El pasado 11 de Noviembre, Ubisoft lanzó dos títulos de la serie Assassin’s Creed. Uno de ellos fue Assassin’s Creed Unity para PC, Xbox One y Playstation 4, mientras que los usuarios de la previa generación de consolas recibieron Assassin’s Creed Rogue para no quedarse afuera de la entrega anual de la saga.

Rogue cuenta la historia de Shay Patrick Cormac, un aprendiz de asesino un tanto indisciplinado -aunque de buen corazón y con mucho potencial- que luego de presenciar trágicos eventos a raíz de una misión asignada por el clan de los encapuchados, decide traicionarlos para evitar futuras catástrofes.

A pesar de que Templarios siempre han sido los malos de turno, Rogue intenta contar una historia desde un punto de ambiguo pero equitativo, tal como sucede en la campaña de Titanfall, en donde ambas facciones tienen su propia agenda y objetivos, de modo que es difícil  distinguir quién es el malo o el bueno.

Al igual que en Black Flag y contrario a Unity, recorreremos nuevamente las instalaciones de Abstergo Entertainment reparando servidores a través de un mini-juego para avanzar en las memorias de Shay, o para hackear otros computadores para adentrarnos en el lore de la saga.

Siguiendo el éxito de la fórmula en tierra y agua, Rogue presenta una jugabilidad prácticamente idéntica a la de Black Flag con alguna que otra característica nueva que difícilmente se puede considerar como novedad, y eliminando otras tales como la campana de buceo, dado que en esta ocasión nos encontramos en las agua heladas del pacífico norte.

Comprar armas y atuendos, actualizar nuestro barco, renovar edificaciones, batallas navales, caza de ballenas, saqueos en fuertes navales y almacenes. Todo es prácticamente igual a Black Flag con pequeños agregados como el asalto a asentamientos -que son básicamente sinónimos de almacenes- al igual que la captura de los cuarteles de las pandillas. Estos dos aspectos poco y nada suman al desarrollo del juego, y la oferta de liberarlos para luego acceder al fast travel en las ciudades no es precisamente atractiva.

Una extraña adición es la implementación de Asesinos ubicados en varios partes de las ciudades, presentando la misma mecánica que la porción multiplayer desde Brotherhood hasta Black Flag. Siendo los Asesinos nuestros enemigos, en vez de aceptar contratos de asesinato mediante palomas mensajes, deberemos interceptarlas para ubicar y eliminar Asesinos.

Contrario a Black Flag, cuya campaña naval precisaba conexión online y estaba acompañada por un App de Android/iOS, en Rogue administraremos la flota Cormac en modo offline. La misma cuenta con un total de 33 misiones, pudiendo desbloquear diferentes áreas del mundo para recibir items exclusivos. Estoy seguro que más de uno querrá completarlas a todas con tal de recibir la espada de Altair, ya que es la más poderosa de las espadas.

Por supuesto tendremos cientos de collectibles para todos los gustos, aunque el sacrificio es grande y las recompensas no están a la altura. Esto se acentúa aún más teniendo en cuenta que el modo historia son solo seis secuencias, dejando demasiado contenido de relleno como una tarea por demás de larga y cansadora. Todo depende del entusiasmo de cada uno por completar  todos los juegos de la saga al 100%.

En materia gráfica lógicamente hay un antes y un después tras haber jugado Assassin’s Creed Unity, pero teniendo en cuenta que Rogue salió solo para Playstation 3 y Xbox 360, se esperaba en PC un nivel de detalles superior a Assassin’s Creed III e inferior a Assassin’s Creed IV: Black Flag, y precisamente eso es lo que observamos en Rogue.

Si bien gráficamente es un paso atrás, es la primera vez que prácticamente cualquier gamer con placas de video con gama media -e inclusive baja- pueden disfrutar de un Assassin’s Creed sin problemas. De hecho se puede jugar con una sola GTX 980 en 4k a 50-60fps, no cual no está nada mal, pero todo tiene una explicación.

Dejando de lado lo mencionado, la distancia de dibujado se ha reducido drásticamente, pudiéndose observar en muchos casos, objetos, modelos y texturas a medida que aparecen. Esto crea una incomodidad visual para aquellos que no estamos acostumbrados a esto, llegando a confundir la pobre distancia de renderizado con artifacts de una placa de video.

En cuanto a sonidos no hay mucho para mencionar ya que son idénticos a los de Black Flag, pero lo que si resalta con creces es la banda sonora compuesta por Elitsa Alexandrova. De hecho hasta puedo decir que es la mejor OST de la saga desde Assassin’s Creed II. Ya desde un comienzo escuchamos cuatro y cinco tracks perfectamente colocadas, una tras otra.

I Am Shay Patrick Cormac, melodía introductoria de Rogue, es probablemente el mejor track de todos los titulos de la serie. Es imposible que a un fan de los Assassin’s Creed no se le ponga la piel de gallina escuchando ese track complementado por las palabras de Shay. Es evidente que el trabajo de Jesper Kyd en Assassin’s Creed II marcó la identidad de la saga, y Alexandrova capturó la escencia a la perfección con melodías estremecedoras como también dramáticas. The Hunter es otra de mis preferidas, apareciendo en momento claves del juego, aunque quizás hasta haya sido demasiado buena para los mismos, contrario a la persecución de Connor a Charles Lee al final de Assassin’s Creed III.

Debo admitir que no le tenia mucha fe a Shay Cormac como protagonista, pero el hecho de que la historia se centre nuevamente entre los líderes Asesinos y Templarios de la época (tanto en la simulación como en el presente), sumado a la aparición de artefactos de Edén, Assassin’s Creed Rogue es una entrada en la saga que no innova pero tampoco defrauda.

En cuanto a su historia, es difícil recomendarlo para quienes nunca jugaron un Assassin’s Creed dado el background necesario para disfrutarlo, pero aún así es un juego open-world completo y pulido. No creo que se justifique su precio de u$s 50 en PC, pero por u$s 32 puede que atraiga a quienes se quedaron con ganas de seguir jugando Black Flag, y para aquellos que quieran sacarse el traigo amargo de la historia de Arno Dorian en Assassin’s Creed Unity.

Assassin’s Creed Rogue ha sido analizado en base a una copia comercial provista por Ubisoft.

Assassin's Creed Rogue - Review
Historia87%
Gameplay75%
Gráficos75%
Música y sonidos90%
Lo bueno:
  • Historia con punto de vista diferente entre ambas facciones
  • Buen rejunte de características de otros juegos de la saga
  • Excepcional banda sonora
Lo malo:
  • Gráficos por debajo de Black Flag; La distancia de dibujado.
  • No mucha innnovación en el gameplay
  • Corta duración en comparación a otros Assassin's Creed
82%Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
79%

Sobre El Autor

Editor en Jefe. PR.

Rosario. Santa Fe. Argentina

Dejar una respuesta