Tras varios años de mentiras y malos tratos para la Master Race, esta vez –nuevamente– Ubisoft asegura que la plataforma recibirá el trato que se merece con el desarrollo de Assassin’s Creed Unity. El director técnico de desarrollo de Ubisoft, James Therien, compartió información técnica del trabajo en ACU, y asegura que el juego estará compuesto por una nueva arquitectura de render, que permitirá una mejor optimización que sus antecesores, una mejor escalabilidad en multiples CPUs y una performance similar a la que promete la API Mantle, de AMD.

«Globalmente, nuestro engine escala muy bien en multiples núcleos. Desafortunadamente, nos encontramos con distintos «cuellos de botella» en las diferentes plataformas. Tradicionalmente, en PCs de alta gama, estaríamos atados a los drivers gráficos, negando los beneficios de tener más núcleos. En ACU hemos cambiado por completo la arquitectura de render para reducir drásticamente el número de peticiones al driver. Deberían ver más escalabilidad en ACU.«

Therien también opinó sobre si Ubisoft estaría interesado en utilizar Mantle, para reducir aún más las ordenes al driver, aunque asegura que el estudio ha trabajado mucho para re-escribir el modulo de render en bajo nivel, y así equiparar la performance de la API de AMD.

«Como dije, hemos re-escrito el renderizador de bajo nivel para ACU. Una de las razones es para resolver el mismo tipo de problemas que son resueltos con Mantle y DirectX 12. Estamos encontrando maneras de llevar al hardware hasta el límite.«

Definitivamente, las nuevas tecnologías están permitiendo que nuestro hardware empiece a rendir más de lo que se esperaba. Será cuestión de tiempo -o decisión de Microsoft, con Windows 9– para que se estandarice una API que trabaje «directo con el metal«, y no nos obliguen a cambiar nuestros sistemas por incompetencia de los estudios que no se encargan de optimizar como es debido.