Los indies siguen sorprendiendo con su jugabilidad original a pesar de sus gráficos por demás de sencillos. Desde side-scrollers de 8 bits hasta clones de Minecraft, de a poco van demostrando que las ideas simples suelen resultar más entretenidas que muchos títulos blockbuster. Luftrausers es uno de esos indies.

Nuestro rol será el de un piloto Alemán cuya nave experimental tendrá cientos de actualizaciones que se harán disponibles a medida que subamos de nivel y completemos una amplia gama de desafíos. En Luftrausers no habrá una campaña, una historia, mucho menos diferentes niveles. Lo que determinará el progreso del juego serán los upgrades de nuestro avión y los enemigos que consecuentemente iremos desbloqueando.

En el hangar de un submarino con personajes Alemanes (o Nazis) muy estereotipados, podremos realizar los cambios al avión, revisar los requerimientos necesarios para completar los objetivos y ver nuestros puntajes.

Tendremos hasta 125 combinaciones de aviones con modificaciones divididas en tres categorías (arma, fuselaje y motor) y cada uno de los aviones tendrá nombres un tanto graciosos (Kamikaze, Gelatina, Bomba de Mar, etc). Podremos crear aviones que no reciben daño al chocar con otras naves, aviones que no reciben daño cuando nos sumergimos bajo agua, aviones con rayos lasers o que dejan una bomba nuclear al explotar, todo vale en Luftrausers.

Dependiendo del peso del fuselaje, nuestro avión podrá soportar mas, o menos disparos, y el daño estará representado por la cantidad de chispas o humo que salga del mismo -o por la alerta de sonido.

Hay dos tipos de desafios, varios serán acumulativos, mientras que la gran mayoría los tendremos que completar con la única vida que tenemos, y esa sea es la razón por la cual Luftrausers triunfa con su sencillez y su compromiso único a ensañarse con ciertos retos. En un principio los objetivos son relativamente sencillos, matar 3 barcos, 10 aviones sin recibir un solo disparo, hundir un acorazado y demás, pero Luftrausers no se presenta ni es precisamente un juego fácil. Hay que jugarlo tranquilo y pensar cada desafío antes de encararlos, de lo contrario nos vamos a encontrar apretando Alt+f4 más de una vez.

Algunos de ellos requerirán que eliminemos a ciertos enemigos con el multiplicador de bonus máximo (x20) y esto no será una tarea sencilla. Si bien nuestro avión se reparará solo al dejar de disparar, tendremos que elegir entre hacer eso, o arriesgarnos y seguir disparando y destruir aviones, barcos o zepelines, para no perder el multiplicador. Es así como por momento Luftrausers puede tornarse en un jueguito sumamente tensionante, enloquecedor y aún así adictivo.

La jugabilidad parecerá simple en un principio, pero no será fácil de dominar, sobre todo a medida que avancemos y tengamos que -obligatoriamente- usar otras modificaciones para desbloquear nuevos upgrades o enemigos. Pilotear el avión con el direccional del gamepad o las flechitas del teclado y un botón para disparar será nuestro único arsenal para combatir los infinitos vehículos aéreos y marítimos. Luftrausers no es muy diferente de la mecánica de clásicos como Asteroids sumado a los limites en el cielo y agua que nos obligará a volver a la batalla, sumado al peso del fuselaje o la potencia del motor que nos permitirá maniobrar el avión de diferente manera.

En cuanto a gráficos no hay mucho que decir más que lo se ve en los screenshots. Luftrausers tiene un solo escenario con matices color sepia, que contrastan con los disparos, nubes y agua de color. Los reflejos de los disparos y aviones en el agua son un lindo detalle al margén de su extrema sencillez.

De todos modos, no hubiera estado mal si los desarrolladores hubieran usado otros colores para que su único nivel no resultara tan monótono, contrario a Nidhogg, que a pesar de su visual extremadamente básica similar a la de Luftrausers , ofrece unas cuantas variantes de tonalidades en sus escenarios.

Algo que llama la atencion es la música, que tiene como base una melodía que va variando dependiendo de los upgrades que equipemos en la nave, y cada uno de los ritmos resultan sumamente pegadizos.

En pocas palabras, Luftrausers no se trata solamente de experimentar con cada actualización que destrabemos, si no también de encontrar combinación la justa y necesaria para nuestro estilo de juego. Luftrausers no intenta ser más de lo que es y así es como logra conquistarnos con su sinceridad y su sencillez. Es un juego para aquellos jugadores old-school que tienen paciencia y disfrutan de retos que parecen sencillos pero resultan sumamente complejos -y por supuesto irritantes- y no pueden dejar de repetirlos una y otra vez hasta completarlos y sentir que su esfuerzo fue finalmente, recompensando.

Luftrausers - Review
Gameplay90%
Gráficos65%
Musica y Sonidos85%
Lo bueno:
  • Gameplay simple y adictivo
  • La variedad de combinaciones de aviones
  • Música pegadiza
Lo malo:
  • Podrían haber usado otras variantes de colores
  • Estar obligado a usar algunas actualizaciones
  • Algunos desafíos son muy irritantes
80%Nota Final