De la mano de Sierra Entertainment, Rocket Games hace su debut en PC y consolas next-gen con Shiftlings, un carismático y desafiante juego de plataformas y puzzles, en el que controlaremos a dos guardianes espaciales que viajan a través del cosmos resolviendo complejos desafíos mediante el uso de una manguera que comunica sus trajes y pasa oxígeno de uno a otro.

Los dos graciosos Shiftlings serán los protagonistas de un programa de TV intergaláctico, conducido por un anfitrión que hará comentarios durante los niveles y hará una presentación previa a cada planeta. Con criticas tanto positivas como negativas, no es el típico relator que resulta molesto o nos agobia constantemente con frases repetitivas.

Los dos Shiftlings cuentan con una simetría de gameplay perfecta, justa y elemental para cada rincón de los escenarios. Mientras que al llenarse de aire uno de ellos se hará pesado y robusto, pudiendo así arrastrar a su compañero, el más pequeño gozará una de una mayor libertad  de movimiento, permitiéndole saltar más alto, caber por lugares más escurridizos, y activar palancas, cañones y otros mecanismos que se irán sumando a medida que avancemos en los 55 niveles (contando los 5 niveles bonus) distribuidos en cinco planetas completamente diferentes en diseño y temática.

Al completar el nivel 10 de un planeta, que por lo general se presenta a manera de jefe, se desbloqueará el modo Time Attack y los Leaderboards para competir con otros jugadores alrededor del mundo.

Ya sea jugando solos, o en modo cooperativo local u online, Shiftlings es un claro ejemplo de cómo tiene que ser un juego de ingenio. Es de esos títulos que en un principio nos frustran, haciéndonos exprimir cada gramo de materia gris, pero que al resolver cada incógnita nos llenan de regocijo y orgullo.

Al avanzar en cada uno de los planetas, el juego nos presentará diferentes mecánicas de gameplay que se irán complementando de manera excepcional. Ya sean simple mecanismos como palancas, teclas propulsoras o cañones con confeti, como también rayos energéticos que harán flotar a objetos (incluyendo a los mismos Shiftlings) o plataformas que cambiarán de lugar al saltar o intercambiar oxigeno, la originalidad del diseño de los niveles de Shiftlings nunca deja sorprender, ni nos deja de asombrar a nosotros mismos al descifrar cada uno de sus acertijos. Esa sensación es un plus que pocos juegos pueden ofrecer hoy en día.

Agarrar cada uno de los tres collectibles de cada nivel (en este caso Black Hola Colas) será un desafió propio por si solo, muchas veces convirtiéndose en un capricho difícil de pasar por alto, pero que en última instancia, agarrar cada botellita resulta aún más satisfactorio que completar los niveles mismos, y de paso nos permite acceder al nivel de bonus de cada planeta, que son realmente hardcore y pisando lo imposible jugando solos.

El único “problema” en cuanto al diseño de niveles y algunos de los collectibles, es que muchas veces no hay vuelta atrás en caso de equivocarnos. En estos casos, la única opción es volver un checkpoint atrás o suicidarnos con algún láser, fuego, o hacer que una caja nos aplaste o corte el cordón que nos une. Estos errores muchas veces son irremediables y nos harán rejugar un nivel para obtener esa -maldita- botellita de Black Hola Cola que nos va a torturar y quitarnos el sueño hasta no poder agarrarla.

La música y los sonidos se adaptan como anillo al dedo teniendo en cuenta la naturaleza infantil y graciosa de los personajes y los planetas. Esto último, complementado con los comentarios del anfitrión del show y las advertencias propias de los escenarios de cada planeta, es sumamente difícil encontrar algo malo en el aspecto sonoro del juego.

Es una lastima que el multiplayer online tenga problemas de conexión y haya tan pocos jugadores online, siendo casi imposible encontrar una partida, y todos sabemos lo engorroso que puede resultar tener que abrir puertos con algunos proveedores de internet. Tampoco ayuda el hecho de que ambos usuarios deben tener un mismo nivel desbloqueado para poder repetirlo. Lo lógico sería poder invitar a cualquier amigo para ayudarnos con un nivel que no podemos pasar -o simplemente jugar cualquier nivel.

Habiendo jugado a Shiftlings solo, sigo pensando que es un titulo que se podría disfrutar y explotar más jugandolo algún amigo, sobre todo los niveles bonus. Aún así, ese amigo o gamer de cualquier parte del mundo, tendría que tener buenos reflejos y un buen manejo de controles, de lo contrario el juego cooperativo en Shiftlings podría resultar más frustrante que jugándolo solo.

A pesar de su poca propaganda y repercusión -y los ridículos bajos puntajes de otros sitios- Shiftlings fue una de las experiencias más gratas que tuve el agrado de disfrutar en este 2015, y sin dudas es un claro ejemplo de lo cómo debería desarrollarse un juego de ingenio.

Shiftlings - Review
Gameplay100%
Graficos90%
Música y sonidos90%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Excelente diseño de niveles y puzzles
  • Mundos con temáticas y mecánicas de gameplay totalmente diferentes
  • Desafiante y entretenido
Lo malo:
  • Problemas de conexión
  • Algunos errores menores no pueden revertirse
  • No poder agarrar la Black-Hola Cola en el nivel 2-2
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
67%

Sobre El Autor

Editor en Jefe. PR.

Rosario. Santa Fe. Argentina

Dejar una respuesta