cuadros por segundo, con soporte para 4K, y miles de modelos nuevos, sumados a una enorme cantidad de mapas multiplayer y modos de juego heredados de Gears of War 3. Y como si fuera poco, una sonrisa descontrolada en medio de una respuesta evasiva dejó entender que, posiblemente, veremos Gear 4 también en nuestros monitores.

Con esto, Microsoft está dejando la pelota en nuestra cancha, y ahora es nuestro turno de demostrarles que nos interesa jugar a esos títulos, como lo hicimos con las ventas de Grand Theft Auto V para Rockstar y los Mortal Kombat para Warner Bros.

Aun no hay fechas de ningún tipo, pero esperemos que caigan cerca del lanzamiento del nuevo sistema operativo.