Como siempre fue costumbre para la marca Elgato, el desarrollo de sus productos no solo está apuntado a ofrecer las mejores propuestas que el público pueda pagar, sino también en impulsar a la tecnología a nuevos rumbos, como vimos en un principio con el lanzamiento del excepcional Stream Deck o las diversas capturadoras externas.

En este caso, la propuesta está en llevar un paso hacia adelante la tecnología de webcams, que parece estar estancada hace años en solo mejorar la resolución de captura. Por eso la Elgato Facecam busca sentar un nuevo precedente para lo que se vendrá, proponiendo características ópticas de nivel profesional y alto rendimiento sin mayor complejidad que la de conectarla a un puerto USB.

La Facecam viene contenida en una de las cajas tradicionales de la marca, presentando la estética en azules y una imágen isométrica del dispositivo en el frente, y más información en el dorso, donde se pueden ver indicios de lo que se viene al conectarla: Video sin compresión, memoria flash, sensor Sony, y resolución Full HD a 60 cuadros por segundo.

En el interior de la caja nos encontramos con el propio dispositivo, que viene protegido por un contenedor, y a su vez, un cobertor para el lente; un cable USB-C a USB-A para conectar a la computadora; el manual de inicio rápido, y finalmente, el folleto de seguridad y garantía.

  • Resoluciones admitidas (sin comprimir): 1080p60, 1080p30, 720p60, 720p30, 540p60, 540p30
  • Óptica: Elgato Prime Lens (100 % cristal)
  • Intervalo de enfoque: 30-120 cm
  • Apertura: f/2.4
  • Distancia focal: 24 mm (*equivalencia en fotograma completo)
  • Campo de Visión: 82° (diagonal)
  • Sensor: Sony STARVIS CMOS 
  • Conexión: USB 3.0 (o superior) Tipo C
  • Dimensiones (Ancho × Alto × Fondo): 79 × 48 × 58 mm (sin el soporte)
  • Peso: 96 g (sin la tapa de privacidad y el soporte) 
  • Contenido de la caja: Facecam, Tapa de privacidad, Montura con rosca de 1/4 de pulgada, Cable USB-C independiente

Al sacarla de la caja nos encontramos con un dispositivo realmente compacto, pero de formas no tradicionales. La carcasa de plástico negro presenta unas medidas de 79x48x58mm, sin tomar cuenta del soporte, lo que casi la convierte en un cubo que se posará sobre nuestros monitores (o estante). Estas formas, que se distancian del tradicional rectángulo alargado, dan indicios que esta cámara no lleva una lente como las que acostumbramos a ver en otros modelos, sino que se trata de algo especial.

El soporte, además de ser una pinza para apretar en los marcos de los monitores, también se puede utilizar como un pie, gracias a su base engomada que permite acomodarlo sin que se deslice o raye ninguna superficie. También cuenta con un tornillo de ¼ para poder desmontar esta base incluida y atornillarlo a zapatas de trípodes más profesionales, lo cual le agrega una pizca de versatilidad para cuando queremos alejar el plano de nuestra cara o directamente hacer planos generales para transmisiones junto a otros colaboradores.

Como acostumbra a ofrecer la marca, el diseño es bastante minimalista, todo en tonos de negros, y con apenas el logo identificatorio grabado en su parte superior y la cobertura del lente. También se alcanza a leer el modelo y las características del lente impresas en el frente, como sucede con todos los dispositivos de video y fotografía, pero nada más que eso.

Como lo anticipamos, la particular forma de la cámara anticipa el tipo de lente que incorpora, y en este caso nos encontramos con el lente propietario de la marca, Elgato Prime Lense, que incluye 8 elementos de cristal entre los que se encuentran la lente esférica externa, lentes de baja dispersión para evitar la molesta aberración cromática, y un filtro de rayos infrarrojos. Cada uno de estos elementos pasa por más de una docena de tratamientos para proteger al resultado final de reflejos innecesarios y ciertos espectros de luz.

Detrás de todo el conglomerado óptico se encuentra el excepcional sensor Sony Starvis CMOS, que es muy utilizado en cámaras de seguridad por su nitidez y excelente comportamiento frente a enormes diferencias de iluminación, lo que logra que en muchos casos no haga falta iluminación adicional para lograr buenos resultados.

Aunque parezca extraño, esta cámara también cuenta con un sistema de refrigeración pasiva en la parte trasera, ya que tanto su memoria flash como su procesador de imagen suelen generar cierto nivel de calor que debe disiparse.

Para poner la Facecam en marcha es recomendable recurrir al software Camera Hub de la marca, ya que el software de cámaras de Windows no ofrece la variedad de opciones que el software propietario de Elgato. Dentro del programa nos encontramos con un conjunto de herramientas específicas para poder sacarle el mayor provecho a la cámara, pero también se puede recurrir a un ajuste automático en función al ambiente donde nos encontremos. Entre las opciones de ajuste nos encontramos con todo lo que se espera de un lente “reflex” profesional, pudiendo variar el ángulo de campo visual (zoom), el contraste, la saturación y la definición, la cantidad de exposición, el balance de blancos, el proceso de imagen, donde nos encontramos con un reductor de ruido y un “anti flicker”.

Por parte de la captura de video se puede optar en bajar la calidad a HD (720p) o llevarla a su máxima expresión de 1080p 60FPS. Lamentablemente, deibo al tipo de lente que se adoptó para este modelo, no tenemos forma de ajustar la apertura de diafragma, lo que nos quita la posibilidad de hacer distintos tipos de enfoque y controlar más naturalmente la entrada de luz al sensor.

El software permite flashear todas las configuraciones en la memoria interna de la cámara, lo cual nos deja llevarla a otras computadoras sin perder todos los ajustes que hemos hecho (aunque todo eso luego se vea alterado por el entorno donde nos encontremos).

Al quedar todos estos ajustes de forma interna, la cámara luego los puede adoptar al utilizarla con software de captura tradicionales, tanto por OBS o Xsplit para hacer transmisiones a través de diferentes plataformas, como al utilizarse para videoconferencias a través de Zoom, Skype, Teams o Meet, aunque la ausencia de un micrófono incorporado nos obligará a tener uno adicional como si también estuviéramos haciendo un stream para nuestros compañeros de trabajo.

Pero como siempre lo aclaramos, lo importante está en los resultados, y en la experimentación con la Facecam nos encontramos con unos realmente excepcionales, notándose a las claras el esfuerzo que ha puesto Elgato en ofrecer un producto que rinda en cualquier tipo de ambiente y para cualquier tipo de usuario.

REDRAGON HITMAN VS LOGITECH C922 VS ELGATO FACECAM

Para probarla, expusimos la cámara a diferentes entornos de iluminación con su Campo de Visión (FOV) por defecto usando el software de cámara de Windows 11, ya sea con luz natural de frente o con iluminación artificial lateral o artificial de frente. En la comparativa incluimos las cámaras Redragon HITMAN GW800 y la Logitech C922 Pro Stream, ambas con resolución 1080p a 30 FPS. Tanto con luz natural como artificial, se observa que Elgato Facecam logra una imágen nítida con de colores vivos, sin ruido y con un campo de visión mucho más amplio.

Como sucede con toda cámara digital, lo ideal es contar con un iluminador adicional para tener de frente, como los Elgato Key Light o Elgato Ring Light, que resultan en una mejora sustancial en el nivel de colores y la posibilidad de ajustar el contraste a gusto, sin perder calidad. Para la comparativa con luz artificial, utilizamos un aro led con luz natural.

Obviamente, al bajar la intensidad de la iluminación del entorno, se ponen en marcha los niveles más altos de ISO del sensor Sony Starvis, lo que genera algo de ruido que puede ser contrarrestado con el filtro del software Camera Hub, aunque con el costo de suavizar demasiado las superficies.

Sin lugar a dudas, la Facecam es otra muestra de que Elgato no está dispuesta solo a competir en un mercado lleno de ofertas, sino también a proponer nuevos niveles de calidad para que el usuario final pueda construir un entorno de trabajo ideal para sus transmisiones.

Esta es una cámara versátil, con un excelente lente, y que responde aun en las peores condiciones de iluminación. Como siempre, los productos de la marca no son de los más accesibles, pero sin lugar a dudas, responde con un nivel de calidad que no se encuentra en otro lado.

Está claro que la diferencia de precio entre cámara una y otra es bastante amplia, ya que la cámara de Redragon cuesta u$s 40 y la de Logitech u$s 80, pero al mismo tiempo no quedan dudas de que el costo de la Facecam de u$s 199 (con descuento esporádicos de u$s 50) lo vale cada centavo, ya sea por su gran calidad de imagen y colores, como también por la diferencia entre 30 y 60 FPS, su amplio campo de visión, y su robusto software que claramente aventaja a la competencia.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair Latinoamérica.

Elgato Facecam - Review
Diseño90%
Construcción100%
Prestaciones85%
Packaging85%
Precio80%
Lo bueno:
  • Excelente sensor Sony Starvis para todo tipo de condiciones.
  • Software muy versatil.
  • Adaptabilidad para posicionar de diferentes formas.
Lo malo:
  • No incluye micrófono.
  • Precio algo elevado, pero se puede encontrar en descuento regularmente.
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
90%

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.