Todo gamer sabe de qué hablamos cuando se dice Final Fantasy. Hoy en día esta saga nipona es sinónimo de historia épica, con entrelazados momentos que no podemos imaginar y con un desenlace que, mirando hacia atrás, no podríamos haber visto venir jamás. Final Fantasy XIII no es la excepción.

Al igual que Platinum Games con Metal Gear Rising a principios de este año y SEGA con Valkyria Chorinicles también hace pocas semanas, Square Enix decidió que era el momento indicado para portear esta saga que hizo su debut en consolas en el 2010, y que recién el pasado 11 de Noviembre los usuarios de PC pudimos probar la primera parte de la trilogía de Lightning.

El port sin embargo, fue muy repudiado por la comunidad por estar bloqueado en resolución 1280×720 y sin ningún tipo de opciones gráficas, inaceptable lo primero y esencial lo segundo para cualquier usuario de PC. Por suerte, Square Enix escucho a los fans, y junto con el anuncio de la fecha de salida de Final Fantasy XIII-2, comunicó que la segunda parte contaría con opciones gráficas y de resolución, y que este mismo tratamiento también se aplicaría a Final Fantasy XIII.

A tan solo minutos del lanzamiento de Final Fantasy XIII en Steam, el modder Durante, conocido inicialmente por su labor con el DSFIX para Dark Souls y el DPFix para Deadly Premonition, actualizó su herramienta de downsampling llamado GeDoSaTo, para que cualquier gamer de PC pudiera disfrutar de Final Fantasy XIII hasta en resoluciones 4K, y como somos gamers de PC y nos gusta disfrutar las cosas como se deben, lo jugamos tanto en 1080p así como también en 4k, y por esa razón nuestro puntaje no es tan negativo como el de otros sitios de PC -que no fueron capaces de tomarse cinco segundos de su tiempo para configurar una sencilla herramienta.

Sin más preámbulos, en Final Fantasy XIII encarnamos a seis personajes, en su mayoría habitantes del Nido (“Cocoon”) que poco tienen que ver entre sí pero que logran dar cierta diversidad en la historia como para no aburrirnos de los largos pasillos que nos esperan recorrer, porque “explorar” es una palabra que le grande.

El Nido es la ciudad flotante y futurista donde ahora habitan los humanos. Por debajo del Nido se encuentra Paals, un mundo salvaje habitado por monstruos que han acabado con la vida humana. Ambos mundos tienen sus guardias (Guardia y Psicom), los cuales se encargan de tareas completamente distintas que poco a poco iremos descubriendo, y están sujetas al mando de los fal’Cie, entes con cualidades paranormales y gran poder mágico, que asignan las tareas a ciertos individuos por medio de las marcas “L’Cie”.

La historia gira alrededor de este grupo que son marcados con “L’Cie”. Esta marca les dan poderes especiales pero si no completan una tarea –que deben descubrir cuál es– en cierto tiempo, serán convertidos en “Cie’th”, monstruos con un destino de solo pena y miseria que deberán ser eliminados.

En el grupo contamos con Vanille, una adolescente –e inocente niña- que se encuentra positiva hasta en los peores momentos, y en el sentido opuesto tenemos a Fang, una guerrera con lanza que poco teme a nada. Lightning es el principal protagonista, una exsoldado sin emociones que desprecia a Snow, una especie de líder rebelde que intenta luchar contra su propia culpa en el “rescate” de su amada, la hermana de Lightning. También tenemos a Hope, otro niño con sus propios problemas y a Sahz, un intento de personaje cómico para agregar un poco de variedad.

Estos seis personajes cuentan con su propia historia que será contada a lo largo de largas escenas con increíbles efectos visuales y sonoros, el principal punto a destacar de Final Fantasy XIII. Increíbles escenarios y paisajes, monstruos, chocobos, naves y distintos tipos de vehículos son puestos en escena con un máximo nivel de detalle que deja con la boca abierta en todo momento.

Cada personaje también cuenta con su propio estilo de lucha, lo que da un cierto número de armas para personalizar las batallas. Además, al finalizar cada combate obtendremos un “puntaje” según nuestro desempeño. Mientras mejor sea, ganaremos más “Crystarium”, que nos servirá para hacer crecer a nuestro personaje en materia de vida y ataque, así como también desbloquear nuevas habilidades, que dependerán del nuevo sistema de “Paradigma”.

Las nuevas habilidades que podemos desbloquear están distintas en seis ramas a las cuales tiene acceso nuestro personaje. De este modo, cada rama representa un rol y “levelear” al máximo una rama u otra provee a nuestro personaje de cierta personalización. Si bien es posible subir todas las ramas, solo 3 pueden ser subidas “al máximo”.

El paradigma es el sistema central de lucha en esta entrega de Final Fantasy. Cuando formamos un grupo, cada personaje asume un paradigma (un role) dentro de un tipo de combate específico para el grupo. En el transcurso de la batalla, podemos cambiar este tipo de combate, haciendo que cada personaje asuma nuevos roles. De esta manera, podemos hacer un “rush” donde todos estarán preparados para atacar sin parar a enemigos con mucha resistencia pero con poco daño. Por el contrario, podríamos armar un grupo más defensivo donde la prioridad sea sanar y curar con enemigos que tienen mucho ataque, si así lo preferimos.

En las batallas contamos con una barra de progreso (“chain gauge”) la cual nos habilita a realizar cierta cantidad de ataques. Algunos ataques más poderosos necesitaran 2 o 3 barras de progreso, y utilizando esto en conjunto con el sistema de paradigma y las debilidades de los enemigos podremos aumentar su “Stagger”. El “Stagger” en Final Fantasy XIII nos permite incrementar el daño realizado a los enemigos. Cada Enemigo tiene un límite propio, y cuando el mismo es alcanzado el enemigo es susceptible a nuevos ataques.

La cantidad de estrategia que agrega el sistema de paradigma es enorme. En las misiones secundarias que podemos hacer, algunos “jefes finales”, requerirán al menos una hora de batalla continua, donde el intercambio de paradigmas es esencial para sobrevivir y al mismo tiempo hacer un daño balanceado, aunque ninguno llega a durar 3 o 4 horas como Yiazmat en Final Fantasy XII.

Muy por el contrario, cuando luchemos contra un Eidolon (criaturas que podemos invocar y hacer pelear por nosotros, con su propio set de habilidades) tendremos que vencerlas en un pequeño margen de tiempo. Para esto, muy similar a un rompecabezas, deberemos encontrar su debilidad y haciendo uso de los distintos paradigmas poder vencerlos en el menor tiempo posible.

Lamentablemente, para poder formar nuestro propio grupo deberemos esperar unas largas horas, ya que el juego en los primeros 10 capítulos es extremadamente lineal y cerrado. Sin posibilidad de salirnos de estos “pasillos”, donde lo único para hacer es limpiar monstruos y encontrar ítems, tendremos que ir del punto A al punto B, maravillarnos con geniales escenas y volver a repetir el ciclo. Este es el punto más flojo de la entrega, donde en muchos lugares se ha ganado el título de “Hall Simulator”.

Siendo un port de consola, también podemos imaginar que los mapeos al teclado son simplemente atroces. Si bien asignar teclas a gusto y piacere es posible, un joystick es esencial para disfrutar de los 60 GB de contenido que deberemos descargar, ya que el juego incluye las voces en inglés y japonés por default.

En pocas palabras, Final Fantasy XIII cuenta con una serie de problemas graves, como el avance lineal en una franquicia que se ha destacado por sus mundos abiertos y ricas historias. La necesidad casi inevitable de un joystick para poder disfrutar plenamente de un juego de PC y el lanzamiento en 720p en el 2014 cuando Full HD es prácticamente un mínimo, son temas cuestionables por parte de las decisiones tomadas por Square Enix.

Aún así, gracias a la herramienta de Durante, podremos disfrutar de Final Fantasy XIII en todo su esplendor hasta en resolución de 4k, que sumado a un excelente nivel de detalle en su apartado visual y sonoro como solo Square Enix sabe hacer, esta primera parte de la trilogía de Lightning será una experiencia de otro mundo y sorprenderá a más de un usuario de PC. La historia es rica, entrelazada y digna de llevar el título de Final Fantasy, y las más de 50 horas de juego -e inclusive 100 si decidimos completar todo- definitivamente son un plus para cualquier fan de los J-RPG.

Final Fantasy XIII - Review
Historia70%
Gameplay60%
Gráficos90%
Música y sonidos80%
Lo bueno:
  • Gráficos con un nivel de detalle bien logrado.
  • Historia compleja muy bien contada por medio de largas cinemáticas.
  • Sistema de combate.
Lo malo:
  • Comienzo muy lineal
  • Se puede tornar repetitivo.
  • Port limitado a 720p y sin opciones gráficas.
70%Nota Final
Puntuación de los lectores: (13 Votes)
71%