Según informó The Verge, Microsoft cambió de parecer con respecto a los requisitos mínimos necesarios para instalar su próximo sistema operativo, Windows 11.

El sucesor de Windows 10 ahora requerirá un procesador de 64 bits con una frecuencia de reloj de al menos 1 GHz, 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. Esto significa que la instalación de Windows 11 no requerirá TPM (Módulo de plataforma de confianza) o Arranque Seguro (Secure Boot), pero los usuarios tendrán que descargar la ISO de Windows 11 mediante la herramienta de creación de medios e instalar el sistema de manera manual, en lugar de usar la herramienta de actualización de Windows Update, ya que la actualización automática no soportará la actualización con hardware que no sea oficialmente compatible. A la mayoría de los usuarios les gusta hacer una instalación limpia de todos modos.

Lo que sí es preocupante, de acuerdo a The Verge, es que los sistemas que no cumplan los requisitos oficiales, quizás no puedan recibir actualizaciones mediante Windows Update, lo cual sería un gran inconveniente ya que no los usuarios que no cumplan con el TPM establecido por Microsoft, no podrán descargar actualizaciones, ya sean críticas u opcionales o de cualquiera tipo -lo cual en última instancia los obligaría a volver a Windows 10.

Lista de compatibilidad oficial actualizada: se agrega Intel Core-X, pero AMD Zen1 sigue sin estar incluido.

Microsoft aclaró que después de analizar cuidadosamente el rendimiento y la compatibilidad de la arquitectura AMD Zen1, concluyeron que la serie Ryzen 1000 no se incluirá en la lista de soporte oficial. Al mismo tiempo, Microsoft agregó soporte para las series Core-X y Xeon-W, pero también Core 7820HQ que es utilizado por Surface Studio 2.

La compañía detalló los requisitos para una experiencia libre de crashes. Los dispositivos compatibles con Windows 11 deben tener un 99,8% de experiencia sin fallas, aclaró la compañía en una publicación oficial del blog.

ASUS agrega compatibilidad con Windows 11 para Intel Kaby Lake y Skylake a través de la actualización de la serie de placas base Intel 200 con TPM

Por otro lado, ASUS informó vía TechSpot que está implementando actualizaciones para las motherboards Intel Z270, H270 y B250 con soporte para Windows 11. La actualización del BIOS viene con la habilitación de TPM para estas placas base, a pesar de Skylake (6th Gen Core) y Kaby Lake (7th Gen Core) oficialmente no figuran en la lista de series de procesadores compatibles con Windows 11.

“Las siguientes placas base son compatibles con Windows 11 bajo las pruebas actuales. La capacidad de actualización está sujeta al soporte del sistema operativo o la disponibilidad de controladores de terceros”.

Esto significa que Microsoft podría brindar soporte para estos procesadores si quisiera (siempre que la placa base sea compatible con TPM/SecureBoot). No obstante, es posible que estos procesadores aún no se alineen con los requisitos de confiabilidad de Microsoft. Desafortunadamente, Microsoft no comparte por el momento los resultados de las pruebas internas de compatibilidad con Windows 11.